14 de marzo de 2007

Pornografía Católica



El relente de las noches de invierno va remitiendo, y quiere arrancar la primavera. Eso me viene bien, pues ya no tengo que emplear tantos cartones y periódicos en cobijarme y puedo entretenerme leyendo alguno.

La noche en un cajero automático es, además de fría, solitaria, y mi vista no puede sino fijarse en un titular: Pornografía Católica.

Los católicos se mesan los cabellos porque se mezcle algo tan inmundo como el sexo con sus símbolos más importantes.

La verdad, a mi me parece de mal gusto mezclar algo tan serio e interesante como es la pornografía; con algo tan obtuso, antinatural e irracional como es la religión.

Como no me apetece hacerle publicidad al autor, que no se la merece, pues en mi como siempre nada modesta opinión los montajes fotográficos no tienen un mínimo de calidad, y a lo más que llegan es a provocar una sonrisa por la provocación que plantean, sólo pasaré el enlace de la "denuncia" del PP.

Sólo me pareció interesante una, la de la página 15, en la que se ve a un Cristo andrógino con la leyenda: "Y vosotros ¿Qué decís que soy yo? (parafraseando a Mc 8,27). Rescatar una Diosa o un Dios andrógino o hermafrodita, que contraponer al Dios semita de los yermos y los desiertos, de las venganzas, las Tablas de la Ley en el Arca de la Alianza y las guerras santas del Pueblo Elegido.

Los pueblos semitas, bandoleros seminómadas del desierto sirio, nunca bien sedentarizados en el Creciente Fértil, en su odio por la mujer, tradujeron erróneamente la leyenda sumeria de la creación de la humanidad. Probablemente esta leyenda estaba enunciada en un idioma, el sumerio, ya en desuso que sólo dominaban los sacerdotes.

Así, tradujeron el verbo crear, dar vida (ki), por el sustantivo homógrafo que significaba costilla. De ahí salió la estupidez de que la mujer salió de la costilla del hombre. Una traducción errónea o insincera del mito originario sumerio, en el que se afirma lo que en todos las culturas es evidente: que el hombre, la especie humana, viene de la mujer. Todos y todo, venimos del seno de una mujer: La Diosa Madre, de voluptuosas formas, común a todas las culturas prehistóricas y protohistóricas que hayan existido.

Para los violentos antepasados del Pueblo Elegido, era forzar demasiado su misoginia el darle tanta importancia a lo femenino como para hacer que toda la humanidad viniese de algo tan impuro como un coño. Si por ellos fuera, forzarían a la Naturaleza para que los niños salieran del culo de los hombres.

La diferencia no es pequeña entre la leyenda sumeria, que ni tan siquiera es sumeria que es universal, en el que la mujer alumbró al hombre, la Fecundidad divinizada dió vida a la humanidad. Y el refrito semita que pasó al libre del Génesis hebreo y de ahí por el cristianismo y el islam a la conquista de medio mundo, en el que explica que Dios Padre, patriarcal y represivo, creó al hombre. Y después, para que no estuviera solo, creó a partir de él una compañera. La mujer viene del hombre, es un subproducto de la creación, cuya existencia cobra sentido en relación al hombre.

Dejamos de llamar Madre a la divinidad, y aprendimos a dirigirnos a ella como Padre. Padre autoritario y represor, arbitrario en su omnipotencia.

Las consecuencias para la consideración de la mujer en la sociedad, tampoco fueron pequeñas. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿el hombre o la mujer? Según la respuesta que se dé, tenemos una sociedad matriarcal, un patriarcado, o una sociedad igualitaria. La religión sirve en el mundo antiguo para conformar una sociedad, una comunidad de ideas y valores que son refrendados por la divinidad.

Además de la Creación, existen otros refritos del original sumerio que pasaron a la Biblia, como el árbol de la vida (en origen, una palmera), el diluvio universal...

Cada persona, cada pueblo, representa a Dios a su imagen y semejanza (y no al revés).


Nota: Las imágenes que utilizo para ilustrar esta entrada no son las que se refieren en la noticia, sino unas que encontré hace días y me parecen de mucha más calidad. Ignoro el autor. Si lo descubro, ya lo pondré. Si alguien lo sabe, puede decirlo para conocimiento y reconocimiento público.

7 comentarios:

javierM dijo...

Que manía les entra para decirnos lo que podemos o no podemos admirar, ver, sufrir o sentir...

Son los mismos que se agarraban de los pelos por aquellas viñetas sobre el islam.

Raíña Loba dijo...

Siempre preocupándose por lo mismo, el sexo.
Que se muera gente de hambre no parece tan grave al lado de la inmoralidad y es preferible que se transmita y se muera de sida,pero que no se usen condones. Penoso concepto de humanitario-solidario.
Y más penosa la interpretación de la biblia, dónde lo escrito queda a merced de la parca inteligencia del que lo analiza.

Por cierto, podías haber cogido unas tetujas más hermosotas ;)

El mendigo dijo...

Eso se lo dices al fotógrafo, lobita :p

De todas formas la belleza no es cuestión de tallas. :p

¡Que ansias por contestar! ¡Si todavía no había acabado de escribir!

Por cierto, Javier. Echo en falta una crítica al islam. Hay muchos autores que critican el cristianismo, pero es difícil encontrar críticas a la religión musulmana. A lo más, hay críticas xenófobas englobando religión y culturas norteafricanas.

Quizá sea el peligro del islam, que se imbrifica hasta identificarse con las sociedades que parasita.

Se les llama países islámicos, metiendo en el mismo saco pueblos diversos con diversas tradiciones y patrimonios, con historias diferentes y con lenguas que corren el riesgo de perecer bajo el peso de la lengua del profeta.

Sería bueno para todos abandonar el estado teocrático (in God we trust) que ve la sociedad como una comunidad de creyentes, y en el que nacionalidad, etnia y confesión religiosa se confunden en una misma realidad monolítica.

El Norte de África puede y debe vivir sin el islam, y sin perder su cultura y sus raíces. Ya existían esos pueblos mucho antes de la Hégira.

hevita dijo...

Me ha gustado el título que le has puesto. Y luego me ha sorprendido que fueran esas personas las que utilizaran esas palabras, tan lúbricamente juntas, “pornografía” y “católica”, para quejarse. Al leerlas en el título, me han sonado a algo bastante más escabroso. Algo mucho más sucio que unas simples fotos… Y sí, como “expresión artística” no me parecen nada muy allá. Además, como escandalizar (en cualquier tema) es últimamente muy fácil, aún menos gracia que le veo.
Esos iconos contra los que dicen que atentan las fotitos, seguirán estando ahí mientras haya alguien que los adore, mientras haya alguien que crea en ellos a pie juntillas. No van a desaparecer ni van a ser menos sagrados o glorificados por unas fotos. Es que es absurdo.
Supongo que la religión, en general, lo es.
Supongo que si apareció algún tipo de creencia fue para darnos algo de seguridad al hacernos esas interminables y absurdas preguntas sin respuesta. Tenemos muchos interrogantes que jamás conseguiremos descifrar. Y me imagino que las creencias, la fe, para eso están, para rellenar esos miles de huecos que tenemos desde que nacemos.
Si simplemente se tratara de eso, la religión, me parecería precioso. Bueno, quizás también estúpido, pero me parece muy bonito. Querer dar explicación a lo que quizás no podemos explicar. Imaginar inicios, desarrollos, finales inmortales… Se utiliza una especie de magia para hacer creer que todo está claro. Precisamente se pretende hacer pasar por claro lo que más confuso es.
Pero de ahí a que la gente acepte lo que le digan, sin planteárselo... Y luego, además, esa misma gente se rasgue las vestiduras por algo que no sabe ni qué es...
Y como esas fotos, también con la persecución de la mujer, con la homofobia, con el castigo a la herejía, con tantos otros temas que no se entienden y a los que escogen como lema, como excusa, en nombre de alguno de esos iconos a los que aluden los resentidos que tanto se quejan en esta noticia. De la misma manera, hay muchas otras falsedades en la sociedad, para mí muchas de ellas también derivadas de la religión, que no se oyen tanto (porque las tenemos ya tan asumidas y aceptadas que ni nos planteamos otra opción), pero que existen igualmente.
Puede que mi suerte sea no tener héroes ni dioses en los que creer (por lo menos no creeré en los que me quieren hacer sufrir y negarme lo que me ofrece el mundo en el que por suerte o por desgracia he ido a parar); por eso no me dejo impresionar demasiado. Puede que parte del problema también sea ése: el glorificar sobremanera (amar más que a tu propia persona) a una imagen que sólo existe en tu cabeza y quizás lo peor, una imagen que otros han montado por ti.
Ya tiene la vida suficientes monstruos. Para qué crearse aún más?

El mendigo dijo...

El problema es cuando a la religión le añadimos miedos, tabús, mitos, supersticiones...

Al final, la gente acaba identificando toda esa parafernalia, vírgenes putas y santitos con carcoma, procesiones y novenas, curitas con desarreglo hormonal y libros sagrados que son un refrito de mitos de otros pueblos y testimonios de tercera mano.

La religión, una explicación trascendente del mundo, es una forma honesta de pensamiento.

Ahora, toda esta basura de represión sexual, conservadurismo, autoritarismo católico...eso no es religión, eso es manipulación de la superstición y credulidad de la gente en beneficio propio.

El autor de las fotografías lo que quiere es desmitificar, destruir iconos. Eso siempre está bien, y aún sería más cristiano que la postura de la Iglesia, pues impide la secular idolatría de imágenes y reliquias, el politeísmo de la marabunta de santos "especializados".

Juan dijo...

Es una lástima no poder ver esas imágenes que pusiste, a mi en vez de tus imágenes me salen unos dibujos de una rana diciendo que "hotlinkig has been disabled for this domain". es la censura católica?...gracias por el artículo. Respecto a la mujer y la creación ,a ver si te gusta estas dos entradas:
primera: http://ibasque.com/?p=252
segunda: http://ibasque.com/?p=259
saludos.
Juan

El mendigo dijo...

Si, vale, qué me vas a contar, la puta ranita de ImageSuck. Yo las veía bien, pero esa ranita me ha dado por saco muchas veces.

Así que las he colgado de mi propio espacio, supongo que ahora no tendrás problemas para verlas (no son nada del otro mundo, pero mira, son la misma provocación, pero con mejor calidad estética).

Aps! Y efectivamente, me han gustado los enlaces.

Al principio me pareció un poco chocante comparar a Mari, con Lilith, con las ninfas, las hadas y las xanas (aquí, se llaman mouras).

Luego reflexioné y, salvando las tremendas distancias en el espacio y en el tiempo, todas representan a la esencia femenina no sociabilizada, natural, primitiva, no domeñada.

En las leyenda suele aparecer en contraposición a una humanidad "civilizada", con leyes (religión).

La propia leyenda la reconoce como anterior a los tiempos religiosos. Son otra especie no humana que no reconoce la misma religión.

Puede que sean relatos que nos hablan de un tiempo muy antiguo de sedentarización, en el que los primeros agricultores veían a las bandas de recolectores como seres mitad hombre,mitad animal.

También esas diferencias se vieron en la cristianización de estas tierras, cuando los pueblos del valle (ya romanizados, sobre los cuales se superpuso el cristianismo) veían a la gente de las montañas (poco sociabilizada y aún por cristianizar), como seres casi mágicos.

Todas esas personificaciones femeninas son en realidad la humanidad en comunión con la naturaleza, sin ponerse encima el yugo de la religión y las costumbres.