24 de mayo de 2007

Campaña electoral



Yo lo tengo claro: no votaré a ningún partido que violente mi reposo, contamine mi silencio obligándome por megafonía rodante a escuchar su mensaje: cuatro patéticas consignas, acabando siempre con un tiempo imperativo.

Se aprovechan de que los oídos no tienen párpados para entrar en mi casa, en mi cabeza, sin mi permiso.

Cualquier día les cae un tiesto.

Y encima, como argumento electoral ponen su asqueroso jeto de comedor de pollas profesional alicatando todos los muros de la ciudad. Pues anda que no hay que comer pollas, besar culos, adular al de arriba para llegar algún día a estar en la poltrona. Sin inteligencia se puede estar en lo más alto (véase el cuarteto de las Azores), pero sin una tupida red clientelar de favores e intereses que apoye tu ascenso, NO.

¿Pero de verdad se creen que su asqueroso rostro me sirve de inspiración para moverme al voto? A lo más que me mueve es a vomitar. En una sociedad de analfabetos, en que firmabas con una X o con la huella del pulgar, era lógico que se mostrase el rostro del cacique al que debías votar. Pero hoy en día, lo que quiero es ver programas electorales, que es el contrato con los ciudadanos. No quiero ver carteles con repugnantes figuras, sino con letras, con ideas, con compromisos.

En cuanto a los meetings: para ver a un subnormal en un púlpito intentándome vender la moto, me voy a una iglesia. Al menos el recinto es mucho más bello, el ambiente mucho más recogido, y el público más sereno.

Jamás asistiré a una reunión en la que no tenga derecho al uso de la palabra, y que mi papel sea de figurante para aclamar las palabras del pastor de borregos (en fraseología cristiana, leader en inglés y führer en alemán).



Otros enlaces a este cuchitril relacionados con la campaña:
La zorra y las gallinas
Burbujitas para María
La esclavitud por deudas

En estas elecciones se juega en gran parte cómo va a ser el urbanismo y, por lo tanto, la morfología de nuestros pueblos y ciudades. Árbol u hormigón. Hagan sus apuestas...

8 comentarios:

Llorá con respeto dijo...

En los meetings estos, lo que más sonrisas me provocan, son las caras de las personas que ponen a la espalda del político de turno, podrías variar el político, pero el gesto de esta gente, siempre es el mismo!!

Y qué gracia tiene ver de atrás al que hace el discurso? Mirá, no les creo viéndoles las caras, así que ni te digo si tengo que verlos de culo!!!

Saludos!

El mendigo dijo...

Los de atrás suelen ser gente joven y guapa, un decorado de belleza, futuro y entusiasmo. Dicen que están pagados. No lo sé, no creo que sea necesario: imbéciles hay de sobra en todos los partidos.

La verdad es que prefería los meetings del Partido Nazi, eran bastante menos cutres e, incluso, con cierta belleza.

Por cierto, que no te lo he dicho nunca, me encanta leerte con ese acento (uruguaYYYo, ¿no?). ;)

Llorá con respeto dijo...

Ahhh, si están pagados, comprendo. Por eso me suenan todos iguales, jajaa, son los mismosssss!!!

Gracias por lo del acento, sí, uruguaya (con la ye marcadísima)
;-)

javierM dijo...

Amén con el post. De lo que menos se habla es de programas. Del contrato. Luego harán lo que les salga de los eggs..

Bibiana no es uruguaya, es una porteña ripolatense que se extravió de orilla... jajaja.

besos, bibi... recuerda los whiskys...

wenmusic dijo...

"su asqueroso jeto de comedor de pollas"... xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Totalmente de acuerdo.

El mendigo dijo...

Pollas intelectuales, se entiende. Es como decir lameculos, es sólo una metáfora.

Si aún supieran hacer una buena felación, tendrían mis simpatías.

;)

Moriarty dijo...

Ramén a todo.

Yo sólo iré a un miting, el día que el "Spaguetti volador" se decida a bajar a la tierra y nos ilumine con su sabiduria.

Ah, y me prometa que no bajarán los impuestos, urbanizarán los campos de oliveras centenarios, o que me pagarán el piso porqueyolovalgo.

Un paseito por aqui, no iría nada mal:

http://loprometidoesdeuda.com/Portada

(no tengo nada que ver con ellos, pero me ha hecho gracia).

Saludos.

El mendigo dijo...

Pues sí, es curioso.

De todas formas, si lees los programas políticos, verás que los partidos se comprometen cada vez menos. Dicen muchas generalidades y dan muy pocas cifras.

Y aún así, las cifras se pueden interpretar de muy diferentes formas.

Sólo habrá que ver a los muy mierdas en la madrugada del Domingo: todos habrán ganado y estarán muy satisfechos con sus resultados. El PP suele decir además que no sólo han ganado, sino que el PSOE ha perdido. XD

De verdad, parece que hablan de elecciones distintas. Y además, lo razonan convenientemente para dar la impresión de que les han salido muy bien las cosas (el triunfo es divino, el fracasado no está a la vera de Dios padre).

Me parece más serio cuando, después de un partido de fútbol, hablan los entrenadores.