29 de enero de 2008

Jaume





Podéis firmar...

Libertad de Expresión.es

O mejor aún...podéis además hacer ruido en la red.



Que no somos cuatro gatos; que no somos una pequeña minoría de exaltados, como nos calificó la basura ministerial "socialista"; que no somos ignorantes ni descerebrados, como dijo la morralla "popular"; que no queremos ser súbditos de nadie.

¡Que lo sepan!






7 comentarios:

El mendigo dijo...

Gracias a José Manuel por:

a) ser tan pesado de lograr convencerme y firmar.

b) prestarme la imagen de la cabecera. La busqué con google y cuando escribía el enlace me dí cuenta que era "chez Picapiedra".

isidro dijo...

Yo firmé. Pero como dijiste una vez "Más firmas que con el canon -millón y medio- y nada"... Es desalentador.

Pero cuesta poco firmar. Cuesta poco expandir una noticia.

He escuchado por ahí críticas sobre Jaume. Ahí no entraré. Yo lo veo como un martir de los muchos que tiene que haber para acabar con los borbones. Crear revuelo y extinguir esa imagen de "que buena y modesta es nuestra familia real".

lou dijo...

Te olvidas de lo campechanos que son.
Yo también he firmado.

El mendigo dijo...

Marlaska acusa a los cuatro independistas gallegos de un delito de injurias graves al Rey

Uno ya está un poco harto de tribunales de excepción.

isidro dijo...

La probabilidad de que una monarquía sobreviva al tiempo tiende a cero.

Y con suerte nosotros veremos desaparecer esta. No hoy. Pero sí mañana. Yo creo que parte de esto pasa por estupideces como la de Marlaska, ElJueves o Jaume. Y el pobre Mitrofan. No lo olvidemos.

picapiedra dijo...

Gracias a tí, compi, porque los debates bien esgrimidos enriquecen a todos los que participan, y debatir contigo es un lujo.
Necesitamos a gente como Jaume. Lo que yo hago desde mi casa no está mal, pero tener los güevos para hacer lo que hizo Jaume... eso no tiene precio. Necesitamos activistas valientes, que salgan a la calle y se enfrenten cara a cara al fascismo. Algunos dan su vida por ello. Otros entregan su libertad. Yo nunca he tenido el coraje para hacerlo, y creo que a veces utilizo mi sitio para resarcirme de alguna forma de mi cobardía. No podemos dejar nunca tirada a nuestra infantería.
Respecto a la imagen de la monarquía, yo la cogí prestada de Google para un apunte sobre la monarquía, así que bien empleada sigue estando. Hoy no tengo tiempo, pero el banner de las manos lo situaré en el lugar preferente de mi sitio para banners.
Un abrazo Mendigo, y otro para quienes por aquí y por allí mostráis vuestro apoyo.
Por cierto, creo que de este comentario acabaré sacando un apunte a no tardar mucho ;-)

El mendigo dijo...

Gracias a tí, compi, por animarme a hacer esta entrada (y no es la primera que contestando en tu blog acabo haciendo una entrada en el mío).

Tienes razón, es lo mínimo que podemos hacer.


Idro...¿sabes lo que más me quema de todo esto? Que por poner una bandera en vez de otra (un trapo, al fin y al cabo) o por quemar un monigote de cartón representando al rey...se mueven todos los resortes del Estado para identificar a los culpables (en el caso de Jaume no fue difícil, pero con los de Vigo a tenido que haber una investigación policial seria para detener a los responsables, pues iban cubiertos).

Pasan por la Audiencia Nacional, el fiscal pide penas de cárcel...

En cambio, un bacalaero rallao que se lie a ostias con el primero que se le cruce en su camino...la inmensa mayoría de las veces, queda impune. El matón de barrio, el fascista criminal...es difícil que acaben detenidos.

Y cuando da la casualidad que pasaba por ahí alguna patrulla, porque por los cojones van a hacer una investigación por, total, una paliza, unos dientes rotos y unos cuantos moratones...las penas suelen ser de multas.

Para la "Justicia" un individuo camorrista que da una paliza a otro ciudadano es un incidente menor, habitual, disculpable.

Pero...¡ay de ti! como ataques a un símbolo, una idea.

De nuevo: Las patrias, las ideas...por encima de lo tangible, lo real: las personas.

A las ideas no se las ofende...porque no están vivas, porque ni tan siquiera existen. Sería más lógico que se sintiera ofendido un álamo, un pedernal.

Asqueroso.



El patriotismo es la virtud de los depravados.
Oscar Wilde