24 de marzo de 2007

Un paseo por el Sil
















































12 comentarios:

hevita dijo...

Soy una envidiosa, lo sé. Pero mira que salirte el color de las malditas flores esas...! Oh, cuanto las detesto! Y lo mucho que me gustan!
Quiero el truco. Pero ya!
La última desde dónde es?

El mendigo dijo...

¿Cuales, las azules o las blancas? El truco ya lo sabes: folio de color blanco, y hacer un balance de blancos manual cada rato (según baja el sol, cambia el color de la luz).

Eso en tu cámara, que es la ostia de rabuda con el color. Yo tiro casi todas con un balance de blancos nublado por pura vagancia (el soleado las deja demasiado frías casi siempre).


¿No reconoces la última foto? Estuvimos con las piraguas, sólo que entonces el nivel del agua estaba más bajo.

Acaba de salir de la tostadora un DVD calentito calentito con las últimas fotos. No me han cabido las de la Sierra de Queixa, ya te irán en el siguiente, ¿vale?

Raíña Loba dijo...

Sois algo tontitos.
La flor azul la saqué yo y no utilicé nada, ningún truco.
Quizás tuve suerte, pero eso me demuestra que no hay que ir de resabidillos como vosotros para sacar una foto bonita en un paisaje bonito.
:PPPP (para tí Garfi)

campurriana dijo...

Una vez más, os felicito por saber aprovechar cada momento libre para evadiros por unos días en esos parajes tan increíbles, y por captar instantáneas que, incluso a veces, provocan una sensación semejante a la que se puede tener si estás en ese lugar realmente...

Acabo de llegar de la Ribeira Sacra y he agradecido vuestra contribución del fin de semana...

Por cierto, una zona que no me cansaré nunca de mirar...

maria dijo...

Quiero ir!!!! Pero necesito un día libre que coincida con los vuestros...:-(

hevita dijo...

Vale! Las espero gustosa.
De las blancas no he dicho nada, pero me gustan también mucho (esas sombras tan bonitas ya las he visto alguna otra vez, escondiéndose entre pétalo y pétalo).
Me extrañaba que hubieras sacado la otra florecita tan alejada, la azul, ahora entiendo...
Lo del papel sabes que lo he intentado, pero ná.
Casi siempre me pongo a tirar sin tocar nada (mi testigo lo puede ratificar), que da mucha pereza ponerse, pero ese color jamás me sale. Y hay aún otro (más liloso) que tampoco. Y como no me sale sin hacerle nada, pruebo con otras cosas, eso es todo. Sólo pruebo a ver de qué manera puede salir lo que veo. Ya que acarreo con el armatoste...

El mendigo dijo...

Si, es que tu cámara no se lleva bien con las mezclas de azulones y violáceos. ¿Te acuerdas con la flor esa en la Canda? La ostia, probamos de todo!

Con la que tenía antes, la que se jodió (jodí por burro), me pasaba lo mismo. Los colores eran bonitos, pero no daba sacado los colores reales con el añil y el violeta (sobre todo si había poca luz).

Con ésta tengo otros problemas. El balance de blancos del sol es demasiado frío, y el nublado sólo saca colores reales...cuando está verdaderamente nublado, si no quedan anaranjados y tb a mi me da inmensa pereza cargar con el folio (a veces lo hago con la bolsa de plástico que llevo). Eso sí, si me curro bien el balance, los colores sí que salen bastante reales.

campurriana dijo...

Me encantaría saber dónde están exactamente sacadas las fotografías...

Y, por cierto, ¿qué es eso del folio?...

:)

El mendigo dijo...

Es la zona alta de la Ribeira Sacra, más o menos por la carretera que va de Monforte dos Demos a Castrocaldelas.

En cuanto a lo del folio: la cámara no sabe lo que debe aparecer con color blanco: varía según sea el color de la luz ambiente. Tiene unos preconfigurados (luz natural, nublado, tungsteno, fluorescente...) pero si no te gustan, basta con que cojas algo blanco (un folio, p.ej) y le digas: ESTO ES BLANCO. A partir de ahí, te calculo el resto de colores. Es una especie de puesta a cero de la cámara.

Mira el apartado de balance de blancos en el manual de tu cámara.

Leer manuales no hace daño (¿verdad María?) :p

Raíña Loba dijo...

Nadie dice nada de la mariposa? pues para mí no era conocida y me parece bonita y curiosa, con esos colores en las alas, que parecen ojitos.
Después de mucha paciencia y rodilla en tierra, el mendiguito consiguió sacarle varias fotos, ole mi nene!

El mendigo dijo...

Vaaaale ya de sobarme el lomo. Tampoco te pases, oh!

Que siiii, que te salió muy bien la florciiiita. No hace falta que me hagas la pelota, para ver si me doy por aludido y te devuelvo los cumplidos.

Quizá te extrañas tú más que yo de que te saliera una bien. Tienes buen ojo, y vas cogiendo la técnica. Ya empieza a salir en la foto má o meno lo que ve tu cabeza (no se ve con los ojos, sino con el cerebro).

Raíña Loba dijo...

A mí también me gusta que me soben el mío :)
¿Y qué es eso de que me salió una bien?
¿Quién le saca unas buenas fotos a la gatita? ¿Y no te saco buenos retratos? no sólo cuenta el modelo :*

Sí que reconozco que he mejorado y ya me gustan más las fotos que saco.