14 de diciembre de 2007

De Setubal a Beja




Mis discípulas van haciendo progresos pero...

ego dominus et magister...


Dicen que la modestia es la virtud del que no tiene otra.
























































































































































































































































































-

8 comentarios:

flor de un día dijo...

La que más me ha gustado, con diferencia, ha sido la número 7. Con esos colores, me parece preciosa. Ojalá pudiera haberme entrado la luz del sol por alguno de los vitrales que vi estos días... Pero claro, como no me entrara un cacho de nube... :/
Bueno, la florecita, con ese centro azul con algún que otro puntito rojizo también es muy bonita. (qué le quieres, debilidad que les tengo, y más ahora que tampoco veo tantas como me gustaría)
De las de las puestas, como es evidente que me tenían que gustar (me quedo con la 1 y la 23), pues ya no comento nada, no?
Es cierto, lo que me comentabas. El monasterio tiene mil y una cosas; con tanto trabajito, se necesitarían varios días para descubrirlo todo. Normalmente lo demasiado cargado suele hacérseme pesado, pero en este caso parece hecho con mimo y gusto. Esas columnas que salen también son de ahí, no? Qué curioso, incluso se acordaron de acicalar las bases. Y la ventanita esa, con la columna que la divide, que parece una trenza (y es tan fina y delicada que parece que se vaya a romper con las gotas de la lluvia...).
En las del mar, en general, me falta algo, pero no sé el qué. Son muy impresionantes (las olas y los acantilados), pero no me gustan tanto como algunas otras que te he visto sacar.
No te me quejarás, eh? Creo que esta vez te he hecho lo suficientemente bien la pelota. Me gané un minipunto? :p
Sabes qué pienso sobre las fotos, en general. Tenemos suerte de tener tanta belleza a nuestro alcance. Y si además hay quien la sabe apreciar y mostrar... Un putito como tú...

El mendigo dijo...

Más genio que puto, pero puto genio al fin y al cabo.

XDDDD

De nuevo, me sorprende las que has elegido. Sobre todo la 7, que estuve por no incluirla.

Si, las columnas también son de Batalha. Estaba todo decorado, hasta el más mínimo detalle estaba pensado con gusto, belleza y elegancia.

En las del mar lo que falta es que te limpies las gafotas. :p

Otra queja y pierdes el minipunto que tanto te ha costado ganar.

Lo que más nos gustó fue encontrar tramos inmensos de costa sin una sola construcción en kilómetros. Costa virgen! Que no se enteren los constructores, que irían corriendo a joderla.

En eso, parece que los portugueses son algo más serio, y tienen buenos tramos de costa inmaculados.

Impresionante la playa al Norte de Sines, que se alarga hasta el estuario del Sado. 70 Kms de playa con una anchura de unos 100 metros. Esas no es que sean nudistas, es que con tanta playa estás totalmente solo y puedes estar en bolas sin que nadie te encojone.

Campurriana dijo...

Un buen paseo por esas costas portuguesas y por esos lugares de recogimiento tan exquisitos...
Me han gustado los interiores...se ha sabido captar y mostrar, con ese enfoque, el enorme espacio que habita dentro de estas obras de arte...concretamente me quedo con la última fotografía y la del banquito iluminado con esas luces que parecen copos de sol...
El mar...impresionantes olas que creo que podrían ser más bellas. Estoy de acuerdo con la crítica primera en que les falta algo...no sé bien qué puede ser...
Debo, de todas formas, felicitaros por vuestro trabajo. Nunca diremos que es perfecto para que os vayáis superando, si cabe, en cada excursión por esta piel de toro tan maravillosa...
:)

Raíña Loba dijo...

Galletita, ya me habría gustado verte a ti en esos acantilados sacando fotos de las olazas que venían... y aguantar como nosotros, que una ola salpicara demasiado y nos dejase las espaldas mojadas :P
Fue tan rápido que sólo pudimos darle la espalda, mendi guardar la cámara en su tripa para protegerla, y yo sentir y ver el agua pasando sobre mi cabeza.
No me estoy quejando, me gustó, luego me puse al sol sobre una roca cual lagartija mientras seguía viendo como las olas se empeñaban en morder la tierra.
Vamos, que no es tan fácil reflejar las olas, pues rompían rápido. También nos daba pena no sacar los arco iris que se formaban en ellas, alguno salió, pero no todos los que veíamos.
Volvería a pasarme horas mirando la fuerza del mar, estaba tan tranquila que me olvidé de que el resto del mundo existía.

Por cierto nene, me gusta la foto de la última cena, es original. Y qué suerte la del pavo, que por cierto tiene buen culo :P

El mendigo dijo...

Sí que es cierto, tiene un culito respingón la mar de bonito.

Es una pena, le faltan espaldas.

Por cierto, con ese Jesús yo también hacía creyente. Juuuuder.

Campurriana dijo...

Que sí, que sí, Raiña, que ya sé que hasta os arriesgáis por conseguir esa ola...como los surfistas...
Y son bonitas...no digo que no. Pero ese algo que les falta se quedó en vuestros ojos...
La fotografía de La Última Cena ya la había visto...les falta vida a esos cuerpos...un poquito más de chichilla...
:P

Raíña Loba dijo...

Campu, no nos arriesgamos, disfrutamos. Y de surfers nada, son unos mariquitas, en esas olazas, ni uno.
Y sí, muy poca chicha, así no es nada agradable dar abrazos ;)

Y sigo diciendo que me quedé enamorada de esas olas, extraño su sonido por las noches para dormir, casi parecía que estaban dentro de la furgo, que por cierto, la pobre volvió como toda llena de sal y blanca, como si también a ella las olas la hubiesen alcanzado :)

Y sí,las de ese pive son muy estrechas, prefiero tus espaldas mi mendiguito :P

Borja dijo...

La décimosexta empezando por el final es majestuosa: el contraste con la montaña junto a la playa y la infinidad del horizonte, ¿mezclado con neblina?

Aunque me quedo con la décimotercera empezando por la final, es espectacularmente tenebroso los acantilados junto al mar y la formación de las nubes :S

Salud!