31 de diciembre de 2008

La pirámide de Ponzi



La pirámide de Ponzi es un tipo de estafa piramidal en la cual los beneficios de los antiguos inversores son pagados por el capital de los nuevos.

Como la economía mundial, se trata de un sistema que necesita para sobrevivir que haya un movimiento perpetuamente acelerado. Cuando el sistema se ralentiza, colapsa (no entran más capullos y por lo tanto no puedes pagar los intereses de los anteriores).

Un truco tan simple y tan viejo permitió a Bernard Madoff mantener durante 20 años su chiringuito financiero, batiendo la marca del mayor fraude de la Historia: los inversores que confiaron en el ex-presidente del NASDAQ para invertir su dinero, han visto como 50.000 millones de dólares se han evaporado.

Lo divertido del asunto es que, por una vez, los estafados son los grandes y poderosos. Los muy estúpidos, se creyeron que el dinero se puede crear de la nada, y cayeron en la trampa de toda estafa: la avaricia. Madoff se ha convertido, por derecho propio, en el rey de los trileros.



Los que de pequeños veíamos al mago Tamariz en la tele, sabemos algo que estos soplapollas encorbatados desconocen: lo que se crea de la nada, puede hacerse desaparecer con la misma facilidad.

En un mundo en el que el dinero no está referenciado a riqueza alguna, cuyo valor es un puro convencionalismo, es igual de fácil crear dinero de la nada, que ese dinero se volatilice como el humo. Y se queden los inversores con la misma cara de pasmado que se queda un niño cuando ve aparecer y desaparecer una naranja detrás de su oreja. ¿Se pensará el niño que su oreja produce de verdad naranjas? ¿Se creerá la ilusión?

La economía mundial es una gran mentira, un descomunal espectáculo de magia.


Me hizo gracia una frase que contó el Picapiedra, que a su vez aprendió de su abuelo.

A un cura, le quitas el latín, y es un capullo con sotana.


Le quitas la sotana, y no llega ni a medio capullo, añado. Pues lo mismo pasa con la nueva nobleza económica. Con su aspecto impoluto, su coche de lujo, su viaje en business class...todo el Universo está hecho para su disfrute.

Le quitas su jerga y el traje, y queda un soplapollas, un pringao, un tontol'haba.

Cualquiera de vosotros, queridos lectores, tiene más cultura e inteligencia que el más eminente de estos tiburones de las finanzas. Os hacen creer que es justa su retribución porque ellos conocen los engranajes del sistema, mientras que nosotros, pobres mileuristas, somos prescindibles, una tuerca de fácil recambio. Esto es falso. Lo que pasa es que ellos están en el lugar adecuado para medrar: en la arteria yugular del sistema, chupando como vampiros. Nosotros somos los imprescindibles, los que creamos riqueza, riqueza que ellos compran pagando con los billetitos que ellos mismos sacan de la chistera.

¿Exagero?

Pondré un ejemplo (recomiendo encarecidamente su lectura):
La segunda mayor colocadora de la basura de Madoff era Optimal, filial financiera del Banco Santander. Un mes antes de que se descubriera la trama enviaron a un equipo "muy senior" a auditar el chiringuito financiero de Madoff; miraron hasta debajo de las alfombras, y volvieron convencidos de que Madoff era un genio de las finanzas.

Un mes después, resultó que era el rey de los trileros.

XDDDDD

JOAS JOAS JOAS JOAS

¡Hay que ser subnormales!


Tal es la nobleza económica, quien dirige nuestras vidas, la clase de referencia que tantos quieren emular en su opulento tren de vida. Despojados del hábito y el breviario, un atajo de pijos ignorantes. Parásitos.




Y ahora, cambiamos de tema, para hablar de otros parásitos. Como Bisbal y compañía, recua de vagos, que quiere trabajar un día y vivir el resto de su vida de ese trabajo. El empeño es comparable a que el mismo Bisbal, cuando trabajaba de paleta (¿era ése el paleta, no?), una vez construida una casa, se echase a descansar, pretendiendo que cada día que su casa fuese habitada, los propietarios tendrían que pagarle un canon. Si al resto de los trabajadores no se nos permite vivir de nuestro trabajo de ayer...¿por qué a esta clase de parásitos sí?

Y recordemos que al fin y al cabo, estos pringaillos de los 40 subnormales no son más que la cara amable que pone la industria discográfica (para que se la partan). No olvidemos que la $GAE es la Suciedad General de Autores y EDITORES. Que son los que tienen la propiedad de los derechos, y quienes se llevan la inmensa mayoría del pastel, dejando para los saltimbanquis las migajas.

Pero claro, es más presentable que salga Aurorita Beltrán insultando a los emuleros, a que salga el presidente de EMI Records. La voz de su amo. Guau, guau.

Muchas gracias, señores de la industria del entretenimiento. Encantado de haberles conocido. Su modelo de negocio ha terminado. Liberen a sus rehenes; la música, el cine, la literatura; y les permitiremos huir con lo robado. No es que sean ya prescindibles, es que son un ESTORBO, una cortapisa para la libre difusión del arte y del conocimiento. Desaparezcan de una vez.


Por cierto, el otro día, leyendo el GurusBlog, me encontré con un artículo que aporta un punto de vista diferente:

¿Nos pagarán por consumir contenidos?

Pues mucho me van a tener que pagar, para que yo pierda el tiempo y la armonía escuchando la bazofia de Alejandro Sanz, El Canto del Loco o demás rebuznos de las radiofórmulas.

En serio. ¿Cuánto me tendrían que pagar para que perdiese tres cuartos de hora, poniéndome de mala ostia escuchando los grititos de maricona del grupito de moda? Yo lo pienso seriamente. Quizá por 40, 50€ estaría dispuesto a ensuciar mi mente con ese concentrado de estupidez, tocado por niñatos ataviados con ropa casual.

Desde el artículo anterior, se llega a otros enlaces que desarrollan la idea. Estos sí que merece la pena perder un ratito leyéndolos, en mi nada modesta opinión. Al menos, aportan una visión novedosa de la cuestión. Si el análisis es certero, lo dirá el tiempo.

Sobrecapacidad en la industrial del Ocio ¿Dónde esta mi dinero?

Los contenidos son gratis

El valor de los contenidos tiende a cero

¿Y el continente? El continente es plástico. Que se metan por el culo su CD, las discográficas. Y mejor aún si es un vinilo.


Señoras, señores, señoritos y señoritas, animalitos en general...

¡Que tengáis un próspero y venturoso 2010!

5 comentarios:

wenmusic dijo...

Bueno, yo aprovecho para desearte una buena entrada en 2009.

Un abrazo.

picapiedra dijo...

Compartimos tambien postura común con los pretendidos "lenguajes técnicos", y quiero reproducir aquí lo que leí ayer mismo en el libro de Chomsky "Sobre el anarquismo":
[...] Por otrta parte, estas cuestiones son en realidad accesibles a todo el mundo. Una de las cosas que hacen los intelectuales es volverlas inaccesibles por varias razones, incluidas las relacionadas con el dominio y el privilegio personal. Es muy natural que los intelectuales intenten que las cosas sencillas parezcan difíciles. Es como cuando la iglesia medieval creaba misterios para preservar su importancia. Lea "El Gran Inquisidor", de Dostoyevski, que lo cuenta de manera muy hermosa. "El Gran Inquisidor" explica que es necesario crear misterios, pues, de lo contrario, la gente corriente podría entender las cosas. Hay que mantenerla en un estado de sumisión, para lo cual se precisa que las cosas parezcan misteriosas y complicadas. Esta es la prueba del intelectual. Además se trata de algo bueno para esta clase de personas: el intelectual es alguien importante que habla con palabras rimbombantes que nadie comprende. A veces, la situación se vuelve cómica, por ejemplo en el discurso posmoderno.[...] Todo se reduce a una vaciedad. Pero es la manera que tienen los intelectuales contemporáneos, incluídos los de izquierda, de crearse grandes carreras, conseguir poder, excluir a la gente, intimidarla, etc. En Estados Unidos, por ejemplo, y desde luego en una gran parte del Tercer Mundo, numerosos activistas radicales se sienten, sencillamente, intimidados por el incomprensible galimatías generado por movimie tos intelectuales de izquierda -a menudo, por feministas radicales y otras corrientes-, un galimatías que resulta, sin más, imposible de comprender, e induce a la gente a creer que nunca hará nada, pues, al menos que entienda de algún modo la última versión de tal o cual posmodernidad, no podrá echarse a la calle y organizar a nadie por no ser lo bastante inteligente.[...]
Tu apunte me ha resultado tan clarificador como el texto que copio, pero quería celebrar la feliz coincidencia de criterio entre dos personas que se han ganado mi respeto y admiración.
Salud, bienestar y buenos y peleones apuntes Mendigo, Loba, Flor de un día y resto de habituales de este rincón.

El mendigo dijo...

Muy bueno, sí señor! Me ha gustado mucho el párrafo.

Mucho antes que por sus escritos más políticos, Chomsky ya era una autoridad mundial en semiología y lingüística.

Según lo leía, me venían a la memoria algunos de los comentaristas que escriben en rebelión.org.


Cada disciplina tiene un lenguaje técnico propio, que es necesario. Preciso, sin dobles significados, y que para alguien no iniciado en la materia puede ser oscuro (por ejemplo, un mecánico de coches nombra partes que a la mayoría nos suenan a chino; o el carnicero, que si falda, que si costillar...yo ni zorra).

Por lo tanto entiendo que el uso de un lenguaje técnico es, en ciertos casos, necesario.

Eso sí, yo entiendo que un buen comunicador (un profesor, desde luego) debe hacer sencillo lo complejo. En lugar de ello, me he encontrado a un montón de gente que para decir verdaderas simplezas, obviedades palmarias, verdades de Pero Grullo...las recubre de un aluvión de palabros enrevesados que al final parece que está descubriendo la piedra filosofal.

Esta gente amontona palabras para que los demás no se den cuenta de su ignorancia. Algo parecido al inexistente traje del rey: que nadie se atreve a reconocer que eso es un galimatías sin sentido, por no quedar como un burro.

Tenía por ahí el esquema de un discurso de Aznar en el Parlamento, y que al final no venía a decir nada. Una acumulación de palabras rimbombantes, nada más.


Una explicación ha de ser asequible (porque se supone que cuando le explicas algo a un alumno, es porque no lo sabe, porque si a quien se lo explicas, ya sabe de lo que hablas, para qué cojones estás explicándolo), pero sin perder rigor académico.

Si logras hacer que una clase sea sencilla y rigurosa, has logrado la perfección.

Pero es difícil alcanzar esto. La mayoría de las asignaturas que he tenido, he aprendido A PESAR DEl profesor. No me ha facilitado las cosas, sino todo lo contrario. Muy triste.

Por poner un ejemplo, en la UNED:
Prehistoria-Victoria Cabrera

Por cierto, "gracias" a ti ya tengo dos libros más que leer. Uno, el de Chomsky (ése u otro, porque la verdad es que me atraen varios). Y otro es el de...El gran inquisidor, de Dovstoievsky. Joder, con lo que he leído de ese fulano (era de los blancos) y sin embargo esa novela ni me suena. Muy mal, muy mal. Soy un zoquete.


Un abrazo, José Manuel!

picapiedra dijo...

Jó, pues para zoquete yo que leí Crimen y castigo a la edad de doce años ¡por iniciativa propia!, me gustó un güevo y ahí me quedé. ¡Aaaahhh! putos bares de mierda llenos de gente interesante y divertida... ¡cuanto talento desperdiciado!.... y cuantos momentos sublimes en espacios tan reducidos... XDDD

picapiedra dijo...

Pues independientemente de que se haya muerto o no, la señora Victoria Cabrera puede ser la causante de más de un fracaso escolar y abandono fulminante de los estudios por errónea percepción propia de la capacidad intelectual del estudiante. Y que conste que no pongo en duda su autoridad en las materias (no tengo ni idea de que se trata siquiera), si no de su autoridad para enseñar nada y menos ganarse la vida con ello. Eso sí, el hilo de comentarios generado en la página es digno de figurar en un diálogo de El club de la comedia. Enhorabuena por tu sagacidad Esmolan... diiigoooo... Mendi.