25 de enero de 2008

Del eufemismo a las siglas



Supongo que es normal que, como ahora estoy estudiando para los exámenes de francés, los textos que saque sean en este idioma. Para no ir de pedante, pongo directamente la traducción, en este caso de un artículo de Louis-Jean Calvet.

Afortunadamente, en castellano no tenemos (aún) ese gusto tan horroroso y desaforado por las siglas que muestran los franceses. Pero el abuso de los eufemismos, sí. Y no sólo es un problema del idioma, sino de una sociedad cobarde que no es capaz de enfrentarse a la realidad y emplea circunloquios para evitar referirse a ella por su nombre.

****************************************************************

El pensamiento políticamente correcto se ha introducido en el lenguaje, dándole una apariencia de cierta delicadeza. Podría en efecto parecer delicado no llamar viejos a los viejos, aunque el hecho de clasificarlos en la tercera edad no los rejuvenezca. Como llamar invidentes a los ciegos : eso no les devuelve la vista, pero no nos cuesta nada. De sustitución en sustitución, o de sinónimo en sinónimo, es sin embargo un verdadero sofisma [langue de bois] por lo que se sustituye.

Porque, poco a poco, esta tendencia evoluciona hacia una distorsión de las realidades. Así, hacer
disminuídos auditivos a los sordos (y no incapacitados auditivos) no consiste en decir las cosas de forma diferente, sino en decir cosas diferentes: los disminuídos auditivos no presentan una sordera absoluta, a diferencia de los sordos profundos que no oyen absolutamente nada.

El proceso evoluciona de esta forma hasta llegar a ser a veces ridículo (cuando los barrenderos llegan a ser técnicos de superficie) o poco honesto (cuando nos hacen creer que el hecho de llamar afroamericano a los negros de Estados Unidos cambia en algo su situación). Es así que ya no hay en España vagabundos o mendigos, sino sin techo [SDF: sans domicile fixe], o que las enfermedades venéreas son ahora convertidas en enfermedades de transmisión sexual [MST: maladies sexuellement transmissibles].

Nos podríamos preguntar si hay respeto por las personas o desprecio por las realidades en el hecho de llamar técnicos de superficie a las personas que pagamos (mal) para limpiar nuestra basura, sin techo a los mendigos o países del tercer mundo [PMA: pays les moins avancés] a los países que se mueren de hambre.

De hecho, las siglas vienen hoy al rescate de los eufemismos. Después de haber operado una suerte de enlucido semántico dando un poco de lustre, de pulimento, a nociones que quisiéramos edulcorar o atenuar (la vejez, la sordera, la miseria...) se las vuelve definitivamente opacas, inertes, inofensivas, reemplazando las palabras por sus iniciales.

*******************************************************************

Comentario del "traductor": el castellano se encuentra aún en la etapa previa del triunfo de los eufemismos, aunque el progreso de las siglas y acrónimos ya se vislumbra como un nuevo cáncer de nuestro idioma, que no es más que la articulación verbal de nuestro pensamiento.

En resumen: somos unos cobardes y unos pijos.

16 comentarios:

Campurriana dijo...

Me recuerda a una anécdota que contaba mi hermana hace poco...
Comentaba que un grupo de amigas suyas estaban hablando de un conocido y ella no se daba cuenta de quién era...sí, mujer, el que salió con Zutanita...sí, el que conducía el coche X y vivía cerca del mercado, ¿te das cuenta?....seguía sin saberlo...
Finalmente, y después de muchas descripciones inútiles, dijo: ¿el negro?. Pues sí, respondieron todas...el negro (el único que conocían, por cierto)...
Y es que somos así, así de ridículos a veces.
Lo más triste es lo que se deja ver tras estas palabras, tras estos comportamientos...
Una puta será siempre una puta, por muchos colores que le pongas, un negro será siempre un negro. Y un blanco será, a su pesar, siempre un blanco...
Es como lo de todAs y todos, tan de moda en ambientes políticos. Me pone enferma.
Y, por cierto, hoy leí un artículo en el que hablaban de negros y de mujeres...Woman is the nigger of the world...Lo cuelgo en el blog para que le eches un vistazo...mucho no tiene qué ver con este asunto pero algo sí...

Por favor, no nos carguemos el idioma con mentiras. El castellano es lo suficientemente claro y rico como para estropearlo con palabrería que huele a chamusquina.

wenmusic dijo...

"En resumen: somos unos cobardes y unos pijos."

jajajajaja Tras un elaborado post, una sencilla y contundente conclusión.

A tomar por donde la espalda pierde su nombre.

Agar dijo...

Cuando estudiaba francés también dedicamos un dia a los eufemismos de este idioma, y la profesora nos explico que los mas internacionales (los que empiezan por "tercer/a") son todos de origen francés.

Otra mania es llamar a las cosas que les molestan, en inglés. P.e.:
- Negros: Blacks
- Invalidos: Handicapés (telita)

Personalmente siempre me ha dado mucho asco lo de SDF...

El mendigo dijo...

El asco es compartido, Agar. Clochard es una bonita y sonora palabra, tiene hasta cierta alcurnia: perteneces a una estirpe tan vieja como el mundo.


Wen tronk, para una vez que soy conciso, no te metas conmigo. Lo bueno, si breve...


Campu, tu anécdota viene como anillo al dedo. Excepto en una cosa: una puta es sólo una puta cuando trabaja de ello. Cuando sale de trabajar, o cuando se jubila o cambia de trabajo, no hay ningún estigma que la persiga.

Sé que no querías decir eso, galletita, símplemente quería apuntarlo.

Raíña Loba dijo...

Además de "cobardes y pijos" yo añadiría hipócritas.
Sentimos vergüenza de lo que nos rodea (como la pobreza) y utilizamos cualquier palabra para disfrazar esa realidad, menos la que realmente define ese hecho o situación.

Campu dijo...

Efectivamente, no quería decir eso...y claro que has demostrado aquí conocerme un poquito...
Muchas gracias por la puntualización, Mendiguiño.
Y es que cuando me caliento...
;)

picapiedra dijo...

La paradoja. Las palabras sirven para nombrar realidades. Cuando la realidad no nos gusta, la escondemos detrás de otras palabras distintas. Cambiar la relidad exige más esfuerzo.

lizanowsky dijo...

De acuerdo en el fondo. Pero no se, a mi no me parece tan sencillo. Creo que existen eufemismos para expresar conceptos de forma políticamente correcta ( es decir hipócrita y mezquina) con intenciones generalmente de ocultación/manipulación ( ej.: daños colaterales, que está muy de moda) ....Pero otros que no ¿prostituta es un eufemismo de puta? ¿homosexual de maricón? Si, lo serán...Pero en este caso puede expresarse de manera que se diferencie y aparte del concepto precisamente contrario al eufemismo(disfemismo). Quiero decir que hay palabras que tienen un significado asociado que es discriminatorio y a veces insultante u ofensivo. Entonces porque no ir más allá :tercera edad = viejos = inútiles. Seropositivo= enfermo de sida = sidoso. (Esto es hacer demagogia lo se).
El lenguaje es rico en formas de expresión y sinónimos que cada uno los utilice como quiera joder, si dices invidente o prostituta eres pijo y si dices ciego o puta eres progre... pues mira vale, me da igual ( yo no lo creo). El asco es cuando se utilizan de forma interesada ignorante y ruin. Yo me reservo lo términos como cobarde y el concepto peyorativo de eufemistas para los que llaman a Otegui asesino y a Bush político, o lo de su majestad el rey buff eso si es querer cambiar la realidad.... Para mi el error es etiquetar-juzgar ( y muchas veces sentenciar) a alguien tanto porque dice puta como porque dice prostituta. Bah, yo que sé....Libertad Y Variedad Siempre. saludos

Mendi dijo...

Prostituta y puta sí son sinónimos. Prostituta no es un eufemismo, sólo una forma más elegante, más culta...y puta más coloquial, más vulgar. Es como polla y pene.

En cambio, maricón y homosexual no es lo mismo.

Evidentemente, viejo no es inútil. O no más que cuando era joven (yo mismo).

Y tampoco seropositivo es lo mismo que enfermo de SIDA.

Maricón = afeminado (aunque también sodomita)

Evidentemente, en la definición de viejo aplicada a personas no dice que sea inútil.

Y se puede ser seropositivo (es decir, portador) y no haber desarrollado la enfermedad (el SIDA o cualquier otra).

Sidoso es como sudaca, la forma insultante de referirse a una realidad. Se crearon para ofender. Como también maricón, madero o moraco.

Pero viejo, mendigo, barrendero, sordo, mudo, ciego...son palabras que describen una realidad sin intención de ofender. No tenían esa carga, ese matiz...hasta que la sociedad empezó a considerar que sus oídos eran demasiados exquisitos para reconocer esa realidad que estaba ahí fuera.

Me recuerda a la corte de Luis XIV, en que para salir a la calle a coger el carruaje los nobles llevaban un pañuelo perfumado para no agriar su olfato oliendo la miseria.

Las palabras son neutras. Es la sociedad la que las carga de valores, de prejuicios.

Bueno, no me enrollo. Picapiedra lo ha expresado mejor y más conciso (más que yo, es fácil) XD

Un saludo Lizanowsky!

picapiedra dijo...

Muchas gracias Mendigo, pero ¡ya me gustaría a mí tener tu capacidad para argumentar!

Mendi dijo...

Mi gran capacidad es la de aburrir hasta a las piedras.

Sueño con ser capaz de expresar lo que quiero decir en dos líneas. Ahora suelto 200 y siento que no he dado en la diana.

picapiedra dijo...

Sigue practicando, que yo estoy en ello desde que comencé a escribir el blog hace ahora año y medio. Todavía no he notado mucha mejoría en mi forma de expresarme, ¡pero tengo más moral que un currito votante del PP! ja ja ja

lizanowsky dijo...

Creo que no expresé bien lo que queria decir, a mi también me pasa. Espero no aburrir. La utilización de eufemismos a mi me parece innecesario, a veces cursi y muchas veces solo desconocimiento... pero no es de por sí negativa ni para cambiar ninguna realidad . Depende de cómo (en que contexto, etc) y porque (con que intención) se use para que alcance esa connotación. Por otro lado, por supuesto que las palabras (las neutras) describen una realidad, de partida, sin intención de ofender. Pero no estoy de acuerdo en que el eufemismo es el que las deforma, al menos no siempre. A veces es el disfemismo el que primero deforma una palabra en su valor neutro para adquirir connotaciones peyorativas, y es luego cuando el eufemismo es utilizado para alejarse de él (del disfemismo) no de su forma neutra. (como dije antes probablemente innecesario ó ridículo pero no destructivo). Ejemplo:

La palabra prostituta (esta es la forma neutra):
Eufemismo = mujer de la calle.

Disfemismo = entre otros, puta.( me parece peligroso que alguien piense que este es su valor neutro o son sinónimos . Ojo, tampoco pienso que el disfemismo sea siempre destructivo o peyorativo ). Lo mismo con chacha, polla, e infinidad de palabras. Lo de el negro que comentaba campu me parece anecdótico. Quizá sea ridículo si, pero solo eso. No veo ninguna oculta intención. Creo que la gente tiene miedo a ser juzgada (en este caso de prejuicios racistas) y se pasa al otro extremo donde también parece ser que eres juzgado ...Al final creo que este miedo es otro invento para que nos enfrentemos unos a otros, generando desconfianza, para crear diferencias donde no las hay y así no ver las que si existen impuestas desde las estructuras del poder opresor, que es el único que inventa y utiliza eufemismos de forma interesada.

Resumiendo: “muerto” o “fallecido” a mi me da igual, variedad y riqueza para el idioma (que permite a quien lo necesite, lo vea más adecuado o le salga de los cojones suavizar una determinada palabra) pero daño colateral, crecimiento negativo, flexibilidad laboral, etc... además de su intención de suavizar tienen implícita una intención manipuladora: ¡engañar a los oprimidos! En su intento justificador para mantener el poder . Saludos desde Lizania.

Mendi dijo...

Picapiedra, yo me puse en esto del blog para eso mismo: jugar un poco con las palabras.

De niño me gustaba dibujar y escribir. Luego, con la carrera, lo dejé totalmente.

Me daba pena, y ya que dibujar no, quería no perder la costumbre de arracimar palabras. Por eso me decidí a crear este chiringo. Para eso, y para no dar la tabarra a mis colegas mandándoles cartas cagándome en todo (lo de la guerra de Iraq fue muy duro para mis sufridos contactos).


Lizanowsky (meu deus, vaia alcume!) te has salido.

En serio, has hecho un comentario de los más asisados que recuerdo en este inmundo espacio cibernético.

Te has explicado muy bien, vaya.

Enhorabuena!!!

Ojalá hubiera gente tan razonable como tú en los partidos políticos, en las oficinas de la administración, en los despachos de las empresas...

Es un gusto leerte (y no es peloteo, que si me tengo que cagar en ti, lo hago sin poner reparos).

;)

Campu dijo...

Menudo debate y yo sin enterarme...(si no fuese por esto de "Últimos comentarios")...

Estoy de acuerdo con vosotros, incluso en la anotación que hace Lizanowsky sobre la anécdota que contaba en un principio...En este caso concreto se queda ahí: en anécdota sin más.
Otra historia es la manipulación, con disfraces absurdos, de lo que nos quieren transmitir algunos gremios, o las incomprensibles connotaciones negativas de calificativos que no merecen ese tipo de matices...

Por cierto, Lizanowsky, no sabes dónde te estás metiendo...
:P

lizanowsky dijo...

Pues lo mío es por entretenimiento auto-constructivo( aprender divirtiéndome) y psicoterapia (vencer a mis prejuicios sobre la comunicación anónima y otros demonios)en partes iguales. Por la lucha de introducir en este mundo real político los reflejos de un, no utópico, mundo real poético.

Da gusto encontrarse con gente reflexiva. Enhorabuena a ti mendigo y a todos los que no tragan con la coerción y la imposición de las ideas.

Campu, la verdad es que no tengo ni puñetera idea....
Un saludo.