15 de noviembre de 2008

Varietés

Bueno, ahora que ya está solucionado el concursito, voy a hacer una de mis entradas-revoltillo, en la que destaco las noticias más interesantes de estos días.



El de la foto es Esteban Beltrán, presidente de Amnistía Internacional en España. Quien me lea, ya sabe del inmenso respeto y admiración que me suscita esta organización: defiende la dignidad humana por encima de cualquier otra consideración. No se tortura, y no se tortura a NADIE, sin importar la identidad de la víctima. No se ejecuta, y no se ejecuta a NADIE. Ni a un negro en el corredor de la muerte de Texas, ni uno de los miles de convictos chinos asesinados por el Estado, ni a Sadam Hussein. Es más, estoy seguro que si hubiese hoy un nuevo proceso de Nüremberg, también rechazarían la condena incluso de Göring.

El denunciar todos los atentados contra los derechos humanos, todos, sin importar quién es la víctima ni quién el verdugo, da a Amnistía Internacional una superioridad moral apabullante.

La misma que le falta al "progresista" sucesor de Fungairiño, el fiscal jefe de la AN, Javier Zaragoza, para tratar de obstaculizar en lo posible la marcha del proceso contra los crímenes del franquismo.

Un fiscal, protegiendo a criminales de guerra e impidiendo que se investiguen las desapariciones. Una y otra vez, volvemos al cuento del lobito bueno y esta España al revés.

¿Hasta qué punto el fiscal designado por el gobierno está siguiendo órdenes de la Moncloa? El cinismo de la cúpula del P$OE en este asunto es infinito.

Bueno, que me enrollo. Todo esto es para presentar el informe de Amnistía Internacional al respecto: modélico. Si yo fuera Javier Zaragoza, después de leer esto, me hacía la cirugía estética por vergüenza de que alguien me reconociese por la calle.
ESPAÑA: La obligación de investigar los crímenes del pasado y garantizar los derechos de las víctimas de desaparición forzada durante la Guerra Civil y el franquismo.

Si no os queréis leer las 29 páginas del informe, que de verdad caen rápido, os puede servir el resumen del texto que hace Público que ¡por una vez! está bien escrito y sin errores ortográficos:
"La excepción mundial" se llama España.






Cambiamos de tema sin salirnos de los derechos humanos. Vía Im-Pulso (una de mis debilidades en la red, es muy bueno este tío) tengo conocimiento de la entrevista que Diagonal le hace a una de las mujeres con más cojones que he conocido. Los tiene cuadradísimos. Insisto en las expresiones sexistas porque muy frecuentemente son mujeres las que dan lecciones al mundo de integridad y valentía. ¿Por qué se asocia hombría con valentía? Cada vez lo entiendo menos.

Se trata de Malalai Joya (ملالی جویا), diputada afgana que ha sido expulsada por llamar al pan, pan. Esta mujer me recuerda a Leyna Zana, diputada kurda condenada en Istambul por enaltecimiento del terrorismo (ya había pasado 11 años en cárceles turcas por el delito de separatismo). Otra mujer que los tiene bien puestos.

Bueno, que me vuelvo a enrollar. Os dejo con la entrevista, muy interesante para saber lo que se cuece en Afganistan. Especial interés, por lo que nos toca, tiene la visión de esta mujer acerca de la participación del ejército español en la ocupación de su país:

España está apoyando a los señores de la guerra, a los traficantes de opio y a los criminales de guerra en Afganistán.

De verdad, muy muy recomendable su lectura. Además, es cortito.



Qué más tengo en el cajón de sastre, para comentar...

Aps! Un gráfico made in GurusBlog, que es la parte más interesante de la entrada La política energética en España.



Tomad las cifras con todos los reparos, pues creo que no están incluidos los gastos ligados a la gestión de los residuos radioactivos así como el desmantelamiento de las centrales al final de su vida útil; así como creo que tampoco el autor toma en consideración las cuotas de emisiones de CO2 que tienen que comprar las térmicas.

En cualquier caso, es muy difícil dar una cifra, pero el gráfico me ha parecido muy...gráfico :p muy ilustrativo para ver por dónde van los tiros en la producción del mix energético (verdaderamente, me fríe los huevos que alguien, desde su ignorancia, termine toda cuestión energética invocando la energía solar y se quede tan pancho).


Y sin dejar de hablar de energía, voy a poner unas declaraciones de Raxoi.
Rajoy, "radicalmente en contra" de que Gazprom entre en Repsol
"Espero que al Gobierno ni siquiera se le pase por la imaginación permitir una operación de esas características", dice el líder del PP.

Por una vez, estoy de acuerdo con Raxoi. O más bien, él está de acuerdo conmigo, pues yo procuro ser consecuente y mantener mis convicciones mientras que las de Raxoi, como todo politicastro, cambian según de dónde sople el viento.

Cuando la alemana Eon quería merendarse a Endesa, y Endesa/Pizarro se dejaba por no acabar en manos de los catalanes de la Caixa y bla, bla, bla (que al final, acabó en manos de los navarros de Acciona y de la eléctrica PÚBLICA italiana: Enel, y Eón sólo pudo hacerse con algunos despojos)...os acordaréis, a buen seguro. Pues en aquella ocasión decía Raxoi:





¡Fabuloso! A Raxoi que le parecía estupendo que Eon lanzase una OPA sobre el 100% de Endesa, y que exigía al gobierno que no interviniera, al grito de libertad, libertad, libertad, tal que parecía el trasunto de William Wallace...y...dos años más tarde...dice al gobierno que "ni siquiera se le pase por la imaginación permitir" la compra del 20% de Repsol que tiene Sacyr.

¿?¿?¿?¿?

Aquí, con ustedes, un liberal consecuente.



Y he aquí el símbolo de la democracia para estos políticos conservadores-liberales-monárquicofalangistas del Partido Popular.




Esto ya se va a convertir en la coletilla de esta página.

Los principios y valores, o tienen validez universal, o no son tales.

Raxoi, como tantos otros, no tiene ni principios ni valores.

Quod erat demostrandum

2 comentarios:

Helena dijo...

Al haber vivido muy a mi pesar en un hogar eminentemente franquista por vía paterna, muy a mi pesar fui durante muchos años ignorante sobre este tema. Siempre me habían repetido que no hizo nada malo, que fue casi un santo, y cuando le contaba a mi abuela lo contrario se burlaba de mí y aseguraba que eran invenciones lo de las fosas y demás, que los de verdad no mostraban ni libertad ni justicia eran los republicanos, y que si no fuera pro Franco mi familia no existiría, y bla, bla, bla. Y que, me hubiera tocado otro cuepro y este estado sería de otra manera, más europeo en el buen sentido por lo menos. Habría conservado mejor su cultura, no habría tanto extremismos seguramente y no tendríamos una familia real idiotizada y mimada. Pero sí, es cierto que todo lo que ha ocurrido se ha ocultado, aprece como un juramento de los jueces no aplicar Justicia en este asunto. La cifras de desaparecidos me han creado un nudo en la garganta. No sé si sabrás que muchos de esos franquistas que apoyaron el regimen fielmente ahora son importantes dirigentes de empresas españolas como ENDESA o directores de bancos como la Banca March, que para ser más precisa este le dío buena parte del dinero al francisquiño para dar el golpe de estado.
Sobre la afgana es verdad que los tiene bien puestos, y no me extraña; sabrás todas las libertades que perdieron las mujeres del país con el cambio de regimen apoyado por EEUU, una vergüenza. No me quiero ni imaginar lo indignante que fue para ellas tener que abandonar sus estudios y trabajos apra recluirse en sus casas con un velo. Unas tierras cuya historia mostraba la cuna no solo de la civilización sino del respeto por todos los derechos de cada ser humano, fuese cual fuese su color o su sexo. Saludos!

El mendigo dijo...

Pues mira, si quieres un día juntamos tu familia paterna con mi familia materna.

Te apuesto unas birras a que la mía le gana en franquista a la tuya. Tengo un tío que cada vez que habla de Esperanza Aguirre, se le iluminan los ojos.

Por algo una de mis máximas existenciales es: Familiares y trastos viejos, pocos y lejos.


Hay otra similar que también me hace mucha gracia:
¡Qué bonito es recibir una carta de la familia! Así sabes que están bien lejos.