18 de febrero de 2009

Curricula




Cuando hace poco hablaba de la corrupción política, añadí notas curiosas que fueron saliendo en la comisión de investigación parlamentaria de "A Cidade da Cultura".

Voy a coger el rotu fluorescente fucsia y a subrayar una en concreto: el cargo de director económico financiero de la fundación da Cidade da Cultura durante el fraguismo fue para un jovencito recién egregado de la escuela de económicas: Manuel Fernández Balboa.

Curiosamente, mi compañera también salió de esa misma escuela. Pero a ella le tocó hacer prácticas en una gestoría, y bastante que la dejaban acercarse a un ordenador, porque otros ni siquiera eso, que los tienen ordenando AZs y trayendo cafés. Sin embargo, al rapaz éste le encargaron dirigir económica-financieramente una fundación que ya gastados 360 millones de euros.

¿Qué tenía ese rapaz, que fue contratado antes siquiera de enviar el curriculum? Es el hermano pequeño de Elvira, la mujer de Raxoi. Ahooora entendemos sus méritos. A todos nos gustaría que, al acabar la carrera, nos pusieran en un chollito así, en vez de estar pringando en el puesto más asqueroso de la empresa, con contratos de seis meses, y humillándote en cada entrevista de trabajo. ¡Cómo mola ser cuñado! ¡Cómo nos gustaría a todos que nos contratasen antes de mandar el currículo! Pero las cosas, en la vida real, no son tan fáciles si no eres cuñado de Raxoi.

Pero ¿es el nepotismo y la corrupción cosa exclusiva del PP? ¡Ojalá así fuera! pero es obvio que no. El puesto de director económico-financiero del Engendro de la Cultura le correspondió, con la llegada de Touriño al poder, a Don Elías Suárez González. ¿Formación? DIPLOMATURA EN MAGISTERIO.



Recordemos, para manejar las cuentas de una fundación que consume cada año más de 50 millones de euros (8300 millones de pesetas) ¡el P$O€ pone a un profesor de EGB! Esto me parece aún más grave que el enchufete del cuñadito. Al menos el cuñadito había cursado unos estudios de economía, pero este... No es que haga de menos a la diplomatura de magisterio. No, es que me meo en ella, es la carrera que hace el que no da para más. Que para enseñar las cuatro reglas a los niños, les llega, pero para dirigir un proyecto de construcción que va a sextuplicar lo que costó construir el Guggenheim...

Esto es un insulto. Hay personas tremendamente preparadas quemando horas en puestos de mierda, explotados y, a la vez, infrautilizados. Estamos desperdiciando talentos como cajeros de supermercado, o directamente haciendo cola en el INEM, mientras que puestos de la máxima importancia son ocupados por caraduras e ignorantes.

Si el PP puso en al volante de un Fórmula 1 a un crío que aún no se había quitado la "L" del parabrisas trasero...¡el P$O€ puso a alguien que ni tan siquiera tenía el carnet de conducir! ¿Cuál es la consecuencia de semejante estupidez? Que estrellan el coche en los primeros cien metros. Si pilotar un Fórmula 1 requiere de un aprendizaje larguísimo y durísimo...¿acaso dirigir la mayor obra que ha acometido Galicia es algo que se pueda hacer por intuición?

Es evidente que no:
La gerencia de "A Cidade da Cultura" es incapaz de estimar el coste final de las obras.

Claro que no es grave destrozar un coche, cuando este no es tuyo y, además, puedes salir de él ileso y continuar tu camino como si nada hubiera pasado:
Pérez Varela dijo que «el control del dinero público» en el Gaiás «es un mero trámite»


He tomado este caso a modo de ejemplo, sangrante por la forma en que se ha derrochado millones en construir algo absolutamente inútil (aún nadie sabe de qué coño va a servir ese mamotreto), sin que mediara ningún estudio de viabilidad ni hubiera siquiera indicios de que Galicia necesitara...eso. ¿Que necesita qué? Como aún no sabemos qué es, no podemos saber si lo necesitábamos o no. Es un ejemplo terrible, porque supone una tremenda carga financiera que soportamos en forma de deuda todos los gallegos. Pero, por desgracia, esto es sólo un ejemplo.

El nepotismo, la incapacidad de los que tienen responsabilidades de gobierno o gestionan el dinero público afecta a todo el arco político. Gente que en la empresa privada no valdría ni para limpiar letrinas, ocupa sillones en parlamentos autonómicos. ¿Qué dedo los puso en esa lista? ¿Qué hay detrás de ese nombramiento? Es un insulto, habiendo tanta persona cualificada en paro, situar en puesto de responsabilidad institucional, para a regir la cosa pública, a mastuerzos y holgazanes.

¿Qué méritos aportan para ser aupados a semejantes cargos? Sin estudios, sin experiencia profesional, lo único que se les conoce es diplomatura en halagos y maestría en palmaditas en la espalda. Su única virtud es la de la fidelidad a quien los ha elegido y muchas veces ni siquiera a ella hacen honor.

Leed la entrada, por favor. Es la transcripción del careo al que se somete UNA SEÑORA DIPUTADA AUTONÓMICA. Alguien así, hubiera tenido dificultad en encontrar trabajo en la empresa de limpieza que limpia el edificio del Parlamento Madrileño; sin embargo, el P$O€ la incluyo en su lista. Y como esta zopenca, hay cientos de mangarranes que no saben hacer la O con un canuto pero que están ganando un Potosí mientras juegan a pilotar la nao capitana.

Sigo queriendo saber si el Ministro de Trabajo tiene aprobado el bachillerato, porque no me consta. ¿No hay nadie que lo sepa? ¿Qué hace un tendero cuando le ponen un traje caro y un sillón de cuero? Echar la culpa de todos los males a los inmigrantes. ¡Como cualquier tendero de barrio! Bueno, no todos, también los hay que son inteligentes.

¿Qué pasa cuando a un iletrado le ponemos en las manos una cartera ministerial? Y más la de trabajo. Y más, en la crítica situación que estamos viviendo. Que destroza el coche, llevándose antes por delante a mucha gente. Mucha gente que está sufriendo el que una persona, sin capacidad ni formación para conducir, se le ponga en una baquet de competición.

En un consejo de administración, sería cesado fulminantemente. Porque los accionistas quieren dinero, y son implacables. En cambio, los accionistas de la empresa España S.A somos los ciudadanos. Y a la hora de votar, ni exigimos las cuentas, ni el currículum de nuestros gestores... Nos basta con ver su cara de zampabollos en el cartel electoral para exclamar: "Estoy convencido: ¡éste es el que quiero para dirigir otros cuatro años nuestros destinos!".


¿No hemos escarmentado los españoles, en la persona del Duque de Medina-Sidonia, el daño que el amiguismo, favoritismo, la corrupción es capaz de hacer a nuestros intereses? Todo lo que no sea sentar en un puesto de responsabilidad al mejor (sea en un sillón ministerial, sea al volante de un coche de competición), al que ha demostrado ser el mejor, es riesgo cierto de una catástrofe.

¿O acaso imagináis al presidente de FIAT, Luca di Montezemolo, poniendo al volante del F60 a un cuñado suyo? ¿A que no es tan tonto? No, elige al mejor, al que cree que es mejor. Aunque sea finlandés y no sea el mejor contando chistes de Lepe. Seguro que Tamayo los contaba mejor, eso sí.




Y no seré yo el que esté infectado de titulitis. Tener una formación académica no es una condición suficiente, pero sí necesaria. ¡La cantidad de mendrugos que salen de la universidad con su diploma! No basta con tener un curriculum impoluto, pero desde luego sin una mínima educación formal no se podría aspirar a dirigir un país.

No se puede permitir que titulados universitarios sueñen con llegar a ser mileuristas, y un tendero dirija un ministerio, un profesor de EGB sea el director financiero de la Nueva Cruz de los Caídos, o una bosta sea diputada autonómica.

Bastante escarmiento tuvimos ya con el electricista Corcuera (¿os acordáis, de la ley de la patada en la puerta?).

Para cada puesto, el que ha demostrado ser el mejor, no el más lacayuno. Podíamos llamarle meritocracia. Lo contrario, es la corrupción y el desgobierno. El cual nos vuelve a conducir, como siempre, al naufragio.




En otras palabras, para que los ciudadanos podamos elegir a nuestros representantes, hemos de elegir con algún criterio. Una elección sin razones no es una elección sino un bingo. Para poder votar el electorado necesita conocer:
a) balance de la legislatura, encabezado por un resumen contable donde se especifique lo que había en las arcas al principio y al final de la misma (es una forma de hablar, desde hace tiempo en las arcas no hay nada, se tira con deuda...pero hay que saber en el nivel de endeudamiento que un alcalde, conselleiro o ministro ha incurrido)
b) Curricula de los optan a cargo alguno, sea electivo o por nombramiento directo.

Si yo no tengo esta información delante, elegir una papeleta u otra me supone hacer un acto de fe a lo cual, como descreído que soy, me niego.

3 comentarios:

wenmusic dijo...

Aunque, bueno, la mayoría de estos gaznápiros hicieron derecho en la Complutense y tira pa'lante. Pronto se metieron en la política. Pocos hacen ciencias políticas u otras carreras.

Pero si algo tengo claro es que tener el titulín no asegura nada. Si bien es lo mínimo exigible.

Ciertamente lo de Corbacho es mosqueante. Por más que busco no encuentro ningún sitio donde se diga lo que estudió. Mucha literatura sobre su vida personal y política, pero de formación, nanai.
Lo que no sé muy bien, es por qué dices lo de tendero; yo leí que fue ayudante en una imprenta, cuidadín.

La verdad es que el chiringuito está bien montado, y los inútiles enchufados en este país llegan siempre lejos (una de las claves principales por la que este país es como es y está donde está). Pero la culpa es nuestra, que los ponemos y mantenemos ahí.

Y no se te ocurra no votar o votar nulo como protesta, que luego el Parlamento Europeo te die que si no votas, no te quejes... :-P

javierM dijo...

Corbacho ya me tiene aburrido. Creo que es historia como más de medio gabinete que entró con la aureola de "gabinete de gestión"... jodo.

Por cierto, Blogger acaba de marcar tu blog como contenido para adultos. Ya has vuelto a meter pollas en fotos...

El mendigo dijo...

Nas Wen!

En la propia página del Ministerio de Trabajo resume su currículo con un escueto: "profesional del comercio".

Es decir, tendero.

Como lo de llamar "técnico de superficies" a los barrenderos. Qué gusto por ponerle otro nombre a las realidades que no nos gustan. No tiene nada de malo ser tendero o barrendero. A no ser que te de por ejercer de ministro, o de sentarte al volante del F60.


Javi, Corbacho está ganando puntos del electorado zafio del P$O€, a costa de echar aún más mierda sobre los inmigrantes. No me sorprende en un tendero, o en un barrendero. Aún así, la treta me parece ruin y cobarde.

¿Así que aún no te habías enterado del letrerito? A que me sienta bien ¿eh? XD