11 de noviembre de 2007

Martin Kovalik




A estas alturas todos sabéis que me gusta la fotografía. Bueno, en verdad lo que me gusta es la pintura, de la que la fotografía es sólo una técnica más, que sustituye el lienzo por nitrato de plata.

Cuando dibujaba, me salían bastante bien (para ser un inepto artístico) los paisajes. Sin embargo, me resultaba dificilísimo dibujar a personas, sobre todo las caras. De hecho, lo único que parecía salirme bien eran las manos (casi tan expresivas como la cara).

Hace muchos años que no cojo los lápices. Sin embargo, mis limitaciones siguen siendo las mismas: no consigo sacar buenos retratos. Y me revienta, porque me encantan las personas, el cuerpo humano, su espíritu. Por supuesto, el de una chica bonita. Pero también me fascina una vieja arrugada de manos sarmentosas, el rostro adusto de un sesentón de campo que te escruta por debajo de su boina, una niña correteando por un parque, encendida de vida como un cometa...

A veces el retrato puede ser duro, hasta cruel. Otras tierno y elegante. En este casi os presento un fotógrafo que me gusta especialmente, por cómo muestra a las personas sin pudibundez ni recato afectado.

De hecho, he forrado mi carpeta con tres de sus fotos, las sexualmente más explícitas (primeros planos de coños), para turbación de mis mojigatas e hipócritas compañeras sesentonas. Por suerte, la castración escolástica llega cada vez a menos gente.




Si queréis echar un vistazo, aquí tenéis su galería:
Martin Kovalik


De hecho, os aconsejo que os pongáis un día, con tiempo, a visitar la página de photo.net. Hay fotógrafos verdaderamente maravillosos, que me hacen segregar jugos biliares a cántaros de pura y malsana envidia.

4 comentarios:

Mendi dijo...

La página del fulano

Y un par de galerías más

Raíña Loba dijo...

Me gusta la crudeza de la primera fotografía, la provocación de la segunda y la ternura de la tercera.

Me encantaría conseguir una foto así de nuestra gatita, con las peazos pestañazas que tiene.

Campurriana dijo...

Las dos primeras fotografías están bien pero provocan en mi una sensación desagradable...
La del perfil gatuno sí que me gusta...ahora a por el de vuestra minina...
:)
Por cierto, yo creo que vuestros retratos (los que pude ver) no están nada mal...así que a seguir practicando para sorprendernos de nuevo...

El mendigo dijo...

Vamos a ver. Prefiero sacarle una foto a un volcán en erupción a sacarle una foto a la puta gata. O le pego las patas con loctite al suelo, o no hay forma.

Veo que habéis entendido las fotos. Las dos primeras no son bellas, pero son buenas.