18 de marzo de 2006

Castilla miserable

Alejandro, en sus conquistas, fue fundando ciudades o colonias a las que ponía su nombre o el de sus generales. Así, los autores clásicos mencionan varias decenas de Alejandrías distribuídas en un amplísimo territorio, de Tesalia al Tibet.

Ignoro si este fue el primer caso de megalomanía llevada al Nomenclator; es posible que no, y sin embargo, fue su ejemplo el que ha seguido a lo largo de la historia todo militar con ganas de pasar a la historia.

De César hasta Stalin (Leningrado fue renombrada una vez muerto éste), todos quisieron mirarse en el espejo de la historia y ver reflejado el divino rostro de Alejandro.


Y llega la historia a nuestras tierras y a nuestros tiempos. Me encuentro yo aquí en el ordenador, planeando una visita por tierras sorianas, cuando me encuentro un bonito pueblo, con un importante castillo, el primero en construirse como baluarte en tierras españolas, y hoy en decrépito estado, propiedad de la Casa de Alba, a quien debemos agradecer el esmero en su conservación. :p


El pueblo en cuestión es San Leonardo de Yagüe.

La verdad es que es un bonito nombre, muy rústico, muy....castellano. Veamos de donde viene.

San Leonardo fue un eremita del s.VI. Nacido en Orleans, se cree de una noble familia franca amiga del rey Clodoveo. Según cuenta la hagiografía, la ocupación principal de este santo era la de interceder ante el rey para que los prisioneros fueran liberados o, al menos, que vieran reducidas sus penas.

San leonardo es pues el santo de los presos. Se cuentan casos de milagrosas liberaciones, de cadenas que se rompen y puertas de celdas que se abren por intercesión del santo. En todo caso, la historia lo recuerda como un hombre justo y bueno, muy reverenciado allá por el s.XI y en cualquier caso, digno de dar nombre a una localidad.


Veamos el otro nombre.

Antes de nada, voy a explicar una extraña coincidencia. Este pueblo tan chico es lo suficientemente grande como para dar origen a dos marquesados. El primero, antiquísmo, lo ostenta en la actualidad como dijimos la Duquesa de Alba, que además de otras muchas cosas es Marquesa de San Leonardo.

Pero en fechas mucho más recientes se añadió otro señorío más, así como la coletilla al pueblo. El nuevo título es Marquesado de San Leonardo de Yagüe, y el beneficiario, el General Yagüe.

Veamos quién era este tipiño y qué méritos hizo para merecer semejante honor.


El General Juan Yagüe Blanco fue, como a estas alturas ya os estais imaginando, uno de los militares golpistas que nombraron a Franco Generalísimo.

Amigo personal de José Antonio, es más conocido como "El carnicero de Badajoz", por el asesinato de 4000 presos en la plaza de toros de Badajoz, en Agosto del 36. Es quizá el personaje más negro de todo el fascismo en España.

Interpelado por un periodista del New Herald Tribune sobre los motivos de la masacre contestó:

Claro que los fusilamos. ¿Qué esperaba? ¿Suponía que iba a llevar 4000 rojos conmigo mientras mi columna avanzaba contra reloj? ¿Suponía que iba a dejarles sueltos a mi espalda y dejar que volvieran a edificar una Badajoz roja?

Pues bien, ya sabemos la clase de basura humana, de criminal, de alimaña que da nombre a este pueblo (además de una calle y un Colegio Publico de infantil y primaria en Logroño, y seguro que no son los únicos ejemplos).

A mi me ha llamado fuertemente la atención el contraste entre los dos personajes que dan nombre a este pueblo. El uno, un hombre santo que intercedía por los prisioneros ante el rey Clodoveo por su liberación, que dedicó su vida al cuidado de los que se hallaban encarcelados.

El otro, una bestia que ordenó ejecutar a 4000 presos, todos los que había en esa fatídica plaza. Para ello, instaló ametralladoras en las gradas, y personalidades civiles, religiosas y militares fueron invitadas al espectáculo. También periodistas extranjeros horrorizados.



Entiendo que para el pueblo no fue una elección el aditamento infame, no había culpa por lo tanto. Pero ya hace 5 lustros que murió el dictador, y los habitantes de este pueblo no han borrado el nombre de semejante monstruo de infausto recuerdo.

Igual reza para tantos pueblos apellidados "del Caudillo", calles, plazas, avenidas, colegios y hospitales, que aún llevan el nombres de asesinos y traidores.

Castilla, la Vieja Castilla parece un monumento al fascismo. La mayoría de sus habitantes parecen encontrarse cómodos con ello, y no piden su supresión.

Curiosa tierra, donde se reza a santos y se homenajea a criminales.

Castilla La Vieja, Castilla La Miserable...

8 comentarios:

raíña loba dijo...

No basta que el pobre castillo esté en ruinas, por no cuidar lo que es nuestro patrimonio cultural, sino que además hay un enorme hotel construido delante (como he podido comprobar el fin de semana pasado), con lo cual lo que queda del castillo casi que ni se ve. No sé cómo se permite ni cómo se puede tener tan poco sentido de la belleza.
Menos mal que otros lugares de la provincia de Soria no han consentido tales aberraciones y siguen siendo espectaculares.

El mendigo dijo...

No, si lo del hotelazo tapando la vista del castillo...tiene delito, eh?

Además, un mamotreto de mal gusto, para palurdos con aspiraciones de grandeza...sólo en un ayuntamiento del PP se puede entender que permitan ese atentado visual. Esa gente, ya se sabe cuáles son sus valores: lo 1º, hacer negocio. Lo 2º: simular que les importa algo más que el dinero (Dios, la Patria, el Rey...y toda esa monserga).

Poco más, y utilizan el castillo como cimentación... :p

La verdad es que la provincia tiene rincones maravillosos, impagables, pero la impresión que saqué de ese pueblo fue paupérrima.

Pamela Martinez dijo...

Nada de lo que cuenta del general Yaguë es cierto. Le veo muy mal informado y mal intencionado. Lo de Badajoz fué una patraña inventada, le invito a leer más sobre él o a visitar otro blog " el mito de Badajoz" en radicaleslibres.blogspot.com , ya que el general pasó por Badajoz y siguio su campaña al dia siguiente no quedandose los días en que se relatan esos hechos tan vergozantes.
Por otra parte San Leonardo al acabar la guerra era un pueblo pequeño, pobre, sin industria, ni buenas casas ni nada. El General Yagüe ayudó a crear una industria ( de juguetes, puertas ), una tejera, construyó casas para todos los necesitados y caidos en la guerra no importando de que bando fueran, construyó un ambulatorio donde especialistas de Soria venian a pasar consulta, construyó el Hogar- Casino, el economato, las escuelas, el cine, una piscina municipal ..........) y él , que estaba exiliado por Franco aquí, en San leonardo, su pueblo, solo se preocupó por engrandecerlo y asegurar que sus vecinos tuvieran asegurado su bienestar y no tuvieran que emigrar.

!Que facil es descalificar desde la ignorancia !. Los de San leonardo estamos muy orgullosos de llevar el nombre de Yagüe en nuestro pueblo.

El mendigo dijo...

Muchas gracias por calificarme de ignorante. La defensa que hace de su "héroe nacional" más bien me parece sacada de los libritos de santos que de un libro de historia moderna.

Así que la presencia de ese bastardo en los fusilamientos es sólo un montaje inventado (¿por quién?) para desprestigiar a su Héroe y Santo.

Por supuesto, su supuesta implicación en la sublevación del ejército contra el gobierno democráticamente elegido, para instaurar una dictadura de corte fascista son sólo habladurías, ¿no?

:p

Como prueba de sus afirmaciones me redirije a un blog que no tiene nada sobre el particular (casi que no tiene nada sobre nada). Y aunque lo tuviera, existen páginas que defienden que Einstein era marciano, que Hitler, Elvis y Jesús Gil viven, o que los campos de exterminio nazi son una invención (supongo que obra del mismo que osó ensuciar la memoria de su generalito querido).

Yo le invito a leer historia, de la de verdad, con muchas cifras, cuadros y mapas, con mención de la fuentes y análisis ponderado de las situaciones. Leer hagiografías de criminales o best-sellers de revisionistas como Pío Moa o César Vidal NO está considerado como aprender historia.

En cuanto a que el carnicero construyó tales o cuales cosas en su pueblo, no se lo discuto. Es muy propio de la mendalidad de sátrapa, con que se gobernaba en el corrupto gobierno franquista. FIAT!

Pero...levantó él todas esas obras? Fué el quien las construyó, con paleta y plomada? ¿no, verdad? El sólo las mandó construir, ya que había nacido para mandar.

¿Y las mandó construir con qué dinero? ¿Con el suyo? ¿Tan alto era el sueldo de un general?

O símplemente usó de su influencia (decreciente, después de su salida del Ministerio del Aire por la puerta de atrás) para desviar recursos que el correspondían a otras poblaciones mayores para engrandecer SU pueblito. Si se hicieron todas esas cosas en un pueblito, es de todo punto evidente que en otros, quizá más necesitados, se dejaron de hacer.

¿Y porqué recibió esta villa semejante trato de favor?

Por ser la patria natal, y el mayorazgo de un Héroe de la Santa Cruzada franquista.

Esa mentalidad, señora, de honrar la memoria del sátrapa benefactor, que ordena su satrapía a su antojo, que reparte los bienes que previamente le ha robado al pueblo, y éste le agradece su benevolencia...esa mentalidad señora, es de tiempos del NO-DO.

En cuanto a mis intenciones, que según su temerario juicio de valor son malas, se las explicito: quiero que España, y muy en concreto en Castilla, deje de honrarse a criminales. Quiero que los pueblos, las calles, las plazas de Castilla dejen de ser un monumento al fascismo.

Me gustaría que los castellanos dejaran de bajar la cerviz ante el busto de asesinos golpistas, porque con su actitud nos avergüenzan al resto de pueblos de España.

tobias dijo...

Querido Mendigo:

soy castellano y como tal me avergüenzo cada vez que en un pueblo o ciudad de Castilla sigo viendo placas, monumentos y calles dedicados a los asesinos del 36 al 75.

Lamentablemente hay muchos Sres y Sras en Castilla que todavía se creen las patrañas de la historia inventada por los franquistas y lo que es peor, ahora esos historiadores de pacotilla que mencionas, contribuyen a la mentira arropados por el PP y su grupo de editores y periodistas mercenarios.

La postura más habitual que encuentro en esta Castilla miserable es la de "al fin y al cabo es parte de nuestra historia", postura asumida y expresada incluso por guías turísticos como los que explican la Plaza Mayor de Salamanca, donde un medallón contiene el busto de nuestro dictadorcito de opereta. A todos éstos (y a Dña Pamela) convendía informarles de que en Italia no hay ni una calle dedicada a Musolini, en Alemania no he visto ninguna con el nombre de Hitler ni de sus secuaces y en Rusia también se suprimieron las de Stalin. La historia hay que estudiarla, sobre todo para no repetirla; pero los monumentos, calles y dedicatorias son para quienes hicieron por sus semejantes algo mejor que asesinarles, por su país algo mejor que traicionar la legalidad existente y traicionar la bandera que juraron y por la sociedad algo mejor que censurar y reprimir al diferente .

El mendigo dijo...

Exacto!

Muchas gracias Tobias, creo que usted ha dado en el clavo.

Una estatua, una leyenda en el muro de una iglesia, una placa...es un homenaje a un ciudadano sobresaliente.

Retirándolas, no borramos la historia de España. Muy al contrario, antes que negar nuestra historia, considero de la mayor importancia su estudio en profundidad.

Retirando los nombres de los fascistas no negamos la historia; antes bien, después de conocer sus actos, les retiramos cualquier honor.

Un pueblo que homenajea criminales es un pueblo enfermo. Ya sean fascistas, sean etarras, sean...

Ningún honor para los criminales en las plazas, calles, institutos o cuarteles.

Borrar sus malhadados nombres de las calles no significa hacerlo de los libros de historia, donde ha de quedar constancia de sus actos. Para enseñanza y vergüenza de la tierra que los ha parido y de las gentes que no fueron quienes de hacerles frente.

Bastante vergüenza tenemos los españoles con haber sido el único régimen fascista (con nuestros vecinos) en sobrevivir a la 2GM, como para que encima mostremos nuestros harapos morales con orgullo.

Javi dijo...

Hola mendigo.
Soy de San Leonardo y estoy de acuerdo en todo contigo. Deploro que el apellido del genocida manche de sangre el nombre de nuestro bello pueblo.
Por ello únicamente te pediria que nos nos metieras a todos los sanleonardinos en el mismo saco, ni que nos llamases enfermos.
Ya que aunque ningún ayuntamiento (tanto pp, como psoe q tiene mas delito todavia) hay intentado borrar los vestigios levantados gracias a los republicanos presos.

Aún existe gente que intentamos luchar para borrar ese lamparon de sangre en forma de nombre, de la historia de nuestro pueblo.
Un saludo.

El mendigo dijo...

Es cierto, no son sólo los ayuntamientos gobernados por la derecha los que mantienen simbología fascista.

Eso me lleva a reafirmarme a un más en la generalización que hago al considerar al pueblo castellano como un pueblo enfermo: en su mayoría no reprueba los crímenes del fascismo, los trata con indulgencia, los justifica o, al menos, los relativiza.

Date cuenta, Javi, que generalizar no es totalizar. No digo, porque es evidente que no es así, que todos los castellanos o todos los sanleonardinos justifiquen el golpe de Estado. Pero la mayoría social sí que lo hace.

Me explico con un ejemplo: si decimos que Usera (un barrio madrileño) es un barrio obrero, no quiere decir que todos y cada uno de sus habitantes sean obreros. Pero sí que la mayoría de la población es asalariada con un nivel económico medio-bajo.

Lo mismo si decimos que Guipuzkoa es más independentista que Álava. Seguro que hay un alavés que no quiere ver la bandera española ni en pintura, mientras que habrá donostiarrás que se envuelvan en ella.

La población en la Comunidad de Madrid es eminentemente urbana, pero hay muchos miles de madrileños que viven en y del campo en pequeñas poblaciones...etc, etc, etc.

Generalizando se pueden cometer muchos errores, y yo seguro que los cometo. Lo que seguro que es un error es tomar esa generalización como rasgo de toda la población: eso ya son tópicos y prejuicios de los que procuro huir.

Por cierto, para que veas que no sólo me meto con el nombre de tu pueblo:

Aquí me meto con Quintanilla de Onésimo.

Y aquí con la ciudad da Coruña.

Al final, lo que falta es cultura histórica que deje a los criminales y traidores en el lugar que se merecen. Sustituir la propaganda del régimen sobre su Cruzada Nacional por documentación contrastada por historiadores.