23 de octubre de 2008

Fidalgo, vete a la mierda



Fidalgo dice que el capitalismo "está fundado" y que el sistema "alternativo" que hubo no tuvo "mucho éxito".

El capitalismo es el sistema que sostiene la preeminencia del capital en el proceso productivo frente a la fuerza de trabajo.

El capitalismo sostiene la legitimidad de la concentración de la riqueza en unas pocas manos, de hecho, el efecto del capitalismo es precisamente ese: LA CONCENTRACIÓN DEL CAPITAL. Money makes money.

El capitalismo, defiende que los medios de producción estén en manos de una casta económica, y considera justo que este privilegio sea recompensado con aún más dinero: los beneficios del capital.

De igual forma, al haber una minoría que acumula capital, forzosamente ha de existir una mayoría de la cual sale toda esa riqueza: los trabajadores. Si un empresario gana dinero, es porque vende a los trabajadores un producto que cuesta más de lo que ha pagado por él. Obvio. Esa diferencia, entre lo que paga a los trabajadores y a los suministradores de materias primas, y la que obtiene con su venta, es el beneficio.

Que, para Fidalgo, está muy bien y es muy justo. Pero en esta casa hemos dicho que se trata de un robo.

En resumidas cuentas: el capitalismo es aquel sistema que hace que el rico sea cada vez más rico, y el trabajador, cada vez esté más endeudado.

Es la esencia del sistema, es su naturaleza. Es la conclusión lógica si admitimos:
a) la legitimidad de la distribución desigual de las riquezas
b) que esas riquezas deban ser recompensadas con otras riquezas.


Fidalgo es muy libre de defender el capitalismo, pero para ello podría dimitir como sindicalista de un sindicato de sólidas raíces comunistas, aunque a estas alturas también eso se ha diluido.

También es muy quien de defender como "muy útiles" los acuerdos de Bretton Woods, que fueron el marchamo del Imperio Estadounidense en las siguientes décadas. ¿Útiles para quien, Fidalgo? ¿A sueldo de quién estás, Fidalgo?

Pero antes de dimitir, y ponerse a hacer negocios con el dinero que, también él, ha obtenido gracias y mediante el trabajo ajeno, debería explicar cuál es el sistema "alternativo" al que alude.

Porque esa es precisamente el discurso de los que quieren imponer el capitalismo como único sistema posible. Y bajo el recuerdo que hubo otro, cuya mención evitan como el nombre del Maligno, que fracasó. El muro de Berlín y todo eso.

Se ve que este pxfty ijkeqwr no lee mucho los periódicos últimamente. La economía mundial que más está sacando tajada de esta crisis, CONNATURAL DEL CAPITALISMO, es una economía dirigida: la china.

El capitalismo: éxito.

"Lo demás", "lo otro", "lo alternativo": fracaso.

Muchas gracias por hacer propaganda. Es lo que se nos ha repetido hasta la saciedad. Ahora, te vas a la mierda, Fidalgo.

Pues coger una nación profundamente empobrecida, con un sistema esclavista feudal, y llevarla en cuestión de medio siglo a encabezar la carrera espacial, como fracaso, tiene cojones.

Haber sido capaz de resistir el avance de las Divisiones Panzer, cuando TODA EUROPA CONTINENTAL tenía un régimen fascista, reconstruir toda su industria bélica detrás de los Urales, e iniciar una contraofensiva que le llevó hasta Berlín, y porque echaron el freno...
Y mientras tanto, el bienamado capitalismo de Fidalgo justificaba que empresas americanas vendieran material de guerra a la Wehrmacht (GM camiones, Ford motores de aviación, Texaco petróleo hasta 1942, IBM ordenadores para la limpieza étnica de la Gestapo...).

Pues como fracaso, haberse enfrentado a toda Europa casi en solitario (aunque magnificada, la contribución angloestadounidense al esfuerzo de guerra fue poco relevante), tiene cojones ese fracaso.

Y hoy en día, en Sudamérica, las que fracasan no son precisamente los modelos socialistas. Después de un siglo aplicando modelos capitalistas, son las economías que inician un proceso hacia el socialismo las que más están creciendo, con Venezuela a la cabeza.

Ahora bien: eso no quiere decir que el capitalismo haya fracasado en Sudamérica. Antes bien, tuvo un triunfo absoluto en SU OBJETIVO, que es exclusivamente asegurar los beneficios del capital.

El bienestar humano NO es el objetivo del capitalismo, por lo tanto no puede considerarse fracaso del sistema el no alcanzar algo que nunca persiguió.

En términos que todo el mundo entiende: el capitalismo cumple a la inversa de Robín de los Bosques, roba a los pobres para dárselo a los ricos.

El capitalismo mata, y eso cada vez es más patente por todo el mundo. El capitalismo es de naturaleza criminal, y a Fidalgo le parece estupendo. O, al menos, no pone mucha cara de resignación cuando nos quiere hacer creer que no hay otro camino.

VETE A LA MIERDA, FIDALGO.

VETE A LA MIERDA, QUE PARA HACER DE APOLOGISTA DEL CAPITALISMO, YA HAY MUCHOS QUE LO SABEN HACER MEJOR QUE TÚ.


Señores, ya va siendo hora de discriminar. Los que crean que el capitalismo es el único sistema posible, y que habrá que suavizarlo, humanizarlo, que se pongan a un lado.

Y los que creamos que otro sistema no sólo es posible, sino necesario, nos vamos por otro. Y nos ponemos a trabajar, coño, porque por ahora no lo tenemos, no tenemos nada que ofrecer, no tenemos nada que contraponer al capitalismo.


Edito: Gracias a Graccus por rescatar el preámbulo de los estatutos de CCOO, en cuya declaración de principios podemos leer:

Se orienta hacia la supresión de la sociedad capitalista y la construcción de una sociedad socialista democrática.


No creo que Fidalgo se haya leído las 119 páginas de los Estatutos. Pero al menos se podría haber leído el PRIMER EPÍGRAFE de la PRIMERA PÁGINA.

Estas declaraciones del Secretario General, chocan tanto como si Rouco mañana reconociera su homosexualidad. ¿Entonces...qué haces ahí, machiño?

11 comentarios:

wenmusic dijo...

Sí que lo tenemos. Lo que le falta es el nombre.

Sabemos lo que queremos, reparto de riqueza, una moneda fuerte (es decir, respaldada por riqueza real, nada de sistemas fiat o como sea), nada de castas sociales, ni círculos de poder. Nada de riquezas ficticias. Nada de capitalismo.
Lo sabemos, llámale como quieras, pero veo complicado que los que tienen el poder lo asuman.
Y lo más triste es que personajes como este se pongan tan en evidencia culturalmente y estén legitimados por votos.

Helena dijo...

Me estabas asustando, pensaba que ibas a vanagloriar el comunismo, el cual tampoco se sale de rosas, esclavizó a la clase trabajadora tal como el capitalismo, haciíandose las líneas imaginarias que separan ambos sistemas borrosas. China mismamente pronto también tendrá problemas, la empresa privada va en aumento y allí se dan auténticas condiciones de explotación sin derecho a formar sindicatos, bajo pena de muerte o prisión. Ahora China es más capitalista que comunista, y cuando fue lo segundo bajo el yugo de Mao, sería razonable pensar que ese hombre no merecía tanto poder, masacrando a tanta gente como mayor etnocida conocido por la historia, desplazando la cultura china ancestral, que es lo único bueno de este país. El comunismo falló en que divinizó demasiado el materialismo, al igual que le está ocurriendo al sistema actual.
Desde mi punto de vista la mejor alternativa es el anarcocomunismo ideado por Kropotkin, basado en observaciones de las comunidades naturales, que por algo son las que mejor funcionan. Cooperación, desaparición del Estado como tal, democracia directa, redes horizontales... Esa supuesta ley del más fuerte sólo es útil en sistemas desregulados destinados al fracaso o que se perpetúan por inercia.
Salud!

El mendigo dijo...

Wen, sabemos la forma que ha de tener lo que queremos. Pero eso hay que construirlo.

Mira, a mi me enseñaron a construir máquinas. No tengo ni puta idea de sistemas financieros. Tú me dices que te haga una máquina o estructura así, así y asá, y yo me pongo manos a la obra, y te la diseño.

Bien, necesitamos un sistema económico. Un sistema económico que, como bien dices, sea más justo. No más justo. No, que sea JUSTO. Que sea sostenible. Que sea moralmente sostenible, ecológicamente sostenible, e incluso económicamente sostenible. Porque este no lo es.

El caso es que no basta con enunciar todas esas propiedades para crearlo. Hace falta diseñar los mimbres sobre los que se construirá. Y para eso necesitamos gente preparada que construya un sistema nuevo.

Mejor.

Porque una cosa no me cabe duda: el nuevo sistema ha de ser más eficiente que el capitalismo. O no triunfará.

Esto es perfectamente posible, ya que eliminaríamos el lastre que supone alimentar a la legión de parásitos del sistema, que no porducen nada pero se llevan la mayor parte de las riquezas.

Pero con ello no podemos crear otra clase parasitaria. Hemos de tener muy presente que la corrupción ha sido un mal endémico en los sistemas socialistas.

Y la corrupción es el óxido que ralentiza todo sistema económico, y destruye la democracia.


Helena, estrictamente hablando, el comunismo no se ha aplicado jamás en ningún país. Como mucho en algunas comunas de vida efímera, como los falansterios.

La unión soviética no tenía un régimen comunista sino socialista, un socialismo de guerra (o revisionismo, para otros) que instauró Stalin que fue dando paso a un sistema oligárquico burocratizado.

China...bueno, China fue comunista en otro sentido del término. Colectivista, diría yo.

En cuanto a vanagloriar...bueno, yo no soy el comunismo (mira la definición). En todo caso podría enaltecer, ensalzar el comunismo.

Pero no, claro. Tampoco me voy a poner a excusar los muchos crímenes que en su nombre se han cometido.

En cuanto al colega Koprotkin...bueno, lo poquito que he leído de él me gusta. Prefiero a Bakunin, es mucho más divertido.

En cuanto a que eso sea una salida...Bueno, yo lo que no quiero es ser tan presuntuoso como para decir que tengo la solución.

Por ejemplo, si yo fuera maoísta, o keynesiano, o falangista...estaría diciendo que he encontrado la solución a los problemas del mundo. Que todos los demás están equivocados y que es mi visión del mundo, o la que aporta mi Maestro, la que ha de ser tenida en cuenta.

No me gusta. Primero, yo sigo formándome. No sé si Trotsky lo hubiera hecho mejor que Stalin, o si era el sucesor natural de Lenin. No sé si el berrinche que se pilló Bakunin contra la Inernacional estaba justificado. No quiero caer en el dogmatismo de seguir a un Mesías en contra de los demás.

Creo que es interesante aprender de todos. Reflexionar y no desangrarnos en disputas estériles entre tribus.

Quizá el problema que tenga la izquierda, curiosamente, es que tiene tan grandes pensadores detrás, que ejercen demasiado respeto a los que vienen a continuación.

No soporto a la gente que recita el Capital como si fuera la Biblia o el Corán, como si la verdad del mundo se encontrara ahí (jamás he sido capaz de acabármelo, es soporífero).

Yo no sé cual es la solución. Ahora bien, mi intuición me dice que la solución no está en los libros de ningún fulano del s.XIX, ni del XX.

Es muy interesante leer a los "clásicos". A todos. Lo poco que he leído de Lenin me parece fascinante, y sus reflexiones podrían ser de aplicación en nuestros días.

Sin embargo, un sistema alternativo al capitalismo hemos de construirlo nosotros, nos corresponde a nuestra época, es nuestra responsabilidad. No basta con aplicar las recetas de ayer. Así como el sistema que tenemos que crear, habrá de ser rectificado por los que vendrán mañana.

Un sistema económico en el que no tengamos que sacrificar la libertad para conseguir igualdad.

Hugo, en el blog de III República, le gusta hablar de Democracia Radical. Me gusta el término, en contraposición con el de democracia representativa, que no deja de ser el eufemismo bajo el cual se esconde un sistema oligárquico.

Yo prefiero el de Socialismo Libertario. Pero eso es sólo un nombre, una declaración de intenciones, hay que llenarlo de contenido.

Esa es la tarea, que compete a nuestra generación.

Aunque, para ser sinceros, no creo que nada de valor vaya a salir de la decrépita Europa. Como mucho, ayudaremos al alumbramiento de la criatura, con nuestro ceniciento pesimismo que nos es propio (y que me encanta).

javierM dijo...

Hace mucho tiempo que dejé de creer en el sindicalismo de este país. No es más que una fábrica de sindicalismos más pequeños y más sectarios.

¿No fue en ese sindicato donde tenían a una sindicalista del pp?. ¿la que decía que el sindicato no era ni de derechas ni de izquierdas?.

Bueno. Fidalgo ya ha aclarado algo: la actual dirección, de izquierdas no es.

Helena dijo...

Estoy de acuerdo contigo, en ningún momento he pretendido decir que tengamos que seguir ideas de otros, como si fueran profetas de la ideología ideal, la cual dudo que exista. Cuando he dicho que lo que más me atraía era el anarco-comunismo kropotkiniano, me refería más bien a que tiene muchas aportaciones interesantes, aunque en algunas cosas no lo apoye. Considero que cada uno ha de ser dueño de sí mismo y no seguidor a ciegas de otra persona; eso sólo nos puede conducir al borreguismo de los de derechas y su posición reaccionaria al creerse con la Verdad.
Quizá como tu dices más que comunismo, ha habido sistemas que se han autoproclamado con este nombre sin en verdad serlo. Pero yo pienso que si que captaron su esencia y diría que la parte más importante de un movimiento es la esencia, las derivaciones y usos son cuestión humana, de como plasma esas utopías, a veces demasiado desvirtuadas. Mismamente la explotación de la naturaleza que se llevo a cabo por los rusos y los chinos, uso de sistema nada respetuosos con esta y vidas humanas en minoría, es algo que a Marx por lo que tengo entendido le hubiera parecido correcto, obsesionado como estaba por la lucha de clases y su visión darwiniana del más fuerte. Siento si me repito, pero es que es algo que em choco cuando me enteré. supongo que iba en consonancia con el nihilismo de la época.
Crearemos una alternativa, de eso estoy segura, el sistema de ahora está decrépito y lo que se intenta es dar de comer a un moribundo. No nos queda otra salida que el cambio para seguir perviviendo. Creo que el mayor problema es el exceso de individualismo, se nos ha educado pensando que estamso separados del resto, que el interés propio no es el interés general, y eso es más una ilusión que uan realidad, sóloa corto plazo puede ser distinto. No me extiendo más. Salud!

El mendigo dijo...

:/

...

Mi madriña, Helena. Disparas con calibre grueso, eh? Me huele que has estudiado filosofía, no?

Bueno, en general, estoy muy de acuerdo contigo. Pero permíteme unas puntualizaciones:

Decir del marxismo que se basa en el darwinismo...sí, puede, pero también el liberalismo económico lo hace: la selección natural (por el mercado) del más fuerte.

Nihilismo...bueno, no creo que se pueda decir del marxismo que es nihilista. Antes bien, si peca de algo sería de determinismo en su concepción de las relaciones sociales.

En cuanto a que la doctrina de Marx sea agresiva al medio ambiente...bueno, eso sí que no me parece justo.

Te estaba buscando una cita de Engels, pero mira, te copio unos párrafos enteros de este artículo de Voltaire Net.

++++++++++
Una redefinición de las relaciones del ser humano con la naturaleza, es decir un cuestionamiento a la visión antropocéntrica y mecanicista que concibe a la naturaleza como una mera fuente de recursos a ser explotados por el ser humano, además de poner a éste en el centro del universo. Un posicionamiento claro lo encontramos ya en la Dialéctica de la Naturaleza de Engels (1876): “No debemos lisonjearnos demasiado de nuestras victorias humanas sobre la naturaleza. Ésta se venga de nosotros por cada una de las derrotas que le inferimos[…] Todo nos recuerda a cada paso que el hombre no domina, ni mucho menos, la naturaleza a la manera como un conquistador domina un pueblo extranjero, es decir, como alguien que es ajeno a la naturaleza, sino que formamos parte de ella con nuestra carne, nuestra sangre y nuestro cerebro, que nos hallamos en medio de ella y que todo nuestro domino sobre la naturaleza y la ventaja que en esto llevamos a las demás criaturas consiste en la posibilidad de llegar a conocer sus leyes y saber aplicarlas”. Marx por su parte cuestiona la lógica consumista y de acumulación del capitalismo: "La naturaleza se transforma en puro objeto para el hombre, en pura cosa utilitaria; deja de ser reconocida en tanto potencia para sí. Y el mismo conocimiento teórico de sus leyes autónomas aparece solamente como argucia para someterla a sus propias necesidades, sea como objeto de consumo o como vehículo de producción" .

 El análisis de los procesos de enajenación y explotación del ser humano y la naturaleza, que son dos caras de la misma moneda capitalista, así en los Manuscritos Económicos y Filosóficos (1844) Marx señala: “Que el hombre vive de la naturaleza quiere decir que la naturaleza es su cuerpo, con el cual ha de mantenerse en proceso continuo para no morir. Que la vida física y espiritual del hombre esta ligada con la naturaleza no tiene otro sentido que el de que la naturaleza está ligada consigo misma, pues el hombre es una parte de la naturaleza… Como quiera que el trabajo enajenado (1) convierte a la naturaleza en algo ajeno al hombre, (2) lo hace ajeno de sí mismo, de su propia función activa, de su actividad vital, también hace del género algo ajeno al hombre; hace que para él la vida genérica se convierta en medio de la vida individual… El trabajo enajenado invierte la relación, de manera que el hombre, precisamente por ser un ser consciente hace de su actividad vital, de su esencia, un simple medio para su existencia.”

 La economía política marxista que nos lleva a comprender los engranajes del sistema capitalista y su último estadio, el imperialismo. Bebbington señala que “no hay forma de entender la ecología sin entender primero la economía política; es decir, especificando las relaciones de poder y de desigualdad que determinan quiénes tienen acceso a los recursos naturales, quiénes no y quiénes pueden definir el uso de estos recursos” . Foster señala que la preocupación de Marx al ocuparse de “la verdadera cuestión terrenal en su real dimensión”, era que “se privó a los pobres de tener cualquier relación con la naturaleza –ni siquiera para atender a su propia supervivencia- que no estuviera mediada por las instituciones de la propiedad privada”, y luego en El Capital plantea el “trato consciente y racional de la tierra como propiedad comunal permanente” que es, además, “la condición inalienable para la existencia y reproducción de la cadena de las generaciones humanas”, en miras a la interacción metabólica entre el ser humano y la tierra, propiciando y preparando así el advenimiento de la sociedad comunista de productores asociados. “La libertad, en este terreno, sólo puede consistir en que el hombre socializado, los productores libremente asociados, regulen racionalmente su intercambio de materias con la naturaleza, lo pongan bajo su control común en vez de dejarse dominar por él como por un poder ciego, y lo lleven a cabo con el menor gasto posible de fuerzas y en las condiciones más adecuadas y más dignas de su naturaleza humana” (C. Marx)
++++++++++++++++++++++++++++

Eso sí, eso no es óbice para remarcar la depredación que tanto la URSS (y la Federación Rusa de hoy) así como la China de ayer y de hoy, han cometido sobre la naturaleza.

En eso no se diferencian del capitalismo: ambos sistemas económicos destruyeron y destruyen la Naturaleza, viendo en ella sólo una fuente de recursos a corto plazo.



Javi, hay sindicalismos y sindicalismos. Está el anarcosindicalismo, sindicatos de clase, sindicatos verticales, sindicatos católicos, sindicatos del crimen, Síndic de Greuges...

Se ve que Fidalgo se ha confundido con tanta sigla, y se ha colado en un club que no es de su "ambiente". No pasa nada, nos puede pasar a cualquiera. Que se vaya con su música a otra parte, y listos.

picapiedra dijo...

Es curioso comprobar como cuantos más años cumplo más cerca me siento de los postulados anarcosindicalistas. Simplificando: "Los medios de producción para quienes los trabajan".

Gracchus Babeuf dijo...

Me das las gracias por rescatar el preámbulo de los estatutos de CC.OO.

¿Quién los había secuestrado, para que alguien tenga que rescatarlos?

Anónimo dijo...

¡Qué manera de hablar mierda, caballero!¡Hasta cuando va a estar la izquierda echándole la culpa a un tercero por la inabilidad de governarnos bien, sea de derecha o de izquierda! Mientras seamos unos emotivos soñadores, trasnochados diletantes, incapacitados idealistas que no podemos balancear nuestras trastocadas mentalidades tribales, no vamos a avanzar hacia ningún lugar. La porquería no es el capitalismo, o el comunismo, o cualquier otro ismo. La porqueria está en nosotros mismos, y lo que hay que combatir es nuestra incivilidad, nuestra inabilidad para dirigir balanceadamente, nuestra pobreza política e ideológica. Alguien habló hasta de alguna forma de gobierno anarquista para solucionar los problemas. ¡Por favor, eso es de finales del siglo XIX principios del XX! A ver si se pasan un mes viviendo como viven los cubanos reales para que aprendan a lo que lleva el ideario "socialista" que ahora Chavez quiere copiar en Venezuela. Lo que yo digo, ¡qué manera de hablar mierda! Pero bueno, disfrutenla, porque América Latina desafortunadamente tendrá que experimentar ese "ideario" de porquería para que finalmente comprenda que no conduce a nada. Nadie escarmienta en cabeza ajena. Cuando les suceda, y pasen algunas décadas de subes y bajas en desilusiones, frustraciones y tiempo y vidas malgastadas en el "ideario socialista", sabrán de que hablo. Dediquense mejor a perfeccionar la democracia, cualquiera sea el nombre que quieran darle, y no tratando de inventar el café con leche, como están haciendo ahora los chinos y los rusos. ¿O es que no se dan cuenta?

El mendigo dijo...

Gracchus, creo que un poco todos lo habíamos secuestrado. Al dejarnos convencer de que vivíamos en el mejor de los mundos posibles, secuestramos nuestros ideales. Y de eso, tuvimos un poco la culpa todos.

Ha habido gente que ha luchado por mejorar las condiciones de este sistema, desde luego. Pero casi nadie ha luchado por el advenimiento de otro sistema más justo.

Un saludo, compañero!


Al anónimo...es que estoy cansado de escuchar las mismas chorradas. Que si Cuba, que si Venezuela...
Si tú quieres verme un mes viviendo como viven los cubanos reales, yo quiero verte a ti viviendo como vive un haitiano, una semana. O un aymara del altiplano. O nicaragüense o salvadoreño.

Te bastaría una semana. Para que conozcas de primera mano las maravillas del capitalismo. Que efefctivamente, el capitalismo es conveniente...PARA EL EXPLOTADOR!!! PERO NO PARA EL EXPLOTADO!!!

El mendigo dijo...

Fidalgo se atrinchera en Comisiones

Marcelino Camacho:Fidalgo no es de izquierdas