19 de abril de 2008

El 7º




No tiene mucho que ver con el título del tema anterior...o quizá sí: cómo se extienden los tentáculos de la Iglesia para afianzar su hegemonía en dirigir las conciencias de la población en su propio beneficio.

En la entrada anterior, hice un comentario porque no me apetecía abrir una entrada nueva. Ahora prefiero tratar el tema de forma separada:
El cura ourensano que arruinó a una anciana, condenado a cinco años de cárcel

Copio:
[...]considera probado [...] que Benigno Moure conoció desde el primer momento el ingreso en el geriátrico Os Gozos, en Pereiro de Aguiar, de la anciana María Vázquez y su esposo en el año 1999, y que se ocupó, «aprovechándose del deterioro progresivo e irreversible de la capacidad intelectiva de ella y en la convicción de que carecía de herederos forzosos», de transferir ilícitamente a la Fundación San Rosendo «la integridad de su patrimonio», hasta dilapidarlo.

[...] para llevar a efecto su plan, el religioso logró que la víctima lo autorizase en sus cuentas bancarias, realizando transferencias de efectivo en favor de la fundación por valor de 533.196 euros entre 1999 y el 2001. Además, se hizo con todo su patrimonio inmobiliario convenciéndola, en el año 2001, para que firmase un contrato privado de venta de sus bienes, entre ellos un piso en O Carballiño. La anciana nunca cobró el dinero de aquella operación y, en los meses siguientes, todas sus propiedades fueron vendidas por la fundación a terceras personas.




Resulta que el cura es el presidente de la Fundación San Rosendo, una empresa privada dedicada a la gestión de geriátricos.

Una sociedad que gestiona 64 centros en Galicia con 2.700 residentes, y es una de las empresas gallegas más boyantes.

Copio:
Su desembarco en el sector del cuidado a la tercera edad, en el año 1993, supuso la creación de los que en muchos municipios gallegos son la única oferta de atención a mayores. Siempre con el apoyo de la Administración, primero la del PP y después la del bipartito.

De nuevo una empresa privada beneficiada con fondos públicos, para dar un servicio que compete al Estado. Igual que la educación o la sanidad, supone la privatización del sector asistencial. ¿Cuánto le cobraban a cada anciano? Lo que oigo son cantidades tremendas, del orden de mil y pico euros mensuales..más lo que quieras ellos legarles cuando no tengan hijos (seguro que este caso no es el único). Y con la otra mano, cobran de la Xunta. Negocio redondo. Y aún por encima, las monjitas no cobran ni se afilian a sindicatos.

Ni a los chinos se les ocurre una forma de explotación tan refinada, negocio tan bien montado a la fuerza tiene que prosperar.

También en este caso, como en el tema de la asignatura de Religión en el Bachillerato, un gobierno del P$dG, con la connivencia del BNG, llega a acuerdos vergonzosos con la Iglesia, como en las mejores épocas de don Manuel Fraga Iribarne.

De nuevo la Iglesia oculta su realidad de poderosa multinacional rapaz de dinero bajo la piel de cordero de las monjitas en África, para poder mejor acercarse a sus víctimas y desangrarlas.

Y de nuevo la derecha se aprovecha de personas desvalidas, que no rigen bien, para dirigirlas según sus intereses.

Como a carretaxe de votos de ancianitos, que les dan el sobre cerrado y les dejan delante de la urna.

¡Y que hay en Ourense más que ancianos! Una de las regiones más envejecidas de Europa, donde la emigración de los jóvenes sigue siendo la única salida para progresar.

Estoy seguro que en la fundación San Anselmo, todos los viejillos votaban. ¡Excursiones al colegio electoral! Todos juntos para mantener el sistema clientelar galaico, en el que Iglesia, Partido Popular y Estado son como Dios, uno y trino.

Y si gana Touriño, no os preocupéis, que nadie notará la diferencia.

Para eso, sinceramente, prefiero a Fraga. Antes el original que sucedáneos.

Mientras tanto, aquellos ancianos del rural sin ahorros para pagarse la residencia privada San Anselmo, languidecen y mueren en su casa del pueblo, sin más atención ni cuidados que los que le puedan procurar sus familiares (si es que aún viven y no marcharon a Madriz o Barcelona) o, en su defecto, algún vecino caritativo.

Yo me pregunto qué pasaría si el anciano vive más de la cuenta y se le acaba el dinero. Lo enviarían a morir directamente a su casita. Cuando más cuidados necesita. Eso es lo que pasa con las instituciones privadas: no pagas, no recibes el servicio. ¿La condesa y muy liberal Espe no os ha contado todo eso? Vaaaya, que olvido. Será que a ella nunca le faltará el dinero para pagar lo que necesite, y quiere, en buena lógica, no pagar con sus impuestos la asistencia de los demás. Tiene su lógica: ella es condesa (o duquesa, o marquesa, o yo que sé que basura nobiliaria).

Robar es de ladrones. Pero como en todo, hay clases. Robar a los más desvalidos, un anciano, un niño, es propio de miserables.



Por otra parte, es costumbre inveterada que la Iglesia Carroñera ronde la cama del moribundo para sacarle un buen testamento.

Eso se inicia en la escuela, adoctrinando al niño en clases de religión católica...para que cuando sea mayor obedezca lo que diga la Santa Madre Iglesia y cuando sea viejo les deje una bonita suma.

El arzobispado vende a una constructora un solar de 1,6 millones donado para una iglesia



.

4 comentarios:

Gracchus Babeuf dijo...

Oiga, caballero, que se equivoca: Esperanza Aguirre no llega a fin de mes, que su palacio es muy caro de calentar.

Y como la mayoría de los madrileños vivimos en palacios, comprendemos su situación, y hemos decidido que nos represente.

(No se queje de Touriño, que en Madrid están privatizando la sanidad y la educación a toda prisa.)

El mendigo dijo...

A palacios puede que no lleguemos todos.

Pero que todos los españoles tienen segunda residencia, eso sí que es verdad. Palabrita de Álvarez Cascos.


Me quejo, me quejo, que el SERGAS (servizo galego de saúde) cada vez echa mano con más frecuencia de fundaciones privadas para gestionar los hospitales construídos con el dinero de usted y el mío.

En cuanto a educación, puedo decirle que la Consellería de Educación vive en la improvisación permanente, es un puro sainete. Y créame, que sé de lo que hablo.

Un saludo!

miguelmie dijo...

Muy bueno el post... con la Iglesia hemos topado. Sólo que no me cuadran en la misma frase Iglesia (con mayúsculas) y monja en África; es mezclar churras con merinas. Yo ya llegué al punto en que dejé de ver la Iglesia como un todo. No tiene nada que ver el cura ourensano con una monjita que reparte condones en Sudáfrica.
Respecto a la privatización, en Madrid a mí la situación me parece alarmante, sobre todo en sanidad y educación. Me hace gracia lo de centros públicos de gestión indirecta; ¡que cojones! Centros de gestión privada. Las cosas por su nombre que si no acabamos llamando a Esperanza Aguirre populista y se lo va a terminar creyendo.

El mendigo dijo...

Hola Miguel!

La base de tu comentario estoy plenamente de acuerdo. Yo ataco a la Iglesia como institución, no a sus miembros.

Dentro de la Iglesia Católica hay bellísima y, en algunos casos, excepcionales personas que tienen mi admiración.

Sólo que este tipo de personas, las menos, son apartadas o arrinconadas por la jerarquía.
Te puedo decir lo mismo del P$OE o el PP, por poner un ejemplo facilón. Son partidos de los que abomino, pero por supuesto que en su militancia hay gente honrada y cabal.

¡Faltaría más!

De hecho, tampoco llego al empecinamiento de decir que todo lo que hace la Iglesia es malo (porque lo haga la Iglesia), como tampoco estoy en contra por principio de todo lo que diga el P$OE ni incluso el PP.

Si no creo que la Iglesia, después de siglos de crímenes, sea una institución dirigida por la mano de Dios...tampoco creo que la dirija la mano de satán, para errar en todo lo que hace.


Ahora, la puntualización: si una monja reparte condones en Sudáfrica, está desobedeciendo la doctrina de la Iglesia Católica, la cual a jurado obdecer. Así pues, si esa hipotética monja que reparte condones quiere ser leal a sus compromisos, debiera colgar los hábitos, abandonar la Iglesia, y seguir haciendo aquello que su conciencia le dicta sin quebrantar aquellos juramentos que hizo al ordenarse.

En cuanto al uso de eufemismos y divertimentos técnicos para eludir el control estatal...te invito a que leas el archivo al que enlazo en la siguiente entrada. No tiene nada que ver...salvo el fondo de la cuestión: como se hacen las cosas.

La corrientes profundas de la economía, imposibles de percibir para el común de los mortales que nos movemos en la superficie.

Un saludo!