13 de junio de 2006

Taxa Camarae


Una de las razones de Lutero para sacudirse la obediencia a Roma y comenzar el cisma que dura hasta nuestros días entre católicos y protestantes, fue la institucionalización de la simonía, es decir, el comercio con lo sagrado (llamado así por Simón el Mago, quien quiso comprarle a San Pedro el poder para imponer las manos Hch 8:9-24).

Este comercio existía ya en los tiempos más remotos de la Iglesia, pero en estos años se reguló con el buen propósito de regular abusos del clero local y que el caudal monetario fluyera regularmente a las arcas vaticanas, para sufragar la corte papal, así como su ejército.

En ese momento ocupaba la silla de Pedro el noble Juán de Medici (León X, la imagen de cabecera es un retrato suyo por Rafael). Muy aficcionado a los placeres mundanos, sus francachelas eran famosas en todo el orbe, y exigían rellenar el erario vaticano para costear toda suerte de excentricidades.

Para ello, promulgó un tarifario: La tan controvertida Taxa Camarae. En ella, se detalla el precio por la absolución y perdón temporal de algunos pecados, así como las tasas de acceso al sacerdocio para disminuídos y toda suerte de dispensas. Los protestantes alzaron la voz e imprimieron miles de copias de este texto en su lucha contra Roma. Roma se defendió diciendo que eran falsedades e invenciones de los monjes cismáticos. Y así...hasta nuestros días.

Si este documento es verdadero o falso, escapa a mi conocimiento el asegurarlo. Pudiera ser verdadero, ya que la venta de absoluciones está más que acreditada a lo largo de toda la historia de la Iglesia (no por unos cuantos sueldos, sino incluso con propiedades y rentas para redimirse de un pecado), y ciertamente el papado andaba necesitado de fondos (a su muerte, León X dejó el tesoro vaticano esquilmado).

Lo interesante del asunto es la cuantificación de la compensación, lo que nos da una noción de la gravedad que se le imputaba en la época a cada pecado, o la valoración de cada prebenda. Es pues muy interesante, para conocer la sociedad renacentista, hacer un baremo comparativo entre pecado/dispensa y su penitencia monetaria.

Por ello, los he desnumerado, para ordenarlos por orden de gravedad. Para conocer la lista original hay muchos sitios, como por ejemplo este.

(Nota: En el imperio romano una libra equivalía a 5 sueldos, pero ignoro la relación de la época).

  • El sacerdote que desflorase a una virgen, pagará 2 libras, 8 sueldos.
  • El marido que diese malos tratos a su mujer, pagará en las cajas de la cancillería 3 libras, 4 sueldos; si la matase, pagará 17 libras, 15 sueldos, y si la hubiese muerto para casarse con otra, pagará además, 32 libras, 9 sueldos. Los que hubieren auxiliado al marido a cometer el crimen serán absueltos mediante el pago de 2 libras por cabeza
  • La absolución del simple asesinato cometido en la persona de un laico se fija en 15 libras, 4 sueldos, 3 dineros.
  • Si el asesino hubiese dado muerte a dos o más hombres en un mismo día, pagará como si hubiese asesinado a uno sólo.
  • El bastardo que quisiere recibir órdenes sagradas y gozar beneficios, pagará 15 libras, 18 sueldos, 6 dineros.
  • Por el asesinato de una hermano, una hermana, una madre o un padre, se pagarán 17 libras, 5 sueldos.
  • El eclesiástico que no pudiendo pagar sus deudas quisiera librarse de ser procesado por sus acreedores, entregará al Pontífice 17 libras, 8 sueldos, 6 dineros, y se le perdonará la deuda.
  • El que ahogase a un hijo suyo, pagará 17 libras, 15 sueldos , y si lo mataren el padre y la madre con mutuo consentimiento, pagarán 27 libras, 1 sueldo por la absolución.
  • La mujer, que destruyese a su propio hijo llevándole en sus entrañas y el padre que hubiese contribuido a la perpetración del crimen, pagarán 17 libras, 15 sueldos cada uno. El que facilitare el aborto de una criatura que no fuere su hijo, pagará 1 libra menos.
  • El hijo bastardo de un cura que quiera ser preferido para desempeñar el curato de su padre, pagará 27, 1 sueldo.
  • Para todo pecado de lujuria cometido por un laico, la absolución costará 27 libras, 1 sueldo; para los incestos se añadirán en conciencia 4 libras.
  • El hijo de padres desconocidos que quiera entrar en las órdenes, pagará al tesoro pontificio 27 libras, 1 sueldo.
  • El fraile que por su mejor conveniencia o gusto quisiere pasar la vida en una ermita con una mujer, entregará el tesoro pontificio 45 libras, 19 sueldos.
  • El apóstata vagamundo que quisiere vivir sin trabas, pagará igual cantidad por la absolución.
  • Igual cantidad pagarán los religiosos, así seculares como regulares, que quisieran viajar en trajes de laicos.
  • La licencia para poner puestos de venta de varios géneros bajo el pórtico de las iglesias, será concedida mediante el pago de 45 libras, 19 sueldos, 3 dineros.
  • Los laicos contrahechos o deformes que quieran recibir órdenes sagradas y poseer beneficios, pagarán a la cancillería apostólica 58 libras, 2 sueldos.
  • Igual suma pagará el tuerto del ojo derecho; mas el tuerto del ojo izquierdo pagará al Papa 10 libras, 7 sueldos. Los bizcos pagarán 45 libras, 3 sueldos.
  • El eclesiástico que incurriere en pecado carnal, ya sea con monjas, ya con primas, sobrinas o ahijadas suyas, ya, en fin, con otra mujer cualquiera, será absuelto, mediante el pago de 67 libras, 12 sueldos.
  • Los sacerdotes que quisieran vivir en concubinato con sus parientes, pagarán 76 libras, 1 sueldo.
  • La mujer adúltera que pida absolución para estar libre de todo proceso y tener amplias dispensas para proseguir sus relaciones ilícitas, pagará al papa 87 libras, 3 sueldos. En caso igual, el marido pagará igual suma; si hubiesen cometido incesto con sus hijos añadirán en conciencia 6 libras.
  • El delito de contrabando y defraudación de los derechos del príncipe costará 87 libras, 3 dineros.
  • La absolución y la seguridad de no ser perseguidos por los crímenes de rapiña, robo o incendio, costará, a los culpables 131 libras, 7 sueldos.
  • El que matase a un obispo o prelado de jerarquía superior, pagará 131 libras, 14 sueldos, 6 dineros.
  • La religiosa que quisiera alcanzar la dignidad de abadesa después de haberse entregado a uno o más hombres simultánea o sucesivamente, ya dentro, ya fuera de su convento, pagará 131 libras, 15 sueldos.
  • El que por haber quebrantado un juramento quisiere evitar toda persecución y librarse de toda nota de infamia, pagará al Papa 131 libras, 15 sueldos. Además entregará 3 libras para cada uno de los que le habían garantizado.
  • Si el matador hubiese dado muerte a muchos sacerdotes en varias ocasiones, pagará 137 libras, 6 sueldos, por el primer asesinato, y la mitad por los siguientes.
  • El monasterio que quisiere variar de regla y vivir con menor abstinencia que la que le estaba prescrita, pagará 146 libras, 5 sueldos.
  • El que por anticipado quisiera comprar la absolución de todo homicidio accidental que pudiera cometer en lo venidero, pagará 168 libras, 15 sueldos.
  • El obispo u abad que cometiese homicidio por emboscada, por accidente o por necesidad, pagará para alcanzar la absolución, 179 libras, 14 sueldos.
  • Si el eclesiástico, además del pecado de fornicación, pidiese ser absuelto del pecado contra natura o de bestialidad, debe pagar 219 libras, 15 sueldos. Más si sólo hubiese cometido pecado contra natura con niños o bestias y no con mujer, solamente pagará 131 libras, 15 sueldos.
  • El hereje que se convirtiese, pagará por su absolución 269 libras. El hijo del hereje quemado o ahorcado o ajusticiado en otra forma cualquiera, no podrá rehabilitarse sino mediante el pago de 218 libras, 16 sueldos, 9 dineros.
  • Los eunucos que quisieran entrar en las órdenes, pagarán la cantidad de 310 libras, 15 sueldos.
  • La ciudad que quisiera alcanzar para sus habitantes o bien para sus sacerdotes, frailes o monjas, licencia de comer carne y lacticinios en las épocas en que está prohibido, pagará 781 libras, 10 sueldos.
  • El que por simonía quisiera adquirir uno o muchos beneficios, se dirigirá a los tesoreros del Papa, que le venderán ese derecho a un precio moderado.

3 comentarios:

Agar dijo...

Dos por uno en los asesinatos si son en un día. Pagos por adelantado de homicidos futuros... Miedo da.

La verdad es que conociéndonos (hablo de la Iglesia), podría ser perfectamente real y segurísimo que existieron bulas similares. Yo he visto bulas pagadas en pesetas y reales para poder comer carne los viernes, verídico. Sin embargo, hay varias páginas que ponen en duda la autenticidad de la Taxa Camarae, la más importante (y a la que hacen referencia muchas) ésta, pero se discute también el tema aquí y aquí .

Tiene pinta más de bulo que de bula ;-) Pero que su falsedad no justifique lo que hizo la Iglesia de Roma en sus tiempos, ni que se pretenda ocultar o disimular otras bulas que sí existieron.

El mendigo dijo...

Pues si, la verdad es que si que huele a bulo. Pero tratándose de los papas medievales y renacentistas, me puedo creer de todo.

Slash dijo...

Siendo papa... se puede esperar todo no sólo porque veamos al papa actual acariciando a los niños de Africa ya vamos a esperar que sea un santo. Existen muchiiiiiiiiisimos ejemplos que puede dar crédito a ese famoso documento de la taxa. y sigue ocurriendo... cuánto pagó la católica porque las víctimas de abuso no hablaran?? mmmhh... se auto indulgenciaron?? jajajaja, si es que esa palabra existe...