29 de octubre de 2007

La Iglesia justificando el golpe



En mi pueblo, en Ourense, pasadas las primeras semanas del alzamiento y la gran confusión que hubo, una vez claro que Galicia estaba en poder de los sublevados, empezaron los tribunales militares a emitir condenas.

El alcalde republicano, algunos sindicalistas y miembros de los partidos...lo de siempre. También hubo alguna ejecución muy sonada, como el de un comerciante, al parecer hombre honrado y MUY DE DERECHAS. Sin duda, algún ajuste de cuentas.

El cura de entonces, siendo por supuesto de carácter conservador, se negó en los tribunales a testificar contra algunos encausados, e incluso les protegió con mentiras (como que iban a misa, etc) sabedor que esas mentiras les podían librar de la muerte.

No fue así, ya que la mayoría de las condenas de esos días (año 37) fueron de muerte o cadena perpetua, inmediatamente ejecutadas. El cura se jugó el tipo, y salió con bien de aquella, pero fue acusado de "enviado del infierno" y "testigo de Satanás" ( no salió tan bien el cura de Val de Xestoso (Monfero), que fue asesinado por miembros de la Falange).

En la sentencia queda una nota de apercibimiento en la que dice textualmente de otro testigo de la defensa que: "estorbando indudablemente la recta administración de justicia manifestó ignorar lo que a juicio del Consejo y dada la actuación política y posición del citado no podía ser de él ignorado". Se trataba de Laureano Peláez, uno de los personajes más ricos de la villa, Diputado en Cortes por la CEDA. En resumen, el gran cacique y, por lo que tengo escuchado, un hombre bueno.

En resumen, no es tan fácil hablar de dos bandos, de buenos y malos, de las dos Españas, y rechazo de plano el término "Guerra Civil". Fue una sublevación militar apoyada por las potencias fascistas (y algunas democracias, o las élites de esas democracias, como EEUU o Inglaterra) que condujo a una guerra que en verdad casi nadie quería. El bando más numeroso es el que quería que le dejaran en paz con su vida, sin que nadie les obligase a matar o a morir. La inmensa mayoría de los españoles rechazaban una intervención del ejército, y sólo una mínima parte apoyaba al fascismo en la urnas (46.000 votos en 1936, un 0,5% de los sufragios que no le permitieron a José Antonio entrar en el Congreso). Pero la Junta Militar no pidió permiso al pueblo español para bañarlo de sangre, lo hizo iluminada por el Altísimo en esa Santa Cruzada...para tener por la fuerza el poder que les negaron las urnas.

La simpleza de la explicación y justificación franquista de la guerra, como mal necesario para acabar con los que quemaban iglesias, etc, etc es una inmensa mentira que ha sido asumida por la Iglesia Católica, feliz en el papel de mártir y cómoda sirviendo de coartada para una guerra de exterminio llevada a cabo en España por las potencias fascistas, como preludio, con Etiopía, del órdago que lanzarían en el '39.

Hoy de nuevo vuelven a hacer suya esa versión de los hechos..

Un apunte: Antes del 17 de Julio, al menos que a mí me conste, en 1936 sólo hubo un asesinato de un religioso. Es absurdo defender que para vengar una muerte Mussolini enviase a España varias divisiones (decenas de miles de hombres), ni que Hitler, tan caritativo él, se apiadase del pobre curita y prometiera la supremacía aérea (las primeras series de Messerschmitts y Stukas fueron puestos a prueba aquí) y artillera (fantástica artillería germana de las acerías Krupps).

De no haber existido el golpe militar, no se hubiera desatado la rabia hacia un colectivo que hacía propaganda activa de la sublevación y contra el gobierno constitucional. Pues la persecución religiosa fue una consecuencia posterior al alzamiento, y no anterior como sostienen los que quieren justificar el golpe. "Estaban matando curas a miles, había que hacer algo". Falso. Primero fue el huevo, y luego, la gallina.

Una cosa es propaganda, y otra, historia.

Así mismo, de no haberse significado la Iglesia Católica en el bando de los opresores y represores (toda su miserable historia bimilenaria), no hubiera nacido ese lamentable anticlericalismo violento. De haberse mantenido fieles a la doctrina cristiana, esos "beatos" no hubieran sido odiados por el pueblo y asesinados por los más exaltados.

Eso sí, de haber sido fieles a la doctrina del Cristo, ayer tendrían que haber beatificado a decenas de miles, y ahora habrían de ir a buscar sus reliquias a las cunetas, con pala y azadón.

Eligió pues bien el bando la Iglesia Católica. Como siempre, los vencedores (curioso gambito que hizo en los años 44-45).

Sin tratar de justificar ningún crimen, ni de exonerar de culpa a los criminales, los sucesos acaecidos a raíz del alzamiento militar no pueden ser de ninguna manera simplificados de la forma miserable que se ha hecho estos días desde el Vaticano.

La Iglesia eligió bando y, como hemos dicho, acertó. Pero se llevó las represalias (mínimas, comparando lo que hubiera ocurrido de equivocar el bando) en las carnes de varios de sus miembros, que pagaron con su vida la campaña de odio lanzada por la jerarquía católica contra todo aquello que alterara sus privilegios.

Y en último término, la culpa final recae en los golpistas, sin cuya traición al gobierno constitucional nada de esto hubiera ocurrido.

8 comentarios:

El mendigo dijo...

Para seguir con el tema, podéis visitar Picapiedra Digital, con abuntante información y enlaces sobre el tema, o leer la columna de Javier Ortíz al respecto.

José Manuel, disculpa por pisarte la foto. Ando pillado de tiempo y, la verdad, me pareció muy divertida (ya la conocía, e incluso creo que la colgué por aquí hace tiempo).

wenmusic dijo...

Por algo han sobrevivido tantos siglos, además de la necesidad de la gente de creer en algo.
Interesante post, la verdad es que esa guerra de mierda ha marcado el país totalmente, no deja de resultar curioso y paradójico que un ejército se enfrente y mate al pueblo que juró defender, y cuya defensa supuestamente da sentido (para mí no) a su existencia.

wenmusic dijo...

Por cierto, es bastante interesante también el post en "La III República" (uno de los blogs que enlazas) sobre el gobierno de González: http://blogs.tercerainformacion.es/iiirepublica/2007/10/29/veinticinco-anos-no-es-nada/

josemanuel dijo...

Tranquilo que al alguien se la pisaría yo antes -siento no recordar a quien-. Quien pisa a un pisador...

El mendigo dijo...

Ops! Si la foto no estaba en tu caverna, sino en la Kabila (a la que llegué a partir de tu sitio, 3ª estalactita a la derecha). Como me fallan las neuronas...ya he entrado a disculparme ante Rafa por el latrocinio.

Wen, a mi lo que me da verdadera pena es pensar dónde estaríamos los españoles sin esa guerra...en esos años España (o como la queráis llamar) era la caldera de un volcán, la sociedad empezaba a renacer, éramos la puta vanguardia en cine, pintura, literatura...empezaba la investigación, la enseñanza se generalizaba...

...parecía que por fín íbamos a salir del inmundo agujero en el que monarcas, nobleza y cardenales nos habían echado.

La República, con todos sus problemas, era ante todo esperanza, promesa de un futuro mejor.

Y todo eso acabó por una maldita derecha que no supo digerir la pérdida de unas elecciones.

wenmusic dijo...

Igual que la derecha actual no acepta haber perdido el 11M. Salvando las diferencias, claro. Pero me refiero a que no suelen digerir muy bien el "perder" (se supone que lo importante es gobernar bien, nadie pierde, y eso lo debería hacer todo el Parlamento, no solo estando en el Gobierno se hacen cosas, esto la derecha no lo suele entender y es un problema).

nugallán dijo...

Es triste mirar atrás, cómo la II república empezó con esperanza, como los cuentos más lindos y desenlazó con final triste, y como consecuencia 40 años de retraso con respecto al resto de Europa.
Y más triste aún es cómo se camufla la realidad en la educación actual, evitando condenar el golpe de Estado realizado por Franco y la dictadura definitivamente y oficial.

Prff y en cuanto a la derecha actual, aun después de "finalizado" el juicio del 11-M y descartado por activa y por pasiva la participación de ETA, insisten en que detrás de los que actuaron los maquinadores fueron los etarras, como diciendo "cómo iban a hacer ese atentado esos moros de mierda", y manipulando a "las víctimas del terrorismo".

josemanuel dijo...

ja ja ja yo he creído que la foto la había utilizado en algún apunte de hace tiempo. Voy a por mi pastilla.