25 de febrero de 2009

Provocación

Veamos. ¿Quién es la persona que más repugnancia me suscita entre la clase política?

La lista podría hacerse interminable. Empezando por los gallegos Pepiño Blanco o Touriño. Siguiendo por Espe o Fabra y acabando en María San Gil o Javier Arenas.

Pero por debajo de todos estos sujetos, cuyo valor humano tengo por desconocido, sitúo a la pizpireta campeonísima de la demagogia: Rosa Díez.



Aquí vemos a la individua, en plena manifestación por las calles de Santiago, criticando la imposición del gallego y la persecución que sufre el castellano y la discriminación que padecen quienes prefieren expresarse en esta lengua.


Alucinante. Esto es como matar a 1.500 palestinos y decir que es Hamas el terrorista. Como que un motero muera guillotinado por un guardaraíl y le hagan pagar a su viuda la reposición (verídico). Que la policía te de una paliza y luego te denuncie por agresión (frecuente)...

Hay situaciones que presentan tal exceso de injusticia, que uno ya piensa que se están cachondeando. ¿Habéis leído en el Decameron de Boccaccio, el cuento de la séptima jornada? Pues eso, además de cornudo, apaleado.


Vamos a explicar un par de cositas, porque para el que no sea de Galicia, ni nunca haya estado aquí, quizá escuchando a gentuza como Rosa Díez llegue a conclusiones como la de que los castellanohablantes son perseguidos y estigmatizados en Galicia.

Yo soy castellano, mi lengua materna es el castellano aunque conozco el gallego desde que soy un niño. Pienso en castellano y es la lengua a la que, si no hago un esfuerzo, acabo dejándome llevar. Para mí es lo más cómodo.

Bien. Puedo afirmar que usaba más el gallego en mi vida diaria en Madriz, que en Pontevedra. ¿Os parece raro? No tanto, cuando quedaba con gente del pueblo emigrados a la capi, hablábamos en gallego. Supongo que era una forma de transportarnos a la tierra que nos unía.

Sin embargo, mi vida en esta ciudad es prácticamente en castellano. El 95% de las conversaciones las realizo en mi idioma, el gallego está prácticamente fuera de juego en esta ciudad (y en otras, como El Ferrol del Caudillo o La Coruña). En cuanto alguien se dirige a mí en gallego procuro cambiar al momento. Por propio interés, porque así tengo la oportunidad de practicarlo, pero también porque veo lo normal que, si estoy en Galicia, una conversación se desarrolle en gallego. Sería el colmo del papanatismo si, estando en Poitiers, me empeñase en mantener una conversación con la boulangère en castellano. No se me ocurre, estando en Évora, pedir la hora a un transeunte en mi idioma (aunque probablemente me entendería). Dando por hecho que ambos interlocutores conocemos ambos idiomas, lo normal es usar el propio de ese país ¿no? Pues no. O al menos no piensan así el otro 95% de pontevedreses para los cuales lo más cómodo es expresarse en castellano, y el uso del gallego les supone un esfuerzo extra.

Yo realizo el esfuerzo con gusto, pues es lo que toca para aprender un idioma (peor lo paso con el francés o el portugués). Pero la mayoría, por debilidad mental, no quieren hacer el esfuerzo y cargan contra un idioma que les es ajeno.

Ésta, por supuesto, es la situación en las ciudades. En el mundo rural el gallego sigue siendo preponderante, aunque si eres extraño lo primero que dicen es "Buenos días". A pesar de que tú hayas iniciado el saludo en gallego, a pesar de que estuvieran hablando entre ellos en gallego, pero la dictadura metió muy hondo a esta gente que es una falta de respeto dirigirse a extraños en gallego. El gallego está bien para hablarlo en casa, con la familia o los amigos en el bar. Pero con extraños, en castellano. ¡Aunque esos extraños te hablen en gallego!

La situación es surrealista: un madrileño interpelando a un paisano en gallego (dándose cuenta de sus meteduras de pata una vez soltadas), y el paisano esforzándose en contestar en algo que tiene un ligero aire a castellano.

Cualquiera que conozca la historia lingüística de esta tierra, no se extraña de todo lo anterior. Las ciudades fueron pobladas con gentes venidas de la meseta, que traían el progreso y un idioma nuevo, brillante, que los tenderos y amas de cría se esforzaron en copiar para parecer, ellos también, señoritos (como los dominicanos con el spanglish). En el campo, sin enseñanza obligatoria que arrancase el gallego de las cabezas de los niños, este pudo crecer y mantenerse durante a longa noite de pedra.

Es sólo una más de las oposiciones campo/ciudad en Galicia, y la verdad es que no plantea ningún problema. Como he dicho, en mi pereza (aunque en el fondo sé que no debiera, estoy colaborando en el colonialismo cultural castellano) empleo invariablemente el castellano para no caer en el absurdo antes mencionado: un castellano dirigiéndose a un gallego en gallego, y el gallego contestando en castellano. El escuchar que alguien puede ser discriminado en Galicia por usar el castellano me hace abrir los ojos como platos, por si no he leído bien. ¿Cómo? ¡Pero si desde que he trasladado mi residencia aquí no he hecho otra cosa que hablar en castellano! Y si alguien me ha mirado mal alguna vez, es por emplear el gallego en según qué ambientes.

Por eso, volviendo al inicio, ver a la señora (por decir algo) diputada con el cartelito, defendiendo a los pobres castellanohablantes que son marginados y estigmatizados en Galicia...me deja estupefacto. ¡Cómo se puede tener tan poca vergüenza!


Hasta aquí, he contado mi experiencia, traumática y denigrante, de castelanfalante. ¡Hasta qué punto soy discriminado y perseguido por ser y hablar castellano! XDDDDDDDDD

Ahora, vamos a ver los datos de cómo el castellano es sistemáticamente perseguido y corre peligro de desaparecer de estas tierras.

El año pasado, la Academia Galega publicó una nueva edición del Mapa Sociolingüístico de Galicia. El resultado es alarmante.

Con estos datos en la mano, cualquier especialista puede concluir que el gallego está en un callejón sin salida, si no se le pone remedio. Sin transmisión generacional, como está ocurriendo con el catalán o el vasco, el gallego puede convertirse en un idioma terminal en una generación, y extinto en cuestión de medio siglo. Más de mil años de historia de un idioma, y dentro de unos años a los niños que nazcan en esta tierra les será extraño un texto de Curros, o mismo una canción de Os Resentidos.

Muchos "gallegos", muchísimos, en su fuero interno se sentirán aliviados con su extinción pues, criados en castellano, el gallego supone para ellos un esfuerzo de aprendizaje que no están dispuestos a sufrir (ni ése, ni ningún otro :p ).

Eso sí, no se atreven a decirlo abiertamente. ¡Queremos que se extinga el gallego! No, eso no. Por eso se dicen perseguidos, y piden el bilingüismo. ¿Bilingüismo? Pero si en las ciudades, el medio de los niños mierda que se manifestaron en Santiago, el uso del castellano es abrumadoramente mayoritario. ¿Bilingüismo? ¡Ojalá! Eso es lo que se pretende, darle una oportunidad al gallego! Porque hoy en día, las ciudades son monolingües (excepto la capital gallega), y en el rural es el castellano el que avanza a zancadas a costa del gallego.

El gallego está herido de muerte. En mi opinión, sólo la secesión de Galicia como Estado independiente (República Galega, suena muuuy bien) podría salvar al gallego de ser fagocitado por un hermano menor tan poderoso.

Si al menos se consiguiera que los gallegos tuvieran orgullo, y no vergüenza, por lo que tienen...

El gallego tiene una enfermedad incurable, la diglosia. Tardará en morir, tanto como duren sus hablantes, pero acabará por desaparecer si no se impide. Y la más leves medidas, claramente insuficientes según las encuestas, sacan de la caverna a los que están deseando que eso suceda. Son los etnicidas, los que quieren que el idioma materno de los gallegos deje de ser el gallego. Que los niños que nazcan en Galicia mamen el idioma de Castilla, para que no se puedan llamar gallegos. Completar el exterminio de una cultura para cumplir el programa de homogeneización española empleando la vara de medir de Castilla, emprendido por el centralismo bourbónico y continuado por José Antonio, Onésimo Redondo y el Generalísimo Franco.

Rosa Díez es su directo descendiente. Cuando todos los niños que nazcan en España digan sus primeras palabras en el idioma de Castilla, la misión de Rosa Díez será cumplida y Franco podrá descansar en paz. España, al fin, una.



Un detalle. A la manifestación del otro día, ni tan siquiera el PP se atrevió a unirse (el PP tiene su fuerte en Galicia en el voto rural, mayoritariamente galegofalante, y al que cuesta explicar eso de que el que habla castellano está discriminado sin que les entre la risa).

Fueron políticos del PP a título individual, eso sí. Pero además del partido de Rosa Díez, el nacionalismo español excluyente fue representado por un par de grupúsculos: Centro Democrático Liberal de Galicia y....Unificación Comunista de España. ¿Os acordáis de estos mamarrachos en las manifestaciones ultra de la AVT? Pues vuelven a la carga, con su ideal de Una, Grande y Comunista. Coincidiendo en nacionalismo españolista y discurso proletario, sólo les falta asistir a las manifestaciones por la familia de Rouco para completar su asimilación por la Falange.

Si entráis en su página, podéis leer cosas tan consecuentes con el ideal comunista como:

Apoyamos y llamamos a apoyar sin reservas a UPD y Ciudadanos por su resuelta defensa de la unidad de España desde posiciones de izquierda y por su propuesta de transformaciones políticas democráticas, requisito indispensable para poder abordar cualquier cambio real en el país En medio del carrusel de ofertas electorales que vivimos estos días, la verdadera disyuntiva que presentan las elecciones del próximo 9 de marzo se resume de una forma sencilla. Votar “más de lo mismo” o apostar sin reservas por las candidaturas de renovación democrática que ofrecen UPD (el nuevo partido creado por Rosa Díez y Fernando Savater) y Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía.


Entrevista a MIKEL BUESA, candidato de UPyD
“Hay que impulsar la industria española a través de empresas españolas”


La cristalización de las corrientes patrióticas
y democráticas de la izquierda en dos nuevos partidos, Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, que preside Albert Rivera, y Unión Progreso y Democracia, que lideran Rosa Díez y Savater, es uno de los hechos más significativos y esperanzadores ocurridos en el panorama político de nuestro país en los últimos cuatro años.



He conocido a gente de UCE, incluso he asistido a una de sus reuniones (de la que salí escopeteado, precisamente porque me parecía estar en medio de falangistas). Pero incluso con ello, me cuesta que semejantes subnormales sean capaces de seguir haciéndoles el juego a los sectores más reaccionarios del Estado español. Lo de ir a la manifestación de la AVT, me sorprendió. Lo del otro día, en Santiago, ya es el colmo del esperpento.

De verdad, cuando tengo noticias de esta panda de impresentables, me imagino un regimiento que, tras una noche de borrachera, se incorporasen a la formación de combate del ejército enemigo. No he visto estupidez más grande desde la leyenda urbana del negro metido a neonazi, que llevaba escrito en la chupa: "me avergüenzo de ser negro".

Esa gente debe tener un armario lleno de hongos alucinógenos, o es que son una compañía de payasos pagados para hacernos reír a un lado y a otro, o son alienígenas que se quieren infiltrar en nuestra sociedad pero aún no han entendido un par de cosas.



Para terminar, os dejo con un artículo de Manuel Rodríguez Alonso, profesor de la facultad de Filología de la UNED. Como corresponde al artículo de un profesor universitario, y a diferencia del discurso fascista de Rosa Díez, establece sus razonamientos basándose en datos y hechos concretos.

Galicia bilingüe ou Galicia monolingüe en castelán?

Como aperitivo, para abrir el apetito del lector, desgrano unos pocos párrafos:

Segundo o devandito Mapa Sociolingüístico de Galicia, a porcentaxe de pais que falan cos seus fillos en galego anda arredor do 30%, co que descende perigosamente a transmisión interxeracional do galego. Os sociolingüistas consideran que cando unha lingua acada o límite do 30% na transmisión interxeracional corre grave risco de desaparición. E aínda din que o galego asoballa o castelán…

En Vigo, a maior cidade de Galicia, só o 8,9 usa como lingua habitual sempre o galego, mentres que o 47,7 emprega só o castelán. Onde está, xa que logo, a persecución lingüística do castelán? Se alguén necesita protección é o galego e se, por outra banda, alguén non está precisamente en perigo de desaparición nin en situación de asoballamento é o o castelán.

Cómpre salientar que os que sinalan que o castelán está en perigo en Galicia son os sucesores das elites decimonónicas que coidaban que a integración plena no Estado español centralista de xeito que se asumise a súa cultura e a lingua castelá, esquecendo o galego, suporía o progreso para Galicia ao entrar nun ámbito económico e cultural superior. [...] este comportamento das elites económicas galegas na Restauración e o seu fracaso, que non trouxo progreso, senón atraso.

43 comentarios:

El mendigo dijo...

Estaba recordando cuando estuvimos en Aosta. La lengua propia valdostana es una variante del occitano o lengua de oc.

Cuando Mussolini llegó al poder, no consintió que hubiera italianos que no se expresasen en italiano, y se empeñó en borrar el "francés" (así lo llamaba, en su ignorancia) de la mente de los valdostanos.

Por cierto, que casi lo consiguió. Él, y la eduación pública en italiano, y la RAI y... Sólo escuché a los viejos, hablar en su lengua.

Es una de las manias del fascismo: la uniformidad. Como en el ejército, siendo la milicia su modelo social. Como en la China de Mao.

Los de UCE se dicen maoistas. Se nota.

Rosa Díez sólo es fascista.

Señor De la Vega dijo...

Leo que El mendigo, es rico en recursos narrativos, en el intento de esclarecer la posición actual de la lengua gallega.
También reconoce usted la gran dificultad de muchísimos gallegos para asumir la lengua (no materna) como aprendizaje necesario.
Por lo cual, a mi entender, el caso se dirime en una cuestión política, es decir el deseo de una mayoría de Gallegos, en revitalizar una lengua o no, (que sin lugar a dudas fue relegada por diglosia, hasta el presente).
Usted, hoy de nuevo, residente en Galicia, parece que estaría dispuesto a realizar el esfuerzo, porque lo considera justo en defensa de un patrimonio cultural tan importante como la lengua, aunque no excluyo por sus argumentos, otras razones, como por ejemplo la defensa de una parte de gallegos (en su mayoría del campo) que además de hecho cultural, para ellos, la lengua es la unión a la tierra, lo social e identitario y un modo de vida, que conforma una parte emocional, más allá de la Galicia política.
Sea como sea, en la situación actual, ya que no podemos cambiar el pasado, y solo influir en el futuro. La imposición del Gallego a los Castellano hablantes o la progresiva decadencia en el uso del Gallego si tal imposición no se materializa (en la República Galega), parece algo inevitable.
¿Mi pregunta es? Si una mayoría de Gallegos castellano hablantes no desean recobrar la lengua de sus antepasados, ni para ellos ni para sus hijos ¿sería justo obligarles por la fuerza?
La discriminación positiva, aplicada en algunos derechos vulnerados históricamente, quizás funcione y sea necesaria por un tiempo hasta alcanzar un equilibrio, pero ¿cuánto tiempo funciona en un hecho cultural como las lenguas? ¿y es acaso igual de justo y necesario, que en la discriminación por raza o sexo?.

Mi postura es clara: donde te encuentres intenta asimilar la cultura de la tierra, aprende su modos, lengua y absorbe su experiencia. Sobre todo si existe el modo, y este se compatibiliza con no perder lo que en tu bagaje arrastras. Luego: libertad de uso y respeto a todos.
Es decir, un simple, suma y sigue.
¿Pero lo que opino yo, es exigible?

Por fijarme en otra asimetría, menciono, que no noto a nivel nacional de España, campañas reivindicativas de las comunidades de inmigrantes catalanas hablantes, gallegas o vascas, que residen en otras regiones del estado, en la exigencia de centros o profesores bilingües para la educación de sus hijos, ni la petición de una Televisión Digital Terrestre, que permitiese al menos, la difusión de todos los canales autonómicos gubernativos, como transmisión obligatoria en el resto del estado Español, para seguir informados en su lengua o de sus intereses.

Yo pienso, que no existen países bilingües perfectos, personas sí. Aquellos cuya madre y padre, sumaron ambos y ninguno se impuso.
Después sobre el uso, eso, es otra cosa.
Esperemos que los padres y madres gallegos quieran hijos bilingües, pero, ¿quién hará de padre y cual de madre?

Placer en leerle como siempre, pues disfruto con todos sus argumentos, aunque menos lo hago, con su gusto en el manejo recurrente del peyorativo, pero claro, a mí me gusta el verso y las medidas formas, y no me atrevería a exigírselo al otro, pues cada cual es muy libre en su palabra, en cualesquiera lengua.
Saludos y suyo quedo, Z+-----

El mendigo dijo...

Muy buenas.

Admito tu crítica por la dureza de mi lenguaje. Por lo general, soy una persona bastante correcta y nada faltona.

El problema es que muchas veces uso el blog como desahogo para escupir todo el asco que me producen determinados comportamientos.

Y lo de Rosa Díez es algo así como mi fibra sensible. Hay personas de izquierdas y de derechas, intento ser correcto con ambas partes y atacar los argumentos sin ofender a las personas. Pero luego está Rosa Díez (y algunos más, que también nombro), a los que la verdad les importa un bledo con tal de hacerse su huequecito de poder. Y con estos no puedo, y bastante me contengo, para no llamarles cosas peores.

Las mentiras calan, sobre todo en la España que tiene el castellano por idioma y en la que el ataque a los que lo hablan lo entienden como propio.

Por ejemplo, tú hablas de:
"La imposición del Gallego a los Castellano hablantes o la progresiva decadencia en el uso del Gallego si tal imposición no se materializa (en la República Galega), parece algo inevitable."

No, aquí en Galicia, ni en ninguna parte del mundo en la que exista un sistema mínimamente garantista, se impone ningún idioma a nadie.

Vamos a ver, cada uno puede, en sus relaciones privadas, usar el idioma que le venga en gana. Si ves los enlaces que propongo, una buena parte de ciudadanos gallegos no se expresan ni en gallego, ni en castellano: son inmigrantes que se expresan preferentemente en su idioma, como es natural.

Hay que remarcar que esta población en algunas ciudades supera a los hablantes de gallego, con lo que se puede considerar que los gallegos son inmigrantes, elementos extraños o ajenos en alguna ciudad gallega. Esto es grave.

Ni se impone el gallego, ni se podría imponer. Cada uno habla en el idioma que le viene en gana. ¡Faltaría más! Castellano, gallego, bantú o árabe.

Te voy a explicar de dónde viene el problema. Para acceder a puestos en la administración, hay que conocer el gallego, así como el castellano. Esta obligación es de cajón: un ciudadano gallego tiene el derecho de dirigirse a las instituciones públicas gallegas en su idioma, así como también le asiste a un castellanohablante el derecho de hacerlo en su idioma. Por lo tanto, el funcionario que le atiende, tiene que conocer, y demostrar su competencia en ambas lenguas.

Hasta ahora, el nivel que se exigía era bajísimo, y el certificado un mero trámite. Ahora lo han puesto un poco más difícil, pero de todas formas perfectamente accesible a cualquier persona con sin ningún déficit de aprendizaje que tenga un mínimo de interés. Creo que los curso preparatorios son de 180 horas para el nivel CELGA 4, el más avanzado que da acceso a los puestos en los que se requiere un conocimiento amplio del idioma (enseñanza, sobre todo).

Pero hay gente que sigue considerando que el gallego es un idioma de cuchufleta, y no le sale de la entrepierna estudiarlo. Conste que los que cursaron el Bachillerato en Galicia ya tienen ese nivel reconocido, sin necesidad de hacer examen.

Parece lógico, que si yo quiero ir a Francia a dar clase (una idea que me lleva rondando), tengo que demostrar un conocimiento de la lengua que hablan los niños, para poder ejercer. No es de recibo pretender explicarles a los niños franceses en castellano. Que se jodan y se adapten a mí! Parece que no.

Pues un profesor, en Galicia, tiene que dar clases en gallego. Por ley, la mitad de las asignaturas. Y hay algunos que sí, pero otros que ni idea. Y claro, un niño gallego tiene derecho a recibir clases en su idioma materno, y que sea el enseñante el que haga el esfuerzo de aprender su idioma, y no sea la clase la que tenga que adaptarse por la comodidad del funcionario.

Y aquí llegamos al otro punto: la educación. Antes, en según que colegios hasta las clases de gallego se daban en castellano.

-¿Y cómo se dice mariposa en gallego, Pedrito?

No claro, eso no puede ser. Entonces el bipartito ha hecho una ley para que al menos la mitad de los contenidos lectivos sean en gallego.

Ya que luego los niños, sobre todo los de ciudad, van a vivir en un medio castellano, al menos que en la escuela puedan escuchar hablar en gallego.

Pero estamos en las mismas, hay padres que piensan que el gallego no sirve para nada, es idioma para dirigirse a las vacas, no para enseñar ciencia, y quieren que su niño estudie todo en castellano.

Y para eso está la Xunta, que es quien tiene las competencias en enseñanza, y que ha sido elegida por los ciudadanos de Galicia para promover el uso del gallego. Y dice que nanai.

En los privados, acaban haciendo lo que quieren, como siempre. Pero al menos en los públicos, no.

Que luego, también se hace, por falta de formación del profesorado, pero esa es otra historia.


Entonces ¿Con qué medios cuenta el gobierno gallego para impedir que el gallego desaparezca? Darle más importancia en la enseñanza, promover su uso en la literatura, en la judicatura, en el comercio...

A nadie se le obliga a usarlo, y menos por la fuerza.

Bueno, claro, menos a un funcionario que está obligado a atender a un ciudadano en el idioma en el que éste se dirija, sea castellano o gallego.

¡Esa es toda la imposición!

Pero por ejemplo, si yo ahora salgo a la calle y quiero buscar una pastelería donde tengan "tarta de fresa", a dos calles encontraré una. Pero si quiero buscar una "torta de amorodos", a lo mejor en muchas no me entienden, sobre todo si quien despacha no ha estudiado gallego en su vida.

Y no pasa nada! Nadie va a obligar a esa persona a atenderme en gallego.

Como ves, las dificultades aquí son para un gallego que intente vivir en su propio idioma, pues mucha gente ni siquiera le va a comprender. En cambio, en castellano, puedes ir a todas partes que todo el mundo te entiende (es más, la peña te respeta, mientras que si vas hablando gallego hay quien te toma por el pito de un sereno, que también me ha pasado).

El mendigo dijo...

Uy! Tanto rollo que suelto, y se me olvidaba responder a tu pregunta. Pues efectivamente compañero, si los gallegos deciden perder su idioma, este se extinguirá como tantos otros. Verdaderamente la decisión está en sus manos, en el día a día. El gallego es su lengua y harán de ella lo que quieran, para bien o para mal.

Ahora, si la pierden, pederán con ella el derecho a llamarse gallegos.

Tampoco serán castellanos.

Así se vayan a la mierda, si lo consienten.



Pero el hecho es que los gallegos votaron hace cuatro años por unos partidos que llevaban en su programa un mayor énfasis en la promoción del gallego. Mayor, porque la promoción del gallego también ha sido labor de la Xunta con el gobierno del PP y lo será de cualquier otro partido, como no podría ser de otra forma. Lo que pasa es que con el PP ha sido insuficiente y con el PSOE-BNG, también (a la vista de los datos en el número y distribución de hablantes).

Es normal, porque la política de promoción del gallego es mucho más débil, más tímida que la que desarrollan Catalunya o Euskadi.

También podría ser peor: el asturiano, el leonés, el castúo o el montañés, ya pueden darse por perdidos, "gracias" al nulo apoyo que reciben de las instituciones.

Así lo han querido sus hablantes; han escogido convertirse en castellanos, pues que así sea.

No es nada raro que desde un gobierno se proteja una lengua, que es lo que critican estos neofranquistas. O no tan neo. Es que es precisamente una de las obligaciones inexcusables de un gobierno. Como también el gobierno de España o la Junta de Castilla y León promueven el idioma castellano, por suerte, de seguro insuficientemente, y como no podría ser de otra forma.

¿Es un atentado a la libertad que a un niño de Segovia se le enseñe en castellano? O que se promueva y subvenciones a los autores que escriben en ese idioma?

Hace ya años que en Francia, ante el avance del inglés entre los jóvenes, se creo una ley para la protección de la cultura francesa.

¡Ojo! En Francia a nadie meten en la carcel por hablar inglés por la calle. Cada uno emplea el idioma que le da la real gana, por supuesto.

Pero esa norma promovía las películas, la música, la cultura francesa, en definitiva. Para ello, establecía cuotas en las radios o en las salas de cine.

En general, esa medida fue bien aceptada, pues se consideraba que el Estado debía ejercer una labor de contrapeso, ayudando a la cultura francesa, para no ser absorbida por una cultura como la anglosajona que tiene detrás una poderosísima maquinaria comercial.

¿Ataque a la libertad? No, protección de la propia cultura, como es la obligación de todo gobierno.

Y al igual que en Francia se está reforzando la enseñanza de la lengua francesa, a la vista de las graves lagunas que presentan los niños y jóvenes en el conocimiento de su propia lengua (por no hablar de los hijos de inmigrantes), en Galicia el gobierno gallego hace lo propio, para asegurar que los niños aprenden su idioma.

Al final, y aunque suene crudo, el problema es que los inmigrantes de élite, sus hijos y sus nietos, venidos de la meseta a las ciudades, quieren obligar a los gallegos a que utilicen su propia lengua. Desde luego es cómodo. Ya me gustaría a mí que estos putos ingleses dejaran de chapurrear el inglés para hablar como Dios manda. Y no te digo nada de los marroquíes. Hay que ser retorcido para hablar su algarabía, con lo fácil que es hablar español. Y los franceses, y los rusos, y los chinos... Mira que son tercos y obstinados, que se empeñan en hablar esos idiomas tan raros e incomprensibles, sólo por fastidiar. Pudiento hablar en castellano, con lo clarito y simple que es...

XDDDDDDD

Esta mentalidad ombligocéntrica es propia de pueblos imperialistas. Hay ingleses que también piensan que el resto del orbe está obligado a hablar su idioma. En cambio ellos aprender el de otros...pues según quién y cómo.


En resumen, que la diputada Rosa Díez miente. Ha venido a Galicia a crear un problema que no existe, levantando mentiras que seguramente serán rentables en el resto del Estado (póbrecitos, que los discriminan por no hablar en gallego). Esta señora busca el enfrentamiento, como hace en su propia tierra, porque de él sale beneficiada.

Yo recomiendo a todo el que no me crea, a que venga a Galicia y compruebe la situación real, no la difundida por El InMundo o La Cope.

Aquí no se persigue a nadie por su idioma, pero sí que hay un idioma cuya supervivencia está amenazada y hay quienes están deseando que ésta se produzca para ahorrarse el esfuerzo de aprender una lengua que, como todas, si no se mama de pequeño cuesta esfuerzo (poco) aprender de mayor.

Por eso mismo, el gobierno de la Xunta, de forma insisto poco firme, quiere potenciar la enseñanza del gallego.

Al final el problema es de vagancia mental y de prejuicios lingüísticos.

El gallego, aún entre cierta gente, viste poco. Es de pobres. El tipo de basurilla franquista que se manifestó en Santiago, haciendo campaña electoral de algo que debiera quedar fuera del combate político y darse por hecho: la defensa de la cultura gallega.

massai dijo...

Suscribo casi todo el contenido de tu post, incluida la supuesta violencia verbal.

Las actitudes de la señora Rosa respecto al "perseguido castellano" se me hacen tan demenciales, tan escandalosas, tan desmesuradas, que hace ya tiempo que me consuelo pensando:

1) No, no puede tratarse de vesania. No puede ser tan cabrona, tan hipócrita y tan dañina. El problema de Rosa es mental. De retraso. Rosa tiene un problema de comprensión oral/escrita, y algunos espabilados sacan tajada del problema de Rosa exhibiéndola por plazas y mercados, como antes el volatinero exhibía el oso amaestrado.

2) Rosa tiene mucha necesidad de afecto y de cariño, quién no la tiene. Pero es que Rosa necesita el afecto, no personalizado o circunscrito, como el común de los mortales, sino que lo necesita en proporción industrial, masiva. Entonces acude adonde están las masas prontas al aplauso. La ideología es secundaria. A Rosa dadle las masas, las masas aplaudidoras, que ya adaptará ella la ideología a la que las masas le soliciten con más apremio. ¿Que hay que hurgar en lo más primario, gregario, sectario y venenoso de las multitudes? ¿Y qué, si se consigue el afecto y el aplauso?

NOTA:

No suelo pensar en 1) y 2) como alternativas excluyentes. Más bien creo que cohabitan en la cabeza de Rosa, inmune a todo asomo de incoherencia.

Así me explico a mí mismo a Rosa. Y es un alivio, palabra.

El mendigo dijo...

Buenas Massai!

Sería una posibilidad, que Rosa Díez actuara de buena fe. Yo no creo que tenga alguna discapacidad cognitiva o afectiva. Su comportamiento no me parece que responda a ninguna patología, me parece mucho más primario: el interés.

No hay más ciego que el que no quiere ver, y si eso le sirve a sus intereses, pues se inventa otra realidad y santas pascuas.

Se ha vengado de Euskadi en su conjunto promoviendo el estado de excepción, echando un par de bidones más de gasolina a la hoguera.

Y ahora viene a Galicia a echar mierda sobre el gallego, a enfrentar ambas lenguas, a crear un problema que no existe (salvo en el universo paralelo de la COPE).

Esta mujer es increíble, salió del P$O€ y, en tan poco tiempo, se ha situado a la derecha del PP. Desde luego, menuda gente llevan los psocialistas en sus lista...

wenmusic dijo...

Qué noxo...

Virse meter co galego, coma se non lle abondaran os problemas xa á nosa pobre língua.

Unha de dúas, ou esta muller e os que a rodean son uns ignorantes, ou son uns cabróns. Incluso poderían ser as dúas cousas.

Nesta terra non se impón nada, e ademáis nos colexios non se respeta a normativa de fala-lo galego alomenos nun 50% das clases.

Xa destruimos os nosos montes, as nosas augas, e estamos a destruir a nosa cultura. ¿Qué nos vai quedar pra nos seguir chamando galegos?



Aínda con este panorama, gústame ver cando vou á aldea, onde moita xente nova segue a fala-lo galego como língua principal, non só os vellos.

Ás veces aquí se mira de mal modo ós cataláns ou vascos pola defensa máis firme que fan da súa língua, da súa cultura. Bueno, non parece que defendéndoa fagan mal a ninguén; e alomenos tratan de asegurar a supervivencia do seu.

galiciaprofunda dijo...

Felicidades polo post. Moi ilustrativo e nada partidista.

Señor De la Vega dijo...

Vaya mi señor El Mendigo, algo radical le veo, ¿así qué si pierden la lengua galega, perderán el derecho a llamarse o ser llamados galegos.?
Como comprenderá con eso no puedo estar de acuerdo.
Las tribus galaicas, o quizás la similitud con los galos, de muchas de las más de 50 tribus que habitaban la zona, es de donde se supone procede el término que dio nombre también a esa región de la península (por no complicarse los romanos, siempre tan pragmáticos), y que bautizaron como Gallæcia, fue lo que después dio nombre a los Gallegos, no la variedad de lengua romance que hoy pueden saber hablar o no, o defender o no, por otro lado lengua hermana del portugués y prima sanguínea del castellano.
Del celta original que hablaban aquellos habitantes, poco queda. Y la mezcla entre meseta y gallegos, milenios que se lleva produciendo, igual que la expansión de los gallegos por la península y en el mundo.
Por lo tanto, esos últimos argumentos, no me convencieron, me sonaron a exabrupto (a los cuales como muy bien usted me comentó, está en su derecho, pues para eso es su espacio y lo respeto), de hecho yo, ya estaba de acuerdo con su mejor defensa, en el primer comentario.
Mis preguntas, eran retóricas, puesto que al final, la decisión de administrar la política en el área cultural, con el apoyo mayoritario de los ciudadanos, se convierte en el único camino de convivencia, guste o no como esta se ejecute, y entiendo que estamos de acuerdo.
Por otro lado me parece, que el esfuerzo de la Xunta, debiera ser y encontrar, convertir y valorar, la unicidad del gallego (como cualquier lengua) como un tesoro de los hablantes, de la región, de la nación, de España, de los europeos y así adelante; convenciendo a los que les cuesta, que desarrollar un idioma propio, unido a la tierra donde residen y proteger la cultura lingüística, es una oportunidad única que deben ofrecer a sus hijos. Ya sea por el placer de entenderse con sus paisanos en su propia lengua galega, de viajar por el mundo luso para muy fácilmente comprenderse o también sentarse a leer unos poemas en la lengua que honró García Lorca dedicando unos versos a Rosalía en gallego:
"¡Érguete, miña amiga,/que xa cantan os galos do día!/¡Érguete, miña amada,/porque o vento muxe, coma unha vaca!".
Tampoco creo que sea un problema de inmigrantes de élite, cada cual arrastra su bagaje y con gran miedo al cambio, porque se es más convincente y efectivo, usando los mecanismos que mejor uno conoce, es lógico y nunca reprochable. Por lo tanto, defiende uno sus intereses e ideas, mejor en su lengua madre, a menos que domine en igual modo todas.
La lengua es excluyente cuando se convierte en herramienta de poder y política, poco que ver con su uso diario. Hoy hablamos el castellano, porque en una carambola histórica, fue la lengua que casualmente mejor se manejó entre los poderes y la política. Podría haber sido cualquier otra, incluso alguna de las que ya solo son un residuo de lo que fueron, como el bable, o quizás por reinado el catalán o el francés borbónico, pero no fue así.
Le tocó al castellano, y eso no la hace mejor ni peor; ni a la lengua, ni a sus hablantes, pues la identidad que crea es tan solo lingüística y muchas más identidades tenemos, suerte si el castellano se conoce, sin tener que renunciar a otras, ni identidades ni lenguas.
Hoy en España, se puede ser políglota eludiendo la ignorancia y aprovechándose de nuestros recursos, en el intento de saber y abrirnos hacia otros y no por necesidad impuesta por poderes monolingües o por el hambre que nos obliga a pedir en otras lenguas para alcanzar limosna.
Se parecen los idiomas a los políticos, en que son oportunistas y se adaptan fácilmente al medio que los habla, si es el campo se vuelven camperos, si es la ciudad presume su vocablo de urbanita, si son adoptados por corazones poetas, poéticamente extienden las alas y se pierden en retóricas metáforas y tropos altaneros.
Adoptados por señoras o señores políticos en campaña, como los que usted menciona, se vuelve el lenguaje populachero, interesado, hipócrita, vacio y mezquino, pero no olvidemos que si existe un político defendiendo unas ideas, es porque existe un voto gallego que las comparte y no son esos votos de invasores, ni atlantes, sino también gallegos, ni más ni menos que otros.
No soy nacionalista ni puedo apoyar el concepto, pero en la razón y el sentimiento, puedo encontrarme adoptivo de mil partes, sin ser patriota de ninguna. Lástima que ninguna a mí me adopte, y solo el lugar de nacimiento o una sangre igualmente roja, me haya dado derecho a un pasaporte.
Por último, no era crítica la mía, en el sentido de censura, al uso escrito de su tono, cada uno que escriba lo que guste y así se desahogue a gusto, sino comentario de lo que a mí me causa y no causa disfrute. Usted lo permite abriendo la utilidad de comentarios y yo comento, como puede leer, de la Vega no se corta.

Me despido con unos versos de Eduardo Blanco Amor, que dicen: "Adiós que me vou chorando/a despedida foi boa/a volta sabe Dios cando".
Espero que pronto y muchas gracias por sus respuestas y sus nuevas fotos.
Suyo Z+-----

El mendigo dijo...

Con Wen adoito estar dacordo, así que...idem.


Galicia Profunda, que non me esqueza de darche a noraboa polo teu blogue. Caín o outro día dende o blogue das cousas d'opaco no teu, e gustoume moito.

O miña entrada...é unha merda. Pero o artículo do profesor da UNED que enlace éche bó, e recoméndovos a lectura.

El mendigo dijo...

Señor de la Vega...para usted tengo que abrir un nuevo comentario. Me honra con los suyos y no es frase hecha ni cumplido, que de estos yo huyo.

Bueno, ahora más suelto. No me importó que me dijera lo de los insultos, pero creo que las palabras gruesas existen en la lengua con el mismo derecho que las sutiles, igual que todas las personas, gordos y flacos, tenemos el mismo derecho a existir.

Y así como hay veces que la situación reclama usar tonos pastel o la acuarela, para pintar según que escenas hay que coger los colores más densos y grasientos, y estamparlos en el lienzo según salen del tubo, sin miramientos y con un pincel bastante grueso.

En un concierto, hay tiempo para los violines y para los trombones.

En cualquier caso, agradezco su apunto y su sinceridad en lo que vale, que es mucho, porque es la escasez y rareza lo que da valor a las cosas.

Eso sí, disiento totalmente de la primera parte de su mensaje.

La tribu que dio nombre a Gallaecia estaba afincada en el actual Portugal. No eran tribus celtas aunque sí había cierta permeabilidad en la lengua y la tecnología (la forja del hierro). Los celtas, para desgracia de los gallegos que creen de un cornudo guerrero ario se asentaron predominantemente en tierras del Duero y Tajo, tras tres oleadas migratorias.

Así que la etimología de la palabra Galicia (o Galiza, o Galiça, que es lo mismo) no abarca o explica lo que la cultura gallega encierra. De celta no tiene nada. O, al menos, tiene menos de celta que, por ejemplo, la castellana.

La cultura gallega se forma en el alto medioevo como aculturación secular del sustrato indígena a la cultura del Imperio. Con el paso de los años, ha ido evolucionando y convirtiéndose en el acervo cultural que hasta nosotros ha llegado.

Y no para aquí la historia, evidentemente, nosotros también formamos parte de esa cultura y deberá seguir evolucionando...si no dejamos que muera.

Y parte esencial de la cultura gallega es el idioma gallego. La lengua es la llave que abre el paso a esa cultura. Si no tenemos esa llave, difícilmente podremos comprender esa cultura.

Un ejemplo muy socorrido es el de la "saudade". ¿Qué coño es la saudade? ¿Cómo puedo traducir ese término al castellano?

Cuando traduje, hace tiempo, la canción de Le luneux, empleé el gallego porque me permitía unos matices que el castellano no me ofrecía.

Cada idioma es una forma de entender el mundo, y para comprender cabalmente la cultura gallega cómpre coñece-la lingua.

Si no, es como ver una película en 3D sin las gafitas esas de colores. Pierdes perspectiva. El idioma son las gafitas esas de cartón, que te permite apreciar la realidad de una determinada forma.

Por lo tanto, si se pierde el gallego, y una vez perdido no hay forma de resucitarlo, porque sonará falso, más o menos como cuando yo lo hablo...si se pierde el gallego se habrá perdido la llave, y nadie podrá jamás volver a abrir el cofre de la cultura gallega.

Como tampoco somos capaces de entender la cultura ibera, o el arte parietal paleolítico. Se perdió la llave.

Una persona que no posea ese idioma, no puede decirse que sea gallego. Un gallego puede hablar en castellano, en ruso o en faroés. Pero si no tiene interiorizada la lengua gallega, no es gallego. Es decir, no forma parte del universo cultural gallego, no participa de la comunidad de los que ven las cosas a través de ese prisma.

Bueno, sobre ciudadanía y nacionalidad ya estuve hablando, así que no me enrollo más, que soy muy pesao.


"Tampoco creo que sea un problema de inmigrantes de élite"
Si, la inmigración que llegó a Galicia es de signo muy diferente que la que llegó a Euskadi o Catalunya, por ejemplo.

Una pareja de Lugo, que marche a trabajar a Euskadi, cuando tienen un hijo le ponen Iker.

Jamás una pareja de castellanos que llegan a Galicia le pondrán Uxía a su hija.

La lengua vasca o catalana tiene detrás un cierto prestigio, era la lengua (sobre todo en el caso catalán) de la burguesía, de las élites.
En el caso gallego era al contrario, el gallego era la lengua de los pobres, de los aldeanos. Los recién llegados se guardaban muy mucho de aprender esa lengua que sólo servía para dirigirse a las vacas. Muy al contrario, era la clase media de las villas las que se esforzaba en aprender la lengua de prestigio, el castellano. Como ahora el inglés es lo más chachipiruli, vamos.

Y no es descabellado hacer un paralelismo entre las posturas lingüisticas actuales, y el origen familiar. Las familias castellanas llegadas a las ciudades gallegas (como pasante, militar, farmaceútico...) siguieron transmitiendo su desprecio a lo gallego a las siguientes generaciones. Sus hijos no aprendían gallego y, de mayores, rechazaban aquello que no comprendían. Y, generación tras generación, hasta hoy.

Mira los apellidos de las listas de UPD, si no me crees...

;)

El mendigo dijo...

Interesante el artículo de Joan Garí en Público:

¿Galicia Bilingüe?

Ha resumido en cinco párrafos lo que yo llevo intentando decir en 50. Algún día aprenderé...

Campurriana dijo...

Demagogia también por vuestros lares por lo que estoy viendo. El gallego el idioma de las vacas...bla bla bla...

Parto de la base de que la lengua (cualquier lengua) está para comunicarse. Parto de la base también de que deben ser protegidas las lenguas que corran el peligro de desaparecer.

De todas formas, pienso que al final las condenadas a hacerlo, inevitablemente morirán...

Que cada uno hable en la lengua que quiera y punto. No olvidemos que Galicia tiene dos idiomas oficiales porque os aseguro que muchos lo olvidan. Los de un lado y los de otro. Y, si no, que reformen el Estatuto de Autonomía para empezar.

Me gustó lo que se añadía en el artículo "Yo protesto" de La Voz de Galicia acerca de este tema:

"Ahora, aquel hermoso ideario de los grandes galleguistas parece usurpado en manos de intolerantes que lo emplean como arma arrojadiza entre gallegos. Muchos callan ante esto. Pero yo, que fui multado precisamente por impulsar que se publicase en gallego en este periódico, hoy protesto. Protesto porque el idioma que antes fue negado ahora se quiere imponer sin contemplaciones ni concesiones al sentido común. Y la lengua se parece en esto al amor. Si nadie por la fuerza pudo retirarla, nadie por la fuerza podrá tampoco imponerla"

Simplemente, Tolerancia.

El mendigo dijo...

¿Vuestros? Yo expreso mi punto de vista, esta entrada no es colegiada.

¿En qué punto incurro en demagogia? ¿En qué punto falto a la verdad?

Tú, como yo, eres descendiente de castellanos. Probablemente en tu casa jamás se ha hablado en gallego y por eso encuentras en el gallego una dificultad añadida. Yo, al menos, nunca te he escuchado expresarte en gallego ¡Con lo fácil que sería que todo el mundo hablase en castellano! Que veo muy bien que emplees el castellano, yo también lo hago en la práctica totalidad de las ocasiones: pero no pretendas que todo el mundo haga lo mismo.

Mira, te voy a explicar la diferencia: vienen inmigrantes, con otra lengua y otras costumbres. Hay que respetar ese acervo cultural que traen y no tratar de frenar que se expresen en su idioma (como se procura en algunos estados, como la inmersión forzosa en francés).

De esta forma, la integración cultural se producirá sin traumas ni presiones.

El anterior responde al tipo de inmigración de baja extracción social que, por ejemplo, constituyen los gallegos emigrados a Catalunya, a Francia, a Euskadi o a Alemania.

Pero existe otro tipo muy diferente de inmigración, que es la de las élites. Desde la llegada de la dinastía Bourbon a la corona española, se promovió el centralismo administrativo (modelo importado de su Francia natal). Ello comportaba la homogeneización del Estado siguiendo un patrón. ¿Qué cultura fue usada como patrón? Elemental, la de la corte: el ombligocentrismo monárquico es infinito. Así, el dialecto de Île-de-France fue impuesto como lengua del Imperio, y el dialecto del castellano que se hablaba en Madriz fue convertido en la norma. El resto de lenguas y dialectos fueron relegados al término de patois, lengua de provincianos o, como aún se escucha en Madriz..."español mal hablao".

Que ha existido una situación de diglosia en la que el gallego era la lengua de la pobreza y el atraso, no me parece demagógico, es un hecho incontrovertible, reconocido por cualquier lingüista. El gallego era, y en cierta medida y en ciertos ambientes aún es, la lengua para dirigirse a las vacas.

Y volvemos a la inmigración y a principios del s.XVIII, cuando el rey fue Felipe V fue Rey de España y no de LAS ESPAÑAS.

El centralismo administrativo (promovido especialmente por el ilustrado Carlos III) promovió el uso del castellano, relegando el de las lengua vernáculas de cada territorio. Este uniformismo o imposición del castellano en la administración continuó durante toda la monarquía borbónica, exacerbado durante las dictaduras de Primo de Rivera y Franco, y con el breve paréntesis de la II República.

El Estado cubría pues los puestos de la administración con gentes del entorno cortesano. La llegada de religiosos, militares y funcionarios de justicia, de hacienda...a las villas y ciudades gallegas, trayendo como es natural su idioma, así como la generalización de la enseñanza, en instituciones religiosas invariablemente en castellano, supuso el comienzo del declive del idioma gallego.

Esta inmigración es de signo opuesto a la anteriormente descrita, de los gallegos que emigraban al exterior, y tenían que aprender alemán si querían enterarse de algo.

Los llegados de la villa y corte no tenían ninguna intención ni interés en hacerse a la lengua y las costumbres gallegas. Antes bien, querían que fueran sus costumbres, la norma y medida por la cual se rigiera su mundo.

Cuando es la población local la que es forzada a adoptar la lengua y cultura de los inmigrantes, es un tipo muy particular de inmigración llamado COLONIALISMO.

Que es el que tú y yo, como descendientes de castellanos, practicamos cuando hacemos vida en idioma castellano en tierra de gallegos.

Porque nos es más cómodo, sin duda. Y nadie nos lo impide.

Porque, cuando dices: "Que cada uno hable en la lengua que quiera y punto." ¿Quién te lo impide? ¿Alguien te ha impedido expresarte en castellano? ¿Has sido marginada en algún sitio por ser castellanohablante? ¿Existe alguna ley que coharte tu libertad de escoger el idioma en el cual quieres expresarte?

Eso sí, para ser funcionaria se te exige el conocimiento del gallego, así como del castellano. Porque en tu trabajo tienes la obligación de comunicarte con el ciudadano en la lengua que éste elija: está en su derecho.

¿Evidente, no? Además, eso para ti no supone ningún problema: has estudiado en Galicia, con lo que no tienes que pasar el examen de gallego. Has estudiado en España, con lo que tampoco tienes que pasar el examen de castellano.

¿Ves mal que se exija a un inmigrante exterior un examen de castellano para entrar en la administración? No parece muy lógico poner a un húngaro en una ventanilla, que no tenga ni zorra de castellano. ¿Tú lo verías bien, contratar a un funcionario que no conoce el idioma castellano, para que esté, por ejemplo, en la DGT de Segovia? Se iba a liar parda.

Entonces ¿por qué te parece mal que se le exija a un funcionario que sepa ¡UN MÍNIMO, IRRISORIO, UNA PURA FORMALIDAD! de gallego?
¿Acaso tiene que ser el ciudadano el que se adapte al idioma del funcionario, y no al revés?
¿Acaso en Segovia admitiríais aprender húngaro para renovar el carnet de conducir?

Eso sí que sería una imposición: Colonialismo. O lo que es lo mismo: papanatismo cultural, ombligocentrismo.

Precisamente, ya que mencionas el Estatuto, la administración tiene la OBLIGACIÓN de dirigirse al ciudadano en la lengua que éste escoja.

Un gallego tiene, por la Constitución, el derecho de dirigirse a la administración en cualquiera de las dos lenguas oficiales. Y para salvaguardar ese derecho es que se exige al funcionario conocerlas, así como se le exige poseer aquellos otros conocimientos que le serán necesarios en el desempeño de sus funciones (el Tetris...).

Eso sí, un gallego tiene la OBLIGACIÓN de conocer el castellano, pero no el gallego. Ésa es la desgracia de un Estatuto franquista, concebido bajo la amenaza de una nueva sublevación militar. Un nuevo Estatuto se propuso, pero fue boicoteado por el españolismo.

La misma imposición que se aplicaba con el Quechua, el Aymara o el Guaraní en las américas, se aplicaba en las españas con el astur-leonés, el gallego, el catalán, el euskara, el aragonés, el castúo, la aljamía...

Esa imposición es la que ha llevado a varios de ellos a la extinción, mientras que otros están en un momento crítico: el gallego.

Cuando dices: "...al final las condenadas a hacerlo, inevitablemente morirán..."

¿Quién dicta esa condena? ¿Consideras que el gallego está condenado, predestinado a desaparecer? ¿Por? ¿Alguna tara de nacimiento, tal vez? ¿Inferioridad respecto tu idioma? ¿O desaparecerá por la imposición histórica de un idioma, el idioma del imperio, el idioma del poder? Eso, por supuesto, unido a la vergonzosa y cómplice indiferencia de los gallegos para su cultura, que lo mismo dejan que iglesias y conventos se vengan abajo de pura ruina, o castros sean expoliados, mámoas destruidas por carreteras, como deciden prescindir de su idioma por pereza e ignorancia.

Si Castilla tiene culpa por imponer su lengua, más culpa tiene Galicia por permitírselo.

Pero entonces, si crees que el gallego está predestinado a perecer, ¿por qué dices?: "...también de que deben ser protegidas las lenguas que corran el peligro de desaparecer"

¿Para qué? Si total, está condenada y es inevitable que muera, ¿para qué hacer el esfuerzo? ¿No es una contradicción en los términos? ¿O simplemente expresas un deseo, pero te cubres las espaldas de forma políticamente correcta?

Sí, sí, protegerla. Se va a ir a la mierda de todas formas, pero hay que protegerla mucho.

¿No es hipocresía, ese razonamiento? No, es simplemente la posición del españolismo. El del PP mesetario, sucursal birretista, y el del partido (de mierda) de Rosa Díez.

Es lo que hizo el PP en todos estos años y lo que ha hecho el P$OE en toda esta legislatura. Sí, sí, es una riqueza, hay que protegerla. Mientras lo decían, dándole de patadas.

Y dime, galletita, ya que dices que hay que protegerla...¿Cómo la protegerías? En vez de todas esas palabras bonitas ¿Qué acciones tomarías para proteger la lengua? ¿Guardarla en una ornacina, para que los gallegos la vean y no la toquen?

A ver, qué se te ocurre a ti que podemos hacer para proteger el gallego.

Si las acciones del Departamento de Normalización Lingüística, que Touriño amarró al P$O€ asociándolo a Presidencia, te parecen intolerantes e impositivas. ¿Qué medidas de protección del idioma se te ocurren a ti?


Copias ese artículo de La Voz.
"ahora se quiere imponer sin contemplaciones ni concesiones al sentido común"
No le puede preguntar al que lo escribió, pero ya que lo pones te pregunto a ti:
¿A qué imposición os referís? ¿Quién, cuándo y cómo os impone el uso del gallego?

Yo ahora estoy escribiendo en castellano, mi lengua. ¿Alguien me lo impide, alguien me lo prohíbe? Tú has contestado en la misma lengua ¿por? En tu blog todas tus entradas están escritas en castellano. ¿Has recibido la visita de la policía lingüística para impedirlo?

¿Dónde está esa imposición de la que habla la derecha?

El gobierno gallego, en uso de sus competencias, puede:

a) exigir que sus funcionarios conozcan la lengua propia de Galicia, para poder atender a los ciudadanos en ella.

Lógico.

b) Vigilar el aprendizaje de esa lengua en la enseñanza, aumentando la carga lectiva o el número de materias que emplean esa lengua como vehicular, como es el caso.

Como no podría ser de otra forma.

c) Promover el uso de esa lengua en todos los ámbitos, el jurídico, el comercial, el literario, EL PERIODÍSTICO...

Y ahí llega la madre del cordero, y por lo que el periodisticucho salta: porque La Voz recibe jugosas subvenciones de la Xunta, a pesar de estar escrita en el idioma de Castilla. Y desde el BNG piden, y estoy totalmente de acuerdo, que o escribe en gallego, o se cierra el grifo. Nadie les obliga a cambiar al gallego. Ahora, nadie obliga a la administración a subvencionar la injuria de que todos los días, "La Voz de Galicia", sea una voz castellana.

Acabando, el peridistilla este, evidentemente no sabe de lo que habla. Existen infinidad de lenguas que han sido exterminadas por la fuerza. No necesariamente la violencia, basta con la fuerza. El gallego, dentro de unos años y si no cambia el rumbo, será una de ellas.

De la misma forma que han desaparecido unas lenguas por la fuerza, han sido sustituidas por otras. Colonialismo cultural.

Por citar un sólo ejemplo: la imposición del turco sobre la lengua kurda.

¿En nuestro país? Por ejemplo, el ladino o sefardí, o la misma aljamía. Hablar en esos idiomas podía suponer la muerte de este desgraciado por judaizante o moro.

Qué poco sabe ese desgraciado de lenguas, y de amor.


Yo no veo que exista coerción ninguna en el uso del castellano en Galicia. Sí que veo claramente, el empeño y la ilusión de cierta parte de los ciudadanos gallegos (mayoritariamente de origen inmigrante mesetario, curiosamente) de seguir imponiendo el castellano como norma y medida.

Recuerdo la primera vez que visité Coruña, y pregunté por el hotel "Os Potes" a una pareja joven, pijitos de mierda como los que me encuentro cada día aquí. La tía hizo como que no tenía ni puta idea (estábamos al lado mismo). Luego, simuló entenderme y dijo, con cara de mala ostia:
"Ahhhh, el hotel LOS Potes"...sí, mira, se encuentra allí.

Una ciudadana gallega que rechaza, que odia el gallego. ¿Es gallega? No, por supuesto que no, evidentemente que no, pues no participa de esa cultura. ¿Castellana? Pues por el mal uso que hacía de mi lengua, las pocas palabras que nos cruzamos, tampoco.

¿Qué era, pues? Una niñata franquista, gilipollas e ignorante. Especie muy abundante en las ciudades de toda España, por otra parte.

Pero Coruña, Ferrol, Pontemierda o Vigo son excepciones, islas castellanas. Galicia está ahí fuera y se expresa, aún mayoritariamente, en su lengua de seu, que es el gallego.

Diga lo que diga la Constitución franquista.

El mendigo dijo...

Madre mía qué rollo estoy metiendo.


Ya, por resumir. Un inmigrante, como decía el Señor de la Vega, llega a la tierra de acogida con un caudal cultural.

Este inmigrante tiene derecho a mantenerlo y no ser forzado a desecharlo para aceptar la cultura, la lengua del país de acogida (como ha promovido Sarko y proponía Raxoi). El proceso de integración ha de ser voluntario y paulatino.

(eso sí, mientras no aprenda castellano, no puedes poner a un húngaro en la ventanilla de la DGT, es de cajón).

Pero lo que no puede pretender un inmigrante es forzar a asimilar su cultura a la población autóctona, desechando la propia. Que es lo que se ha hecho en Galicia, durante siglos, con el castellano. Eso es colonialismo.


Campu, si yo comprendo que para ti, como para mi, es mucho más cómodo hablar en castellano. Pero cuando fuiste a Londres ¿Te dirigías a los paisanos en castellano? ¿Pretendías que la cajera del Subway te atendiera en tu idioma? Eras tú la que hablaba en inglés, si querías hacerte entender.

Claro que Inglaterra no es una colonia de España. Quizá si una inoportuna tormenta y un capitán inepto no hubieran mandado a pique la Armada Invencible...

Pero no fue así, y ahora Inglaterra es independiente. Como Portugal. Como casi, casi, Catalunya (el Conde-Duque tuvo que mandar el resto de las tropas que tenía, para no perder también esas tierras).

Así como te comportas con humildad cuando vas a Inglaterra, y no exijes de esos hijos de la pérfida Albión que hablen en idioma cristiano, tampoco pretendas que los gallegos tengan que hablar en tu (nuestro) idioma. No sumes esfuerzos a los que procuran destruirlo con mentiras.

Porque decir que en Galicia se impone a alguien el uso del gallego (fuera de su labor profesional, como es evidente, especialmente en el caso de funcionarios) es mentira.

¿O contratamos al húngaro en la DGT de Segovia y reconocemos el derecho de sus niños a una educación pública en húngaro?

Pues el gallego no es menos que el castellano, ni el húngaro. El idioma propio de Galicia es el gallego, y es natural que la administración gallega lo emplee y se lo exija a sus empleados en su actividad profesional, así como también deben acreditar el conocimiento de castellano en todo el Estado.

Y luego, en su vida privada, pueden hablar en suajili, escribir poemas en bantú o cantar en faroés, que nadie les pondrá pega alguna.

Campurriana dijo...

Que veo muy bien que emplees el castellano, yo también lo hago en la práctica totalidad de las ocasiones: pero no pretendas que todo el mundo haga lo mismo...


MENDIGUIÑO, NO PRETENDO QUE TODO EL MUNDO HAGA LO MISMO. NO LO HE MENCIONADO EN NINGÚN PUNTO QUE YO SEPA.

Porque, cuando dices: "Que cada uno hable en la lengua que quiera y punto." ¿Quién te lo impide? ¿Alguien te ha impedido expresarte en castellano? ¿Has sido marginada en algún sitio por ser castellanohablante? ¿Existe alguna ley que coharte tu libertad de escoger el idioma en el cual quieres expresarte?

HAY MUCHAS FORMAS DE DISCRIMINAR Y TE ASEGURO QUE YA HE VIVIDO UNAS CUANTAS. SIN IR MÁS LEJOS, MI MADRE VA A CENTROS CULTURALES Y DESDE QUE LLEGÓ EL BNG AL PODER LOS FOLLETOS CURIOSAMENTE ESTÁN EN UN GALLEGO QUE NO HABLAN NI ELLOS. ¿FOLLETOS EN CASTELLANO?. NI HABLAR. BUENO, AHORA TENDRÁ SUERTE PORQUE PARECE QUE EL BLOQUE HA PAGADO CARO EN ESTAS ELECCIONES. NO SUELE FUNCIONAR ESO DE CREAR PROBLEMAS DONDE REALMENTE NO LOS HAY. DEBERÍAN SABERLO.

Un gallego tiene, por la Constitución, el derecho de dirigirse a la administración en cualquiera de las dos lenguas oficiales.

TOTALMENTE DE ACUERDO. CREO QUE NO HE DICHO EN NINGÚN MOMENTO LO CONTRARIO Y, DESDE LUEGO, SOY LA PRIMERA QUE APOYO LA LIBERTAD PARA ELEGIR UN IDIOMA.

ASÍ QUE ANTES DE SOLTAR POR ESA BOQUITA, PÁRATE A LEER, QUE TIENES UN ROLLO...
:p

POR CIERTO, ESCRIBO EN MAYÚSCULAS PARA DIFERENCIAR LO QUE TÚ HAS MENCIONADO DE LO QUE YO HE MENCIONADO DE UNA FORMA RÁPIDA.

El mendigo dijo...

¿Y en qué idioma espera tu madre que estén los folletos? ¿En húngaro?

¿Cuántos años lleva tu madre viviendo en Galicia? ¿40? Pues ya va siendo hora de que se ponga a aprender gallego ¿no? Si quiere, vaya, nadie la obliga. Pero resulta conveniente, si piensas vivir en otra sociedad, aprender su lengua. Es más cómodo, desde luego, que los indígenas aprendan la tuya. Es cómodo pero no es moralmente correcto: es una situación de colonialismo cultural que conduce al etnicidio.

Supongo que si se hubiera mudado a Lisboa, sí que haría por aprender portugués. Supongo. Claro, que portugal tampoco es parte del Imperio.

Que Castilla haya sido una potencia militar no puede seguir condicionando la relación entre las lenguas.


En cuanto a lo de que pretendes que todo el mundo hable en castellano, por supuesto que no lo has dicho, pero es tu deseo con ese discurso. Con lo de "los que hablamos castellano estamos perseguidos" lo que se busca, sin duda, es la prevalencia del castellano y, a la postre, la unificación de España. Nacionalismo español excluyente. Puro y duro.

Luchar contra el mínimo resquicio de defensa del gallego, como que los folletos estén escritos sólo en ese idioma. Tu postura implica, necesariamente, la desaparición del gallego.

¿Ésa es toda la persecución que ha sufrido alguien de tu familia por hablar castellano? ¿Que el programa cultural no estaba en su lengua? Pfff. El día que Castilla deje de mirarse el ombligo...


Ah! Y se me olvidó comentar otro desatino tuyo. Las lenguas son mucho más que un instrumento de comunicación. El gallego es mucho más que el morse, el COBOL o las luces de un semáforo.

Con el gallego, morirá un pueblo con una cultura milenaria. Para solaz de los castellanos, que tendrán un problema menos para crear ese mito que es España a su imagen y semejanza.

Ahora: tienes razón. Los gallegos han vuelto a elegir mayoritariamente derecha y españolismo (como en todas las anteriores), confirmando su determinación de dejar de ser gallegos.

¡Sea pues! Así se vayan a la mierda. Dejando de ser gallegos no van a ser madrileños, seguirán siendo ciudadanos de segunda. Y, la verdad, no se merecen otra cosa.

El mendigo dijo...

La cuestión es que si tu madre se fuera a vivir a Münich, nadie la obligaría a aprender alemán. No sería discriminada, no tendría menos derechos por no conocer el idioma.

Pero estoy seguro que tu madre se esforzaría en aprender alemán. Entre otras cosas, para poder entender los programas culturales.

Con el gallego no hace falta, pues al fin y al cabo, esto es parte del imperio.

Lo cual me lleva a la conclusión de partida: si una lengua quiere ser respetada, ha de tener detrás el respaldo de un Estado. Si Galicia fuera independiente, como lo es Portugal, tu madre no se sorprendería de que los folletos estuvieran sólo en portugués.

El bilingüismo es la mentira tras la que se esconde el monolingüismo castellano. La independencia es el único camino para la salvaguarda de la cultura y la lengua gallegas. Como parece que no es esa la voluntad de mayoritaria de los gallegos...pues ya podemos darle la extremaunción.

¿Ves, galletita? Si al final nos ponemos de acuerdo. El gallego está condenado a desaparecer, así que para qué andarnos con cuidados paliativos. Desconectémosle de una puta vez de la máquina y al menos que muera con honra. Mejor eso que ver a los galleguitos hablando gastrapo, que no saben ni una lengua ni otra.


Sólo una noticia buena: entre españolismo y españolismo, prefiero a Feixó. Aunque no te lo creas, yo también me alegro de que se vayan a la mierda Touriño y Quintana. Para tener derecha, mejor el original.

El resultado es el mismo, los tres son la misma mierda: Más explotación y destrucción del territorio. Más corrupción. Más desigualdad social, más injusticia. Más cemento. Más privatizaciones. Más egoísmo, más mercantilización.

Menos gallego.

El mendigo dijo...

Sentirse perseguido porque en Galicia se escriben los programas en gallego. Tiene gracia.

Los programas en Alemania se escriben en alemán, en Francia en francés y en Portugal en portugués. Pero en Galicia no pueden escribirse en gallego, para que los inmigrantes no se sientan discriminados.

Galicia es territorio conquistado y aquí, un castellano ha de sentirse como en casa.

No es que nadie te persiga pero, si persistes en la obstinación de no aprender el idioma del lugar en el que resides, por supuesto que tienes unas carencias. No es que nadie me discrimine, pero si me empeño en no aprender a sumar, por supuesto que habrá cosas que no podré entender.

Es curiosa la posición hipócrita. Todo el mundo dice respetar mucho el gallego, es una riqueza y blablabla. Ahora, todos sabemos que si metemos en una misma piscina un pez grande y uno chico, el grande se acabará por comer al chico. Eso todos lo sabemos, pero nadie lo reconoce. Convivencia, bilingüismo, tolerancia... Y al cabo de un tiempo ¿dónde está el pez chico? Ahh, estaba condenado a desaparecer. Claro, está condenado desde que introduces una especie alóctona en su nicho ecológico.

Y si alguien hace algo por defender la especie autóctona de la voracidad de la extranjera...ehhhhh, respeto! tolerancia! Que me oprimes! Hay que publicar los folletos en gallego!

Pues ya está, que la especie invasora se desarrolle libremente y luego, a llorar con lágrimas de cocodrilo la desaparición del gallego. Póbrecito, es que estaba sentenciado.

¡Qué pena!

pilar dijo...

Soy de Segovia. Llevo veintitrés años viviendo en Galicia y jamás, jamas me he sentido discriminada por utilizar el castellano.

Leo perfectamente los folletos en gallego sin ningún problema.

El mendigo dijo...

Gracias, Pilar!

Ya empezaba a creer que estos malvados gallegos habían hecho una excepción conmigo en su labor de segregación racial.

:p

Raíña Loba dijo...

Me encanta cuando voy a mi aldea y hablo y escucho a los demás en el gallego no normativo que utilizamos.
Y en otras aldeas tienen otras expresiones distintas.
No me gustaría perder nada de esto, si algún día sucede no sólo se perderá esa particular forma de hablar, las personas dejarán de ser genuinas.

Qué tristeza y que mundo más idiota estamos creando.

Señor De la Vega dijo...

Me honra señor El Mendigo, con su deferencia y atención.
Deberá perdonar mis errores en los comentarios que realizo. Solo espero que sepa interpretarme.
La simplificación, en mi primera parte sobre el origen de Galicia como nombre, fue manifiesta y desconocía su capacidad historiadora. Mi punto fue dar por hecho que el nacimiento de Galicia no es divino, ni bíblico, sino circunstancial en la denominación de unos romanos que buscaron un nombre para una provincia del imperio, que después de 2000 años, se quedó en lo de ahora.
Mencioné el origen del nombre adoptado por comunidad y lengua, para en dos líneas ofrecer un argumento encontrado al suyo, que mantenía y mantiene según usted, que el no hablar el gallego significa el no serlo, culturalmente hablando.
Pero en lugar de mi mala explicación e inexacta, podría partir de la suya, para mantener mis conclusiones exactamente iguales, es decir que la identidad gallega no depende de la lengua, pues las lenguas al igual que nuestra educación, no nos clasifica como algo inmutable, solo los humanos nos autoclasificamos, con el afán de defendernos o enfrentarnos, y cuando en alguna de nuestras múltiples identidades entramos en conflicto, convertimos con ello el sentimiento de identidad en excluyente. Y perdone mi señor, pero ahí, nunca encontrará a 'De la Vega', o mejor dicho, si hace falta me inbuyo en identidad gallega, para defenderla del abuso, contra el que lo cometa, no contra otras identidades. Asumir empatizando con todas las identidades, es posible, si interiormente no las enfrentas, es decir, no te clasificas. (Ya nos clasifican las administraciones estatales y el mercado, bastante).
Identidad Española, hay muchos que dicen tenerla, tampoco la rehúyo ni la enfrento a nada, si injustamente la estigmatizasen, en algún lugar, otros más fuertes, también la defendería de sus agresores.

También he leído su entrada sugerida sobre 'ciudadanía y nacionalidad', en la cual utiliza muy interesantes argumentos y ejemplos, bien defendidos y mejor escritos, aunque no lo comparto todo, en sus conclusiones.
Sentirse clan, tribu, ¿nación?, para mí, es una noción que parte de un fuerte sentimiento de grupo, o de un intenso lavado de cerebro, y trabajando sobre esos sentimientos nacionales se asumen y crean, lazos familiares, formas de subsistencia, modelos de convivencia, se modifica el entorno y se crea idioma para denominar al medio y expresar emociones. Hace falta un período importante de tiempo, ya que históricamente no nacen tribus o naciones en menos de doscientos años, con algún resultado más sólido que un tocado de plumas de ganso, una banderita a rayas, una jerga, o una Marca dada, (a un trozo de carne picada dentro de unos panes).
(Nota: quizás me equivoco, y hace falta solo una reunión en un estadio, el consumo en Ikea, o el vestir como un Zombi...)

Pero ¿a quién le interesa una nación en el mundo moderno? dominado por estados* poderosos, donde los retos nos vienen desde otros ámbitos, donde las decisiones se toman desde grupos superestatales o imperios globales, y todos (los que importamos) estamos conectados, en algarabía interactiva, sin más fin que el seguir entretenidos, mientras mueren hermanos humanos de poca importancia (más allá de las naciones y más acá de los estados).
*Cualquier estado, es la nación o tribu de las élites, donde el resto de la tribu o tribus, somos meros peones, sino esclavos.

A una mayoría de votantes gallegos (del campo de las ubres o de las principales urbes) parece que no le interese la defensa de una nación gallega y su cultura específica, (tampoco me parece que la mayoría de Euskal-Herria lo desee, a pesar de las pelotas vascas), desean mejor, bonos convertibles en Almuñécar o China, patrimonio y riqueza, un idioma franco y útil como el inglés, para que lo aprendan sus hijos en escuelas que con gran ignorancia denominan bilingües. También necesitan de un idioma (que es el único que hablan y por tanto el que escuchan) como el castellano, de cierto empaque mundial, pues para usar el Portugués globalizado se quedarían con el actual Gallego.
Es más, los genes que bullen en los descendientes de aquellos descendientes (da igual el porcentaje que sea, pues el gen es recesivo) de la cultura castreña y después la galaico-romana, o que se fundieron con suevos, después visigodos y más y más hasta la fecha. Son gentes que se adaptaron a todos y a cualquier parte y volverán a adaptar sus sentimientos con los tiempos. Que sea, la lengua gallega actual que conocemos, o el Galenglish , no lo sabemos, y posiblemente se seguirán llamando a ellos mismos 'gallegos', en contra de lo que piense 'El mendigo', o nos sorprenderán y buscarán un nuevo gentilicio 'gallifantes o galópodos', porque tampoco tiene mucha importancia el nombre, puesto que adoptaron el apelativo y la lengua de un imperio, y si lo adoptasen de otro, no les heriría el orgullo, a lo más, que este imperio español comparado con el romano, es de chicha y nabo. Produciéndose el cambio de Galicia a Espanhicia con el adecuado tiempo, en un tiempo futuro. Claro que para entonces, a lo peor España se llama Obamia o Espein&cía.

Los ecosistemas, nos dan una idea de como funcionan las lenguas, cualquier cambio en el mismo afecta al todo. Y hoy tenemos millones de cambios en marcha, en todo el mundo, no sueñe con un ecosistema gallego, enmarcado en una ecosfera de cristal o un estado 'ad hoc'. La realidad es otra y está ahí fuera, machacando.

Yo, como Señor de la Vega, a pesar de descreer de las masas, de las naciones y ni le cuento de los estados, defenderé al más débil ante el abuso del más fuerte, y así proclamaré y solicitaré amparo a las lenguas que se encuentren en peligro, frente a la agresión, no de otras lenguas (ellas no se enfrentan), pero sí, del desinterés de los poderes políticos y simplificación intelectual de las personas que los sostienen, que sacrifican puerilmente el conocimiento de las palabras y sus maravillosa combinatoria ganada por nuestros antepasados, por un manual de instrucciones normalizado, y así moverse por un mundo de grandes letreros marcados (da igual la lengua pues igual la pena) por consignas de usar y tirar, como si con ello, se escapase más rápido de una angustia constante, buscando un horizonte que hicieron creer que era el nuestro, en una alucinación constante.

Pura desidia intelectual y moral, que pagamos y pagaremos caro socialmente, como sucede hoy por ejemplo, en esta crisis sin fondo de la clase media, que recusou a falar com as vacas, y por ello aún no comprende, el por qué el toro está tendido en la plaza (Bull market).
Suyo quedo, Z+-----

Xaquin dijo...

Os voy a contar...
Este es el tercer intento de dar mi humilde opinión en este pequeño debate.Es el tercero por miedo a ser malinterpretado por aquellos que no saben que es ser gallego y sentirse gallego, leer un monton de estupideces sobre el gallego, el bilinguismo en Galicia, nuestras costumbres, nuestra forma de pensar...Estoy mas que harto de que todo dios opine sobre Galicia y el gallego sin conocimiento de causa, marcandose el tanto de la sabiduria absoluta, sin verlo dia a dia en las calles, en las aldeas, en los bares, en el trabajo...
Os voy a contar...
Nací en tiempos de Paco, el de Ferrol, en una pequeñiiisima aldea, mas cercana a Fisterra que a Cruña, allí se hablaba el "jallejo" excepto con el maestro, el cura y el alcade cacique dueño de media aldea. Eso era bilinguismo "por favor a cojones", como diria uno de mis amigos. Pero en casa, "na leira", en el atrio de la iglesia y antes de entrar en la escuela se hablaba "jallejo".Hace más de 35 años que ya no vivo allí, pero cuando vuelvo, la gente sigue hablando y hablandome en la lengua que aprendimos de pequeños y que ni Paco ni nadie logró que olvidasemos.
Hoy hablo en "español internacional" y en "jallejo de Berdiojas" indistintamente en función de como me sea más cómodo expresarme, del estado de ánimo, por deferencia a mis interlocutores o por que me sale de allí.
Amo mi "jallejo" y me gusta saber hablar en "español internacional" porque me permite comunicarme con quienes, viviendo en el mismo lugar que yo, no conocen mi lengua o cuando hablo con quienes no son Gallegos pero tienen a bien venir a visitar mi tierra.
Y ahora si que os voy a contar....(procuraré no usar las palabras que me salen del "alma")...
Estoy harto de quienes quieren haceer un idioma nuevo del Gallego, hablo de los Lusistas ó reintegratas que no se porque c***** quieren mezclar Galicia con Portugal, que Portugal mola pero yo soy GALLEGO ¡coño!(perdon se me ha escapado).
Estoy harto de la "normalizacion linguistica" que no coincide en nada con el idioma que aprendí a pie de la teta de mi madre; y podria poner un monton de palabros que se han inventado y que he cotejado con gente de diferentes puntos de Galicia para confirmar que no existieron nunca.
Estoy harto de oir a niñatos aprendices de terroristas, herederos de Toño Matos, intentar hablar en un idioma inventado, que ellos no entienden y los demás tampoco, "por que mola ser radical pero no se lo que hago".
Y para "entrar na corte e matalas todas" viene una Vizcaina que no sabe lo que es el Euskera a salvar el bilinguismo en "Jalisia" ¡¡e eu na horta arrincando coleiros!!
¿quien ese esa friki para venir aquí a hablar de algo que no conoce ni de oidas?
¿por que c*** le permitimos que se acerque a menos de 500km de Galicia?
¿o es que acaso va a traernos la solución (a un problema que no existe)?
QUE NON EXISTE por que aqui falamos como nos sae do cu e ninguen nos vai meter na cadea por eso.
E despois tan os que opinan dende Sejovia,dende un poblacho que non ten ni 40 anos de historia, que por eso hai que buscala noutro lado, ou dende Sarajosa, e esos son os que teñen a verdade no seu teclado, os de Vilajarsia,Muxia,Fos ou da Peroxa non contan.
DEJENNOS EN PAZ, que ya arreglaremos nosotros lo que NECESITEMOS ARREGLAR.
Ainda así saudiña e sorte.
(Disculpa por el rollo Mendi)

Anónimo dijo...

Tou sentindo que nin na terceira vez fun quen de vos facer chegar ben o que sinto.
Pero tou certo de que sabedes ler no medio dos renglons dun iñorante e que sacaredes algo do que vos quixen decir.

"os bos e xenerosos a nosa voz entenden
e con arroubo atenden o noso rouco son,
mais so sos iñorantes, e feridos e duros,
imbeciles e escuros, non nos entenden,non."

Compriame tamen rubricar despois do "saudiña e sorte" nomeandome "señor de Berdiojas"

Campurriana dijo...

Mi madre vive en España y tiene derecho a tener la información en cualquiera de los idiomas oficiales de Galicia, lleve aquí uno o mil años, mal que os pese a unos cuantos. Y luego hablas de discriminación... Me hace gracia.

De todas formas,aquí no existe tal problema de idioma en términos generales. Ese problema que intentaron crear los del Bloque no sé con qué finalidad... Lo que está claro es que se equivocaron.

Pero bueno, podéis seguir gritando y equiparando el biligüismo al españolismo si os quedáis más tranquilos.

Por mi parte, soy la primera que respeto el gallego y la cultura gallega y disculpen que hable en castellano.

xaquin dijo...

¡¡y dale, perrito!! que no estamos hablando de que tu madre no pueda hablar en el idioma que le venga en gana; Estamos hablando de que tenemos el derecho de poder hablar Gallego, que este tenga, al menos, igual consideracion y validez que el castellano dentro de Galicia, que NOSOTROS podamos elegir si hablar gallego o no.
Otra cosa es que tu Mama no haya querido saber gallego despues de tanto tiempo de residencia aqui; aunque solo fuese por etica, o incluso por estetica, deberia haberse interesado un poco por hacerlo.
Ella ya tiene todos los derechos, yo y el resto de los gallegos no.
Saudiña e sorte.

El mendigo dijo...

Muy buenas tardes, mi Señor de la Vega. Como siempre, intentaremos seguir aprendiendo juntos.

Dice usted: "Mi punto fue dar por hecho que el nacimiento de Galicia no es divino, ni bíblico, sino circunstancial en la denominación de unos romanos que buscaron un nombre para una provincia del imperio".

No, Galicia no es un nombre. Galicia no nació cuando a un romano le dio por nominarla. Por lo mismo que dice usted, muy acertadamente: el origen de Galicia no es divino, ni se pierde en la noche de los tiempos. Galicia no es un cacho de tierra que, este sí, tiene una antigüedad de eones. No. Ese cacho de tierra es sólo una parte del todo que es nuestro mundo. Galicia no es la tierra, sino la gente. Más en concreto, la cultura común que tiene esa gente. Ciertamente que existe un vínculo, una relación entre cultura y medio en el que se desarrolla, pero no determinismo y mucho menos identificación con esa tierra. En un bar de Buenos Aires en el que se hable gallego, ahí está Galicia. Sin embargo, en una tienda de ropa de Pontevedra (hay otra cosa en esta ciudad?) en el que todos los clientes hablan en castellano, Galicia no está por ningún lado.

Por lo tanto, Galicia no nace con la conquista romana. En el momento de la conquista existen una serie de tribus independientes en la Edad del Hierro, que pese a la lógica similitud cultural no podemos considerar que constituyan una sociedad.

Así como la suma de pueblos del Estado Español no hacen un país. no podemos reconocer a Galicia en la suma de esas tribus.

Galicia nacerá de ellas, pero no podemos decir que Galicia existe hasta la creación de una cultura compartida propiamente gallega. Esto tiene lugar en el medioevo, y su rasgo más característico (como en cualquier otra cultura) es el idioma: el gallego (de aquella, galaico-portugués aún indiferenciado).

Dice usted:
"¿a quién le interesa una nación en el mundo moderno? dominado por estados* poderosos [...]"

Bueno, yo no doy primacía a la lucha identitaria. Creo que hay problemas mucho más importantes. Aún así, lo cortés no quita lo valiente y luchar por un mundo más justo no impide, sino que más bien implica el luchar por un mundo culturalmente diverso, frente al uniformismo que impone el capitalismo (y ayer el fascismo).

Por cierto, guardo en mi libreta su afirmación: "*Cualquier estado, es la nación o tribu de las élites". Me parece muy interesante.


Ah! No quiero dejar de resolverle un pequeño error:
"A una mayoría de votantes gallegos (del campo de las ubres o de las principales urbes) parece que no le interese la defensa de una nación gallega y su cultura específica"

No exactamente. Es cierto que es en el rural donde el gallego es mayoritario. Sin embargo, paradógicamente (o no tanto, si se conoce la historia gallega) es el campo gallego el que se desentiende de la defensa de la cultura gallega de la que es principal depositario.

Ignorancia del valor de su propia cultura, sí. Pero no sólo eso.

Otra pequeña puntualización: el aporte de suevos o visigodos al mapa genético gallego es algo así como ínfimo, si no despreciable. Eran unas élites guerreras que se mantenían aparte del populacho, y si rompían su endogamia era para emparentar con la nobleza autóctona. Lo siento por el gallego que quiera sentirse un guerrero ario, descendiente de godos o de celtas.


"Los ecosistemas, nos dan una idea de como funcionan las lenguas, cualquier cambio en el mismo afecta al todo."
Si y no, compañero. Veamos, es evidente que las lenguas se enriquecen con el trasiego, trayendo términos y modismos de otras lenguas. Está en la dinámica de las cosas, como también en los ecosistemas, que no están parcelados.

Pero este es un proceso equilibrado y muy lento (hablo tanto para lenguas como para ecosistemas).

No tiene nada que ver con lo que se ha hecho en Galicia: destruir todos sus bosques para obtener de ellos madera rápida, y sustituirlos por eucalipto o pino. Son fenómenos distintos, totalmente distintos. No es que haya una permeabilidad entre dos ecosistemas, el neozelandés y el gallego, que debido a su proximidad geográfica y climática han compartido su biocenosis. No. Es imponer UNA SOLA ESPECIE de Nueva Zelanda, el Eucaliptus globulus en Galicia, a costa de destruir el bosque gallego, con el objetivo confeso de alimentar a las fábricas de pasta de papel tisú de Marín y Navia.

Y con las lenguas lo mismo. No es lo mismo los préstamos que se hacen dos leguas de igual a igual, que la imposición del castellano como la lengua de la administración, de la judicatura, de la ciencia, de la enseñanza y, por fin, de la Iglesia (tras el latín).

No es lo mismo. No es lo mismo que tú y yo nos intercambiemos regalos, a que entre en tu casa a desvalijarla. No es lo mismo, es evidente.


Y ahora, vamos a comportarnos como críos: "a pesar de descreer de las masas, de las naciones y ni le cuento de los estados [...]"
Y yo más!
Creo que ya tengo escrito por ahí que no creo que haya gallegos. O vascos. O ligures. O... Al menos no gallegos puros, es decir, personas que sólo participen de la cultura gallega.

No, pero sí que existe Galicia, Euskadi, Liguria...es decir, sí que existe esa cultura.

Pero no sólo no hay españoles, sino que tampoco existe España. Cultural y sociológicamente hablando, digo. Es evidente que existe una entidad administrativa llamada Reino de España (insisto, suena mucho mejor República Galega).

Pero vamos, que puestos a quemar banderas yo echo todas a la pira, eh? Me cago en las patrias putas y me quedo tan satisfecho. En todas.

Un saludo!

El mendigo dijo...

Xaquín, e tamén a lobiña...eu vai tempo pensaba coma vós, que a normalización era unha parvada, un invento duns lacazáns de Santiago e soábame artificial.

Agora véxoo con máis tons. Primeiro: todos os idiomas (a lo menos, os oficiais) están normalizados. De feito, co galego fíxose dun xeito moi brando, moi amplo e aperturista. No galego normativo admítense moitas peculiaridades e especifidades das falas das distintas zonas lingüísticas.

No canto do castelán, por exemplo, por ter sido normalizado vai dos séculos, ficaron fóra moitos usos e termos das distintas variedades dialectáis. O castelán e unha lingua extremadamente rica, pero os académicos só verteron o diccionario unha parte do seu caudal léxico. Non recoñecer moitos tipismos do castelán só empobrece unha lingua.

Por exemplo, a miña nai é da serra de Gredos. Conflúen daquela o xeito de falar de Castela, pero tamén da Mancha e de Extremadura. Ela emprega ducias, centos de termos que non aparecen recoñecidos como castelás no diccionario.

Isto é unha perda, e a Academia Galega fixo un esforzo por evitalo, facendo estudos de campo.

De feito, a Academia Castelá só vai uns anos salíu do seu embiguismo para ollar cara a América, e recoñecer que o que eles falaban non era "castelan mal falado" senón outro xeito de falar a mesma lingua. Sen tanto énfase na pureza, agora admítense termos do castelán das américas...pero aínda non se admiten termos do castelán de Castela que, por non seren de uso na villa e corte, estanse a perder e son tratados como desviacións da norma.

Isto non ocorre co galego. Cómpre crear unha lingua franca para todos os galegos. Por suposto, esta lingua que é o termo medio de todos os galegos é artificial. Por suposto, ninguén o dubida. É tan artificial como o poden ser o castelán ou o francés normativo, pero é necesaria.

Máis, a diferenza das dúas anteriores, non se impón a forma normativa (a non ser ensinantes sen coñecemento nin sentidiño). Por exemplo, endexamáis eu direi man, irman ou chan. Para min é mao, irmao, verao, chao... Non oín un ruido senón que o oubín.

¿É galego normativo? Non, xa o sabedes. ¿É galego? POR SUPOSTO QUE É GALEGO!!! E a Academia así o recoñece. ¿Está "mal dito"? Non, por suposto que non.

Que non sexa normativo non quere dicir que esté mal, senón que non se escolleu para formar parte da norma. Pero, a diferenza doutras linguas, fóra da norma hai vida e espranza. Non pasa nada por se saír do normativo, a lo menos esa é a corrente que leva a Academia nestes últimos anos.

Logo, está a introducción de termos que nos soan estranos. Unhas veces son termos patrimoniais en desuso. Outras, son invencións ou calcos do portugués. Tamén é certo que cando son calcos do castelán, non protestamos tanto.

E logo queda o que comentas, Xaquín, do lusismo ou reintegracionismo. Buf! É que saímonos do debate e isto dai para moito. A ver...O Galego e o Portugués son linguas distintas ou variedades dialectais dunha mesme lingua? Normalmente, quen afirma unha das dúas con contundencia, é que non sabe do que fala.

É difícil dicilo, e a resposta depende dos parámetros que escollamos para definir unha lingua. Eu recoñezo que é un tema que supera con moito os meus coñecementos, así que déixoo no ar.

Iso non quita para que o lusismo me amole por dúas razóns:
a) refírese a unha pureza da lingua sen decatarse que a lingua está no povo, non nas regras lingüisticas. Que o povo tendeu o castelán por imposicións de tipo político: sen dúbida. Que sin esas presión o galego tería evolucionado como o portugués...seguramente. Pero a historia é a que é, a sociedade galega de hoxe tamén e non podemos inventarnos unha lingua que sería a que teríase falado de non seren os exércitos de Castela máis poderosos cos de León.

b) Ainda que tiveran razón, compriría ter más coidado coa lingua. Se o fixeran con linguas fortes coma o castelán ou o francés (as liortas que ten os portugueses co último cambio, moi menor, de norma)...pero o galego está en perigo. Por responsabilidade co idioma, deberían renunciar a crear unha purísima gramática paralela para xunguirse a maioría. Tempo haberá, toda vez salvado o galego, de discutir se son galgos ou podencos.

De todos os xeitos, a maioría da mudanza entre ambalas dúas normas son de tipo ortográfico. É o mesmo poñer un ejemplo que un exemplo: a pronunciación é a mesma. O mesmo ocorre cos dígrafos nh por ñ ou lh por ll. As dúas formas son recollidas no galego medieval, non hai unha distinta da outra. Eu podería escribir galego en cirílico, en aljamía, co alfabeto grego...e seguiría sendo galego. É unha cuestión de signos, iso é todo.

El mendigo dijo...

Campurriana, al final vamos a donde quería llegar:
Esto es España, mi madre es española y puede exigir que se la informe en español.

Por fin a quedado claro: esto es territorio conquistado y han de cumplirse las condiciones del vencedor.

Porque tu madre tiene derecho a que, en Coruña, los folletos estén en su idioma. Sin embargo, lo recíproco no es válido: un gallego que valla a vivir a Segovia, no tiene derecho a que los folletos estén en gallego.


Al final, todo es una cuestión de inquietud cultural. Cuando trasladé mi residencia a Galicia, me puse a aprender gallego y me apunté a la EOI. Mi profesor, realmente muy bueno, es de Palencia. Y su antecesor, que todo el mundo habla maravillas de él, extremeño.

Hay gente que, cuando llega a un sitio, siente la obligación, por respeto y cortesía hacia el lugar de acogida y sus gentes, de aprender su lengua.

Pero también está el explorador blanco que, llegado al continente africano, si se plantea aprender de la lengua de los indígenas más que las tres palabras que le pueden ser útiles o pintorescas. No es que los obligue a hablar inglés, entre ellos pueden hablar su algarabía si quieren. Pero para dirigirse al hombre blanco, habrán de ser los negros los que aprendan el idioma del hombre blanco, el de la ciencia y el progreso (póngase aquí francés, inglés, holandés, castellano, portugués italiano, flamenco o ruso).

Así actuó Castilla dentro y fuera de la península. Con la chulería del matón que espera que sean los demás los que se aparten en la acera a su paso. Él es el rey, el dueño de la acera, la medida de todas las cosas y son los demás los que deben adaptarse, cederle el paso.

Típico de todos los imperios que en el mundo han sido, no es exclusivo de Castilla ni mucho menos.

Ahora me estaba acordando de una vez que estábamos visitando un pueblo, cerca de las posesiones de Xaquín. Queríamos ver una iglesia por dentro, pero había oficio, así que esperamos afuera a que terminara. La homilía fue en castellano, la consagración en castellano y las lecturas, por supuesto, estaban en castellano. Sin embargo, en el atrio de la iglesia, al salir, NINGÚN vecino, ninguno, hablaba castellano. Ni uno! Ni los niños, ni los más jóvenes.

Ahora bien, a ninguno se le ocurriría cometer el sacrilegio de ir al curita y decirle: ¿Por qué no hablas en nuestro idioma?

¿Alguno imagina a un paisano gallego diciéndole tal cosa a un cura? A ver, los que sois de aquí, o conocéis bien esto. ¿A que ni de coña? Pues ése es el problema. Que se tiene que amoldar la mayoría al interés de la minoría, uno sólo, porque este uno es la Autoridad (sea religiosa, judicial...). EL gallego...eso sólo vale para hablar entre nosotros, en familia. É unha vegonha, ben o sei, señor cura, pero é que non cheghamos a máis...



Bueno, y ya para terminar. Es falso, galletita, que a tu madre le asista el derecho a tener su folleto en lengua castellana.

Tu madre puede exigir de cualquier administración español que se dirijan a ella en idioma castellano, cierto. Pero eso no implica que todas las comunicaciones, documentos, impresos, circulares...de la administración gallega y los centros y entidades dependientes de ésta tengan por ley que publicar, radiar o televisar todo en idioma castellano.

Es absurdo, porque de existir ese derecho, tendría la TVG (ente público) que ser subtitulada al castellano para que en vuestra familia no os sintierais discriminados.

O el DOG (Diario Oficial de Galicia), debiera traducirse al castellano, para que tu madre pudiera leerlo.

O...

Absurdo ¿verdad?

Si te dirijes a la administración gallega, puedes exigir que esa comunicación se realice en lengua castellana. Ahora bien, no hay ley que impida (y de no ser así, denuncia) que los folletos informativos publicados por un organismo gallego para un ámbito exclusivamente gallego estén, como es normal, en gallego.

Como en Alemania están en alemán, como en Portugal están en portugués...y como estaban también en gallego, durante el fraguismo. Pero parece ser que lo que antes era un tipismo tolerable, ahora es una opresión inaceptable.

Señor De la Vega dijo...

Mi señor El mendigo,
Tengo yo mi agenda llena, con muchas de sus afirmaciones y negaciones.

Seamos siempre niños, y cuando haga falta 'miños', para acercarnos con curiosidad a todas y cada una de las cosas, desembocando, en aprender del otro.

Disfruté con todos sus alegatos y comentarios, un placer compartirlos.
Suyo como siempre quedo,
Z+-----

El mendigo dijo...

Un placer charlar con usted y aprender, y reflexionar juntos, y cuestionarnos, y replantearnos...

No creí al hacer esta entrada que iba a dar lugar a un debate tan rico e interesante.

Un placer leerle, Señor de la Vega.

Campurriana dijo...

Mendiguiño, mi madre trabaja en el Sergas desde que llegó aquí y te aseguro que nunca ha tenido problemas con el idioma. Su relación con los pacientes ha sido entrañable siempre, hablasen el idioma que hablasen y fuesen de dónde fuesen. Al fin y al cabo, las dos lenguas no son tan diferentes aunque muchos lo estén intentando a toda costa.

¿Libertad? ¿Imposiciones?

Mi madre no habla gallego porque nunca lo ha hablado, porque no le sale, porque nació en Segovia y vivió fuera de Galicia muchos años. Mi madre tiene amigos que hablan en gallego. Trabaja con gente que habla en gallego. No hay problema. Ninguno. Te aseguro que ninguno, y lo siento por aquéllos que buscaban el problema entre las piedras. Por cierto, le interesa la cultura gallega y se ha adaptado a una tierra que la ha acogido con cariño, se ha casado con un gallego y vive aquí encantada. Mucho más que si viviese en el Madrid de la falta de tiempo...

No hay nada peor que lo impuesto. El idioma impuesto ha sido duramente criticado en las urnas como hemos visto. Los gallegos han votado contra las imposiciones.

Por mi cuerpo también circula sangre gallega. Adoro Galicia y también me siento española. No son incompatibles ambos sentimientos. Os lo aseguro. El papel de pueblo oprimido es lo primero que debe evitar Galicia. De ahí partirá la solución a muchos de sus males...

Xaquín, tienes todo el derecho a hablar en gallego. ¿Acaso he dicho lo contrario?. Es lo que tiene la estrechez de miras que tanta ceguera provoca.

El mendigo dijo...

Campu, fuiste tú quien habló de imposición, intolerancia y discriminación.

¿Así que ahora ya no hay ningún problema? Me alegro que estés de acuerdo, al fin, conmigo. Aprovecha y díselo a Rosa Díez, que aquí no se persigue a nadie aunque hable castellano.

Aunque...¡pa'qué! La basura de Rosa Díez y "Galicia Bilingüe" ya ha conseguido su objetivo político: devolver el gobierno gallego a la derecha.

Ya no habrá manifestaciones, recogidas puntualmente en la COPE, de castellanos vejados y discriminados por estos desaprensivos gallegos. Ya que habéis conseguido vuestro objetivo, Galicia vuelve a ser un oasis de calma y convivencia.

Sieeempre la misma estrategia. España se hunde...hasta que la derecha coge la poltrona.


No quiero personalizar demasiado este debate. Sobre cómo se ha adaptado tu madre a Galicia, queda patente en que en décadas viviendo aquí no haya mostrado interés en aprender gallego. Si se hubiera mudado a un país con Estado asociado (Portugal mismo), seguro que hubiera mostrado mayor interés por aprender la lengua (por la cuenta que le trae). Es evidente que para que una cultura sea respetada, ha de tener detrás el apoyo de un Estado.

"El idioma impuesto ha sido duramente criticado en las urnas..."

Insistes en la imposición. ¿Querrías decirme en qué punto se impone el gallego? Además de en la educación (mínimo del 50%, porque los estudios decían que los chavales de ciudad salían sin saber gallego) y, por supuesto, en la administración: no es el paciente quien debe adaptarse a la lengua del funcionario, sino al revés, que para eso cobra (y creo que por ahí van los tiros). Por eso al funcionario se le exige conocer ambas lenguas.

Bueno, conocer...el papelito ese, una formalidad. Pero ni a ese esfuerzo parece que están dispuestos los que, por supuesto, respetan muchísimo la lengua y cultura gallega. Buf! Cómo la respetan! Una barbaridad!

Pero los folletos, que estén en castellano.

Lamentable.


Por cierto, tú has nacido aquí. Has estudiado aquí y por lo tanto sabes más gallego que yo. ¿En alguna de tus entradas has usado el idioma gallego? El castellano, que es tu lengua; el inglés, en alguna canción (ésa suele ser Arale, y con el alemán) pero...¿tienes alguna entrada, aunque sea una cita o un pequeño párrafo en gallego?

¿Que sientes respeto por el gallego? Pues no sé si respeto reverencial o asco insuperable, el caso es que ni lo tocas. Se entiende, porque en tu medio nunca se ha hablado el gallego y nadie te obliga a ello. Ello explica lo extemporáneo de la reacción ante un folleto publicado en gallego: no acabas de asumir que los gallegos tienen un idioma propio, que no es el tuyo.

Más incongruencias: la sangre no es gallega. Ese concepto racial de la tribu tiene origen fascista. Un niño negro como el carbón, de padres del mismo corazón de África, si se comunica con sus amigos en gallego, es gallego.

No es ningún contrasentido: un niño negro como el tizón, o una niña con los ojos rasgados y una tabla negra por pelo, pueden ser gallegos. Y un niño blanquísimo, de ojos azules y de padres nacidos en Santiago, no lo es si no participa de la cultura gallega, de la cual la lengua es una expresión fundamental.

Eso no tiene nada que ver con sensaciones, con sentirse español y esas mierdas nacionalistas.

Yo me cago en España mil veces, y diez mil en Galicia. ¿Tú adoras Galicia? Pues a mi me da asco, el 95% del territorio está hecho un estercolero. No, mucho peor, pues en el estiércol hay vida, mientras que en las putas plantaciones de eucaliptos solo hay lucro futuro de unos pocos.

¡Qué bonita es Galicia! Precioso tópico. Ponte el salacot y ve a conocer a los aborígenes. Son de un gracioso, cuando balbucean intentando dirigirse a ti en castellano. Perdón, en español. Que es el idioma de todos los españoles, como nos enseña la Constitución.

Me cago en Galicia y me cago mil veces en los gallegos. Nadie que no se haga respetar merece ser respetado. ¿Que los gallegos están de acuerdo en que su lengua y su cultura no valen nada, es cosa de aldeanos, del pasado? Pues estupendo! Venga, a la mierda con ella.

Y con el leonés. Y con el asturiano...

Si no están oprimidos, hombre! Si es que les gusta dejarse humillar, a los galleguiños!

Y también a la mierda con el castellano, ya puestos. Todos comiendo hamburguesas y chapurreando inglés, y pagando por ver la última mierda de Hollywood.

¡Qué guays que somos! We are so cool! A ver si me compro una gorra de baseball y me la pongo al revés.

Me cago en Diossssssss.





Por cierto, eso de que "el idioma impuesto ha sido duramente criticado en las urnas" es un análisis sui generis tuyo, por no decir claramente torcido o interesado.

Otros análisis más bien apuntan a que la derechización del P$O€ y del BNG es la causa de tan alto número de votantes desafectos (el PP no ha sumado votos, son estos partidos quienes los han perdido).

Las tibias políticas del bipartito, también en materia de defensa del idioma, son en opinión de otros analistas los que han provocado el rechazo del electorado más comprometido.

De que las políticas lingüísticas han sido débiles e ineficaces dan cuenta los resultados: pérdida de falantes. Culpa del P$O€, que es quien llevaba el departamento de normalización lingüística, adjunto a Presidencia y, por lo tanto, de responsabilidad directa de Touriño. Y, por extensión, del BNG, que no supo o no pudo hacerse con ese departamento clave en la protección y relanzamiento del gallego.

¿De verdad piensas, Campurriana, que los votos perdidos del BNG han sido por lo mucho que han impuesto el idioma? Un votante del BNG, que deja de votar al BNG porque comete la osadía de...publicar los folletos informativos sólo en gallego. Tal cosa supuso un trauma para el tradicional votante del BNG y, solidarizándose con la opresión que sufren los pobres castellanohablantes, decidió no ir a votar a su partido.

¿Ése análisis político es tuyo, o lo has escuchado en la COPE? Realmente es muy moderno. Pura realidad virtual.

En fin, son opiniones, habría que hablar uno a uno con los que el pasado Domingo se quedaron en casa, para saber las razones. En mi opinión es la cobardía a la hora de gobernar, también en el dominio lingüístico, lo que ha hecho perder las elecciones ha P$O€ y BNG. Para hacer política de derecha españolista, se vota a la derecha españolista y ya está. O no se vota, que es lo que hicieron 70.000 simpatizantes del P$O€ y 40.000 del BNG.

En resumen: Ya no hay problemas ni persecución. La campaña de crispación e intoxicación mediática ha tenido éxito: La derecha vuelve a gobernar Galicia (me pregunto si alguna vez dejó de hacerlo). Misión cumplida.

Noraboa!

El mendigo dijo...

Un análisis más razonado y fiel a la realidad que decir que el BNG ha perdido votos por publicar panfletos en gallego (quien se horroriza por ello jamás ha votado ni votará al BNG) es el de Carlos Taibo (profesor de Ciencia Política en la autónoma).

Hasta ahora, el mejor análisis de la derrota que he leído:
Requiem por un bipartito

Anónimo dijo...

Ai si,Campurriana, eu son cego por quere falar en galego, eu teño as miras estreitas por querer ter o mismo deraito que outros....¿e logo o teu que e? ¿como se chama?

Saudiña e sorte pra ti que a nos xa nos tocou a loteria o dia 1

xaquin dijo...

¡¡ai coño que non son anonimo que son xaquin!!

El mendigo dijo...

Non é exactamente o mesmo tema, pero penso que a reflexión de hoxe do amigo Ortiz évos interesante.

Las lenguas y la política

Anónimo dijo...

El problema de la lengua gallega en Galicia es una causa perdida desde hace ya bastante tiempo. Parece evidente que Carballo Calero estaba en lo cierto cuando afirmaba que una lengua que convive con otra en un Estado donde esta otra es preponderante, su tendencia es morir. Es lo que ha ocurrido en todos los países. El noruegués sólo sobrevivió en el momento en que Noruega se volvió un Estado independiente. El húngaro se sacudió el yugo del alemán en el momento en que Hungría consiguió la independencia. El checo prosperó sólo a partir de que se constituyó el Estado Checoeslovaco y ahora checo. Y así podríamos llenar una larga lista de ejemplos.

Pero en el caso gallego la contaminación es tan mayúscula, que ni siquiera sus defensores son capaces de ponerse de acuerdo sobre cuál es el gallego que debe defenderse. Tenemos varios tipos de gallego:

1. El gallego normativo
2. El gallego lusista
3. El gallego reintegracionista
4. El gallego "por libre" de escritores
5. El castrapo que habla la clase trabajadora de las ciudades
6. El gallego salpicado de castellanismos del mundo rural

Complicado ¿verdad?

Mientras un Estado (España), persista en el empeño de seguir imponiendo en todo el territorio nacional de forma oficial sólo uno de los idiomas existentes (el castellano), permitiendo la co-oficialidad de los otros sólo en el pedazo correspondiente del país donde lo hablan, estos idiomas que no son el castellano están condenados a su desaparición inminente.

Todavía no entiendo este empecinamiento del Estado español, no siendo que ese supuesto "Estado español" reduzca la "españolidad" a los territorios tradicionalmente castellano-hablantres. ¿Por qué en España cuesta tanto, lo que en Suiza no cuesta nada, que es hacer oficiales en todo el país todas las lenguas que se hablan en él?

Mendiño dijo...

El portugués existe, es hablado por decenas de millones de personas en el mundo, y tiene una enorme producción literaria detrás sólo y gracias a que un grupo de Portugueses tendió una celada a las tropas castellanas en Aljubarrota, masacrándolas.

De esta forma, se ganaron el derecho a perpetuarse como pueblo y como cultura, al margen del dominio castellano.

Otros pueblos, como el asturleonés, aragonés, catalán o vasco no lo consigueron. En el caso gallego, ni tan siquiera lo intentaron (la pequeña nobleza gallega siempre estuvo presta a vender a su patria, en vez de asumir su responsabilidad en su defensa).

Lamentablemente, a lo largo de la historia se ha demostrado que para parar las ansias expansionistas de Castilla hay que recurrir a una exhibición de violencia extrema.

Esto no puede darse en nuestros días, es una locura. Es pura y llanamente justificar la actividad de ETA o del IRA auténtico. En los Estados modernos debe poder articularse otra forma de convivencia, de defensa de la identidad nacional, sin tener que recurrir a la masacre.

El españolismo identifica España con Castilla, y a partir de ahí trata de castellanizar el resto de naciones de la península (excepto Portugal, que tiene un Estado y un ejército propios).

La única oportunidad que tienen el resto de pueblos de evitar la desaparición, diluidos en la gran Castilla, es la independencia. Pero ésta no se antoja posible sin, de nuevo, poner cadáveres sobre la mesa. Castilla sigue pensando en términos medievales.

Referendum en Québec, antes en Islandia, islas Feroe, dentro de poco en Escocia y quizá algún día en el Ulster. Por qué le da tanto miedo la democracia a Castilla? Los conflictos, en el s.XXI, deben dirimirse en las urnas, no con las armas.

En fin...Castilla tiene la fuerza, y sólo queda la resignación.

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Pero como bien dices, la solución no está en la "fuerza" en un contexto democrático y, por tanto, el independentismo no puede ser la vía. Yo creo que la única solución sería la federal o confederal que expuse, pero esa también la veo dificil, porque el nacionalismo españolista y portugués lo impediría.

Un callejón sin salida al que se une, en el caso gallego, la falta de voluntad política de querer ser. El nacionalismo no se caracteriza por una lengua y una cultura solamente, sino también por una voluntad política que en Galicia no veo clara, nunca la vi. A diferencia de los nacionalismos catalán y vasco, el gallego se queda en un nacionalismo antropológico que no trasciende a lo político. El Bloque, un conglomerado político de ideologías maoista, leninista y de otras índoles semejantes, no puede ser la única alternativa, me niego. A Galicia le falta un partido nacionalista de centro-derecha que articulase eso. Pero desgraciadamente, el centro y la derecha gallegas, la burguesía de nuestra tierra, siempre ha sido claramente españolista, anti-galleguista y vasalla de los castellanos. Nada que hacer. El nacionalismo político catalán sobrevive, porque la burguesía catalana nunca se sintió otra cosa que catalana y además es catalano-parlante. Ahí está la diferencia.

Nuestro destino se decantó a favor de León-Castilla cuando una parte de la Nobleza gallega decidió venderse a León, apesar de que la otra parte de la Nobleza gallega se había aliado con el rey português Afonso Enríquez, curiosamente hijo de una gallega de Montederramo, Teresa de Portugal, y que deseaba anexionar G alicia a Portugal. Ahí perdimos la oportunidad de habernos mantenido unidos a los gallegos del sur del Minho llamados portugueses. Desde entonces somos un pueblo esquizoide a la deriva buscando nuestra identidad perdida. No sabemos lo que somos realmente, si españoles, si gallegos o si portugueses. Eso se refleja en nuestra propia lengua, que es un retazo de muchas cosas y de ninguna. En estas circustancias traumáticas era previsible que fuésemos un pueblo pusilánime y abatido, indeciso y sin muchos arrestos.

Precisamente porque no me resigno, me largué a Brasil, donde ejercñi de portugués, no de gallego. Los brasileños me acogieron muy bien, y como decía un brasileño que había visitado Galicia, con admiración: "Uma gente que fala "minhoca", "filho da puta" e "vai tomar no cu", com certeza é uma gente que fala a mesma lingua que nós". Ni te imaginas con que orgulho los brasileños asimilan que en un pedazo de España se hable la lengua de Camoens, porque para ellos, cuando oyen hablar a los g allegos, el gallego es una variante del português igual que pueda serlo el cearense o el carioca.

Saludos

Mendiño dijo...

Bom día!

Veño de atopar unha ferramenta que penso pode ser do teu interese:

Atlas Climático Ibérico.

Estouno a consultar agora mesmo, e semelha interesante, tamén para respostar algunha das cuestión que nos fixemos vai uns días.

Abraçadas!

María dijo...

Mi comentario será el más breve. Soy andaluza y mi pareja, gallega.

Puedo decir que cada vez que he visitado Galicia, la mayor parte de las conversaciones que he escuchado han sido en castellano exceptuando el mundo rural), que cuando entro en cualquier comercio y hablan en gallego, inmediatamente cambian al castellano cuando se dan cuenta que no soy de allí.

Nunca he tenido ningún problema con el idioma, es más, a mi me gustaría que me siguiesen hablando en gallego aunque yo tuviese que seguir contestando en castellano, por el tema de ir aprendiendo (obviamente no tengo ninguna dificultad en leerlo y escucharlo, siempre y cuando el acento no sea muy cerrado, pero hablarlo es otra cosa).

Desde fuera, y gracias a los políticos y medios de comunicación, tenemos otra visión, como bien dices de "perseguir" al castellanohablante pero por experiencia, puedo asegurar, que para nada es asi.

Un saludo cordial,

María