16 de mayo de 2007

¿A quién voto?

Acaban de llegarme por correo las papeletas.

Si, por desidia y otros intereses sigo empadronado en Madriz. Y ahora tengo la eterna duda...¿por quién voto?

Una cosa tengo clara: no pienso votar al brazo político del gran capital. A partidos como el PSOE o el PP que los voten aquellos que los alimentan y en favor de quien gobiernan.

En circunstancias normales, tendría pocas dudas: casi siempre voto a Izquierda Unida. Sin embargo, esta organización hay días que me da una alegría (al ser la única voz de izquierda con representación en las instituciones) y otros que francamente me defrauda.

No me interesa para nada la política de nombres y familias. Ni la he entendido ni he hecho por entender esas intrigas palaciegas, no me interesan. Me interesan las ideas, y por desgracia cada vez veo que en Izquierda Unida, en sus programas (que no en sus bases) faltan. Después de leerme los programas electorales me quedo con la sensación de que es una organización que promete más cobertura social que el PSOE, más libertades cívicas que el PSOE, pero sin cuestionarse el sistema.

Es muy legítima esa posición, pero yo no me siento representado en ella. Considero que una organización que está vertebrada por el PCE tiene que aportar una alternativa, una solución desde la raíz del problema, y no una política de paños calientes para curar las heridas del capitalismo.

Para amargar más mi decisión, a esa falta de audacia en el terreno intelectual, se suma la miserable pugna que ha habido en el seno de IU-Madrid. Desde fuera, y como digo sin querer enterarme de quien es quien, pues no voto a personas sino a programas, me viene a confirmar la sensación que desde hace años tengo: en IU están medrando una serie de políticos profesionales, de trepas, de ratas de despacho de ideario multiforme.

Yo, al Partido Comunista, le exijo la Revolución. Ni más ni menos. Y no me refiero a algaradas con pistolitas y bombas en los bancos. No, el tiempo de la violencia ha pasado en esta tierra. La Revolución como avance, como superación perpetua de las ideas para ofrecer un futuro mejor a la humanidad.

Eso no lo encuentro hace años en la candidatura de IU, quizá desde que se marchó Julio Anguita.

Así, mientras escribía, he ido decidiendo.

Votaré por Izquierda Unida a la Comunidad, a pesar de saber que es una lista "cremallera". Inés Salvanés es una persona que reconozco y que, aunque tibia en lo político, me merece todo el respeto y confianza. Las cosas van a estar muy ajustadas y creo que es muy importante que Espe salga derrotada de estas elecciones, para evitar que sea catapultada a presidenciable. La forma de gobernar de esta mujer es absolutamente repugnante y despreciable, sólo me daría más miedo ver a cierto miserable abulense de Presidente del Gobierno.

Así pues, voto útil para IU.

Y en la ciudad, escogeré la lista del Partido Comunista de los Pueblos de España, escisión leninista del PCE. A pesar de parecerme un mucho dogmáticos, y es que la solución no va a venir de reeditar fórmulas del pasado, sino de crear otras nuevas que superen los errores cometidos, pero sin ningún tipo de complejo y sí mucho orgullo por los avances conseguidos por la lucha obrera...pero al menos no me tienen ese tufillo a traidor chaquetero. Prefiero el tufillo rancio a libro de "El Capital" mohoso al olor empalagoso de chaqueta impregnada en colonia barata.

Por lo tanto, voto testimonial, voto de castigo, o de cabreo, de reprobación a una forma de hacer política...para IU en el Ayuntamiento de Madrid. Así me siento menos culpable, porque es seguro que Gallardón reeditará la mayoría absoluta.


3 comentarios:

javierM dijo...

No seré yo el que intente convencerte que votes a Pérez. Si no se hubiera impuesto a Inés en la CAM, hoy estaría con el mismo dilema que tu, pero al contrario.

Desgracaiadamente no coincido contigo en cuanto al análisis del PCE. Creo que en las circunstancias actuales se ha convertido en un bloqueo de ideas y de participación. Al menos aquí en madrid, esos polvos han provocado el lodo de las listas.

Ojalá hace rato se hubiera refundado en otra cosa, o se hubiera disuelto, o hubiera decidido presentarse sin tapujos. Ya que inició IU como estrategia electoral y cuando a visto que se le iba de la mano por la entrada de gente independiente, ecologista, pacifista, alternativa, etc... es cuando ha decidido retomar las riendas imponiendo sus candidatos. ¿Ideas...? hace rato que faltan, querido mendigo... hace rato.

El mendigo dijo...

No, si en el problema podemos coincidir: el PCE está anquilosado, es un dinosaurio político.

Pero no en la solución: Ni refundación, ni disolución (es necesario) ni escisión. Esta última posibilidad llevaría a sacar a la izquierda de las elecciones.

El PCE aporta a IU dos cosas: una tremenda historia y una organización rígida. Y eso, a veces, pesa como una losa.

A fin de cuentas: se necesitan ideas. Ideas que logren ilusionar a la gente. Poder decirle al españolito de a pié: -mira, esto es diferente, es bueno para la mayoría...¡y es posible!

Pero no sólo es cuestión de IU o del PCE. Los partidos de izquierda están en franco retroceso en toda Europa (debacle del PCF).

Se trataría de, a partir de lo que hemos aprendido, construir una nueva política económica. Para ello están los teóricos. Y, a partir de ello, reformular la idea de Estado (porque a estas alturas, la dictadura del proletariado no la admite ningún europeo en su sano juicio).

Llevamos elección tras elección pensando que hemos tocado fondo, y siempre es peor el resultado.

Habría que replantearse TODO. Habría que crear algo nuevo, de construir una alternativa viable, más eficiente y a la vez justa, al capitalismo.

La gente está deseando que alguien les ofrezca otra cosa, algo que les ilusione, que les haga sentirse partícipes de algo grande.

El programa electoral de IU es de todo menos ilusionante. Me recuerda a un programa de mínimos que negociar con el PSOE, pero no para concurrir a las elecciones.

Faltan ideas, y todos tenemos la culpa. Puede que la red sirva como catalizador para crear algo interesante. Ojalá!

Raíña Loba dijo...

A mí sólo me llegaron 3 papeletas: PP, PSOE y BNG. Lo más triste, que ya sé quién se lleva la mayoría de los votos.
En el lugar en que sigo empadronada,casi todos son viejos (y ya llevan la papeleta en la mano entregada por algún amable militante del PP),los no tan viejos son de derechas y los jóvenes, o les da igual y votan a quien sus padres o la mayoría diga, o no votan, o como yo siguen intentando que los representantes de los otros partidos no desistan.