17 de diciembre de 2008

Esto es muy serio

Me ha parecido especialmente curioso el cálculo ofrecido en GurusBlog, poniendo en relación el dinero que el gobierno de EEUU ha comprometido para reflotar su sistema financiero (y ahora también productivo, con las ayudas a la industria de la automoción) con otras inversiones cuantiosas como pudo ser el esfuerzo de guerra en la Segunda Guerra Mundial, el New Deal (referente directo del plan que están llevando a cabo los gobiernos), o la carrera espacial.

A mi, y supongo que a vosotros, estas cifras me superan y hay que ponerlas en relación al PIB del país (GDP, gross domestic product en inglés) para saber cuál es el esfuerzo de un país en esa actuación.



Esa es la respuesta: el gobierno de los EEUU está echando el resto, para evitar hundirse en un agujero sin fondo. En términos absolutos, y en moneda constante (compensando el efecto de la inflación, en la segunda columna), este plan supone una inversión superior a la que hizo en la SGM. De hecho, supone la mayor movilización de capital público jamás realizada en la historia de ese gobierno.

Si lo ponemos en relación con el peso del PIB en cada momento, nos damos cuenta que sólo la Segunda Guerra Mundial y las inversiones que se produjeron tras el crack del 29 supusieron un esfuerzo mayor para la economía estadounidense. El esfuerzo económico es, en relación al PIB, diez veces superior que el programa para llevar a Amstrong a la Luna, que ya en su día fue muy contestado por ser un agujero negro de proporciones colosales.

Esto es muy gordo. Verdaderamente vivimos circunstancias excepcionales, y no sé hasta qué punto la gente se da cuenta de que estamos caminando al borde del precipicio. Por lo pronto, tras esa brutal inversión y de bajar el precio del dinero al 0% (es decir, regalarlo), al gobierno de los EEUU ya no le queda un cartucho más en la canana. Ni una sola paletada más de carbón que echar a la caldera. Si ni con esto se salva la situación, estamos abocados al desastre.

¿Que por qué hablo en plural?

El siguiente gráfico pone en referencia el esfuerzo de cada gobierno inyectando dinero público en la economía, en relación a su propio PIB. Y resulta que el esfuerzo que está haciendo EEUU, brutal si lo comparamos desde una perspectiva histórica, es pequeño en comparación con lo que el esfuerzo que estamos haciendo a este lado del Atlántico.



En números redondos: si el PIB español ronda el billón de ouros, y el gobierno compromete préstamos sector bancario de 100.000 millones de ouros, eso supone el 10% del PIB. Más la compra de activos por 30.000 millones, ya estamos en el 13% del PIB. Por ahora, en EEUU sólo han metido el 5% de su PIB para taponar el agujero, y ya están con la lengua fuera...

Yo no sé hasta qué punto nos damos cuenta de la trascendencia de estas cifras, porque son bestiales. La décima parte de la riqueza que produce España en un año, se está gastando en concederle préstamos a los bancos a un tipo de interés del 4%, para que luego si queremos pedir un crédito para comprarnos un coche es difícil que nos pidan menos del 10%.

No entiendo como no hay más voces que se alcen contra la barbaridad, el latrocinio que supone esto para el conjunto de la sociedad. El Estado, es decir, todos...prestamos dinero barato a los bancos, y ellos a su vez, nos lo siguen prestando caro. ¡Joder! ¡Pues vaya negocio ruinoso! Este...¿nos hemos vuelto todos gilipollas?

Porque salvo el chiste de Vergara y poco más, no veo que nadie esté armando la de San Quintín por esto. Ya sabíamos que el capitalismo es privatizar las ganancias y socializar las pérdidas ¿pero somos conscientes de hasta qué punto esto se está llevando a cabo? Al fin y al cabo, es nuestro dinero, el de todos los españoles. ¿Estamos de acuerdo en usarlo para salvar a una banca privada que no ha hecho nada por nosotros? Y sin pedir nada a cambio. Al menos en USA o UK, el Estado está entrando en el accionariado de los bancos. Pero aquí, sólo les regalamos dinero barato. ¡ESTO ES UN PUTO TIMO!



Con esa brutalidad de dinero, el gobierno podría haber promovido la creación de una banca pública que solucionase la necesidad de crédito de las empresas y los ciudadanos. Pero eso no se le puede ocurrir a un "socialista" presidente del gobierno ni a un "socialista" ministro de economía.

Económicamente, el camino que está tomando la administración Bush es más respetuoso con los intereses del ciudadano y menos servil con el aparato económico que la administración Zapatero.

Económicamente, Zapatero está a la derecha keynesiana de Bush, y Solbes a la derecha neoliberal de Paulson.

3 comentarios:

wenmusic dijo...

Ciertamente el gráfico y la tabla son bastante reveladores.
Esto es tan indignante que sí sorprende que no haya reacción tangible. Quizá porque mucha de la gente aún no nota de forma también tangible este problema. Pero los recortes sociales están siendo y van a ser memorables. y ahí van por la borda años de avance, que ahora se postergarán una vez más en este país. Cosas que estaban proyectadas, y se cancelarán con la excusa de la crisis.

Aún así impresiona ver como los yankis ponen la pasta al CERO por cien. Vamos, que lo regalan.

Claro que, como comentas, allí entran en el accionariado de los bancos, aquí...

Dios, pero qué asco...!!

El mendigo dijo...

Yo es que no acabo de entender muy bien a la gente.

A ver, si yo os digo que me prestéis, entre todos, dinero a un tipo del 4%. Y yo ese dinero os lo volveré a prestar, a un tipo del 10%. ¿Querríais hacer ese "negocio"? ¿No verdad? Entonces, ¿porqué la gente permite que se haga con los bancos? Se les está regalando el dinero!

Hace sólo un par de meses, los bancos de comían la polla, casi literalmente, porque hicieras un depósito. Te ofrecían unos intereses del copón bendito.

Y ahora, como maman de la teta del Estado (papá Estado, tanto como se han burlado los liberales con esa coletilla), no te dan por tus ahorros una mierda. No les interesa tu dinero, ya les llega por otro medio, de forma mucho más cómoda, abundante y regular.

Vale, a mi no me lo prestáis y a los bancos sí, porque yo soy prescindible y me puedo ir al diablo. Sin embargo, los bancos hay que salvarlos. ¿Por qué? ¿Que riqueza crean los bancos? ¡Ninguna! Los bancos, a lo sumo, como llevamos explicando, crean dinero de la nada, pero riqueza...riqueza se crea en los campos, en las fábricas, en las empresas del sector terciario o facilitador.

Los bancos sólo sirven para algo si tienen dinero. Pero como ahora no lo tienen, no sirven para nada. ¿Salvarlos? Para qué! Ojalá se hundan en el más profundo abismo. Creamos una banca pública que aporte a los ciudadanos y las empresas la necesidad de crédito para sus negocios y necesidades, y a la mierda Botín, González & Co.

¿Os acordáis del vídeo de "El dinero como deuda"? Los bancos crean el dinero a partir de los préstamos. Si no se conceden préstamos, no pueden crear el dinero. Y como ellos no tienen dinero (lógico, pues no producen, no crean riqueza) sino que todo el dinero es NUESTRO dinero, en cuanto para la maquinaria de los préstamos, se quedan muertos.

Ahora es el Estado (en nuestro caso, el ínclito ZP) el que está destinando verdaderas animaladas de dinero para volver a poner la maquinaria crediticia en marcha. Lo cual es estúpido, porque es un sistema que nos arruina cada vez más.

El dinero no vale nada. No está respaldado por ninguna riqueza. El mismo barril de petróleo que a final de verano costaba 150$, ahora cuesta 40$. El petróleo vale menos? No coño, el petróleo vale lo que vale, tiene la misma calidad, cantidad de energía y potencialidad contaminante el barril Brent negociado en Septiembre que el de Diciembre.

No es que el petróleo valga menos (es el mismo) sino que el dinero vale menos.

En verdad, con toda la cantidad de dinero que se ha estado creando sin estar respaldado por proceso productivo alguno...nadie sabe a ciencia cierta cuánto vale el dinero. Al fin y al cabo, en esta crisis, es lo que nos estamos preguntando.

No es que valga menos la vivienda, no es que valga menos la leche...cuesta menos, pero valer vale igual, claro. Lo que pasa es que el dinero vale mierda.

zahorin dijo...

Estoy de acuerdo contigo mendigo.
Yo tampoco acepto de buena gana la aceptación tan dócil por parte de los ciudadanos para que nos esquilmen y regalen nuestro dinero, de los impuestos que pagamos, a los bancos, sin contrapartida alguna.