20 de diciembre de 2007

Gloomy Sunday



También conocida como la canción húngara de los suicidas, en la versión de Billie Holliday.

5 comentarios:

El mendigo dijo...

El suicidio, en cuanto que alegría de los que me odian y la prueba definitiva para aquellos que ya vaticinaban "este chico no va bien..." es la última cosa que pasa por mi cabeza.

Os jodéis: sigo vivo. Aunque sólo sea para esperar que pase el ataúd de mi enemigo por delante de mi puerta.

Y poder mear en su tumba, aunque eso no lo dice el proverbio árabe.

XDDDDDDD

Desesperada dijo...

sigue vivo, sigue vivo, a mí me hace ilusión...

Raíña Loba dijo...

Me ha encantado la canción, esa voz. Tengo que oír más versiones.
Curioso el enlace, aunque más curioso lo que puede lograr una letra, una música.

Antes de vivir contigo los domingos a mí también me parecían tristones, ahora son caseros o viajeros ;)

Y me han gustado la mayoría de las secuencias de imágenes del vídeo, sobre todo las estatuas de angelotes en cementerios (o dónde sea). Gracias cari.

Desesperada dijo...

mendigo, estoy fatal, formateé el portátil y se me fue la olla contigo! ya te he recuperado. ¿dónde andas?

flor de un día dijo...

La canción, al menos esta versión con esa voz tan especial, siempre me gustó. Desconocía su origen y la historia que escondía. Me da un poco de miedo. La leyenda, digo. Me produce algún que otro escalofrío. Me gusta, pero siento bastante inquietud, pensando en la posibilidad de que una canción pueda crear un sentimiento tan fuerte y cruel como el suicidio. Y además en tantas personas a la vez… Incluso te da la sensación de estar envuelto en la misma nube gris que debió de cubrirles al fijarte en la letra. Los días y las historias dolientes me encantan. Son momentos en los que todo parece ser perfecto.
Y... caray con el proverbio! No lo conocía. Algo chunguillo, no? Lo de mear... me acordé del chistecito aquél... ejem... lo de que cada uno llora por donde lo siente... XDDD! Camionera, que me voy a hacer, sí, sí...