15 de marzo de 2007

A rayas




Todo lo que amo va de tu mano
cómo andar sin tus pies
un pobre diablo tan solitario
que no acierta a ser él
respirar sin tener voluntad
caminar sin perder el compás
en un mundo de sombras buscar

Todo lo que amo va de tu mano
voy cosido a tu piel
como dos ojos nos vigilamos
yo sé, tú sabes que
en tu arena mi cuerpo encallé
a esperar ver el amanecer
y que el tiempo nos mate después

8 comentarios:

Raíña Loba dijo...

Me gusta la letra de esta canción de V.Manuel.

Y la foto está llena de sugerencias. Su autor Werner Bischof la tituló zebra woman :)

Mendiño dijo...

Aaaanda que no tiene años esa canción. Ya sabes que Victor Manuel me cae como una patada en los huevos, sólo algo mejor que su partenaire Anita-de-los-grandes-piños.

No los soporto, es una fijación.

Ahora, el Victor Manuel tiene canciones muy chulas, y la que pones es un ejemplo.

La foto, bueno, ya sabes que la conocía.

Raíña Loba dijo...

No es que me guste la parejita, pero sí algunas letras, incluso a veces sólo las letras y no sus voces.
La canción de La Madre, me parece muy dura y tierna a un tiempo.

Esas sombras que acarician la piel, el cuerpo que se intuye...es una buena foto, transmite muchas sensaciones y eso ya es un logro. Sabía que te gustaría.

Raíña Loba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Llorá con respeto dijo...

Victor Manuel no me gusta mucho, (y luego de saber que escribió para otras filas cuando era joven, menos).
Pero la imagen es hermosísima!!

Saludos!

Raíña Loba dijo...

Me alegra. Y tiene muchas otras que como poco son impresionantes, como una de un paisaje japonés nevado, es muy llamativa.

hevita dijo...

Me parece especialmente bonito ese movimiento de las luces y las sombras resiguiendo suavemente los contornos del cuerpo.

Campurriana dijo...

Me gusta la imagen, Raiña...y me estaba acordando de esa canción tan sumamente sugerente, como la mujer de la fotografía...

Serás la noche oscura donde arderé,
las vigas de esta casa que aún sigue en pie,
me beberé tu sangre y pondré tu piel
escribiré tu nombre en cada pared.
No fue cosa de un día, ni dos ni tres...
como el tigre a su presa, te acorralé...

Porque hueles a hierba
porque sabes a selva
porque alguien rompió el molde,
no hay nada igual
porque hueles a tierra
porque sabes a hembra
cuando nadie nos vea sube al desván
cuando nadie nos vea sube al desván...

El tiempo sólo pasa en quién no te ve,
quien duerme a tu costado pierde la fe,
no hay que otra vida exista que pueda ser,
mejor que recorrerte al amanecer...
y aunque las cosas vengan a contrapié
siempre inventamos fuerza para crecer...