22 de octubre de 2007

Costa oriental cántabra







































































































































































Jejeje

La de arena.

La salud del ecosistema costero cántabro parece, dentro de lo que cabe, bastante buena. Bastante mejor que lo que estoy acostumbrado a ver aquí en Galicia, desde luego: aún se conservan bosques autóctonos en la franje costera, cosa que en Galicia ha desaparecido completamente con las repoblaciones.

Sin embargo, la costa cántabra tiene la amenaza común a otras costas: el brutal crecimiento del urbanismo. Castro Urdiales (un barrio de Bilbao), Santoña o Laredo han crecido desmesuradamente estos últimos años, hasta el punto de no reconocer paisajes que habíamos visitado hace seis años.

La barra de Laredo totalmente urbanizada (foto más arriba, vista de la ciudad al anochecer), el cabo de Ajo como un mar de chalets con las persianas bajadas, la playa de Noja que recuerda a las del Mediterráneo...

Al descontrol de sucesivos gobiernos del PP (el partido represor del pobre y anarquista con el rico, para el que no hay ni ley ni gobierno) no le han querido poner coto los traidores del PSOE y los regionalistas (que no nacionalistas, ojo) del PRC.

Un detalle que nos hizo (puta la) gracia. En el folleto de propaganda que nos dieron en Castro Urdiales venía esta foto:





¿Bonito, eh? Ya os lo dije, es que Cantabria es preciosa. O era. Esa foto debe ser de hace unos años, no muchos (el folleto es actual), porque la que yo tomé, desde el puerto de Castro Urdiales es ésta:





Efectivamente, es el mismo cabo. Igualito, hasta el par de árboles en el pico de tierra estaban ya en la fotografía del folleto de propaganda, un poco más pequeños. Igualito pero...entre Castro Urdiales y ese cabo ahora hay un contínuo de urbanizaciones en lo que antes eran praderías con casas para el ganado (se aprecian, en gris, en la foto antigua).

Y no ha parado ahí. En mi foto se pueden ver, allá al fondo, nuevas grúas llevando el progreso y la prosperidad hacia el final del municipio, ya en el linde con Bizkaia.

Luego podéis decir que soy un radical, y que exagero.

Se podría denunciar al ayuntamiento de Castro Urdiales por fraude. O vendes naturaleza, o vendes chalets. Si te decantas por ésto último, borra de tu publicidad lo que ya no tienes ni puedes ofrecer.

17 comentarios:

wenmusic dijo...

Vaya chulada... Otro futuro destino más (y es que hay tantos...). Las fotos, estupendas.

El mendigo dijo...

Pues lo cierto es que no estoy muy conforme con las fotos.

Los días estaban muy cerradotes y no tenía yo el día afortunado. Debería haber sacado mejores fotos porque, de verdad, había sitios maravillosos.

Principalmente es la puta pereza que me da cargar y, sobre todo, desplegar el puto trípode. Para sacar una foto tardo un mundo y así no hay quien haga camino. Y me gusta sacar fotos, pero me gusta aún más andar...

Wen, si te vas a acercar algún día y quieres saber dónde es alguna de las fotos, ya sabes, estoy a tu disposición.

Campurriana dijo...

He de decir que me gustan pero las tienes mucho mejores, Mendiguiño...
De todas formas, es para felicitaros igualmente por seguir compartiendo ese trocito de las excursiones que vais haciendo.

Los cielos y esos barquitos flotando sobre la noche son las que más me han transmitido...

Me encantaría que fueses pensando ese título de tu exposición...tengo curiosidad...

:P

josemanuel dijo...

La próxima vez que te acerques a veinte minutos de mi casa no me importaría saberlo antes y tomarme un par de cervezas con quienes vengáis :-)
Si la excursión es del último viernes festivo, yo estaba en Noja -hay que aprovechar que todavía no necesito pasaporte- :p

El mendigo dijo...

Para ir a Cantabria, pasaporte. Y para ir a Burgos visado! :p

Jejeje

Vives por la zona de Bilbao, pues?

Pues mira, sí que es una pena. Podíamos haber compartido paseo o andaina. No son de este finde, este finde (largo, una semanita) estuvimos en Irati (supongo que lo conoces, la reostia). Son de finales de Septiembre.

Lo mismo te digo: si algún día te pasas por el Sur gallego, avisa y charlamos.


+++++++++++++++++++

Campu: ¿y el ternerillo, qué? ¿no mola? Tiene una cara más interesante que la mitad de la población mundial.
Gracias por la crítica. Si te quieres cebar más, ya sabes que te lo agradezco.

Raíña Loba dijo...

Es verdad, lindo ternerito, no así la mamá que en la última foto que les saqué me miró con mala cara :P

Ya sé que no tiene mérito que yo hable de las fotos, pues estaba presente, peeero, no me direis que la de Laredo no mola, ¡la ciudad en llamas! es a lo que a mí me recuerda y me gusta.

Nugallán dijo...

Joder pues si te salen horribles, tardas mucho en sacar afotos y tal, será cosa de tu cámara que lo hace todo, ya que la foto del águila es espectacular: nítida y sin estar movida, ni pintao!
Y el primer plano de la seta y las gotas sobre la hoja tampoco estan nada mal..

Por cierto, menudo daño a la vista el "antes" y "después" de Castro Urdiales: denigrante.

Salud!

El mendigo dijo...

Raíña, a que molaría sacar una foto de Laredo en llamas? Pero no como metáfora de las luces de la ciudad, sino reales. Pero sólo del Laredo nuevo, eh? El casco viejo (un 5%?) es precioso. A lo demás, chalets, hoteles, apartamentos...LUME!!!!

Saldría una foto preciosa, no crees?

+++++++++++++++++

Nuga, pilla una foto de cómo era Laredo hace veinte años y compárala con la actual. Es el puto Benidorm cantábrico.

Bilbao está muy cerca, es muy grande y sin posibilidades de expansión. Así que revienta para todos los lados y salpica a media costa cántabra (Castro Urdiales siempre fue lugar de veraneo de la burguesía bilbaína).

(los cántabros que nos encontramos se quejaban que estaba todo lleno de vascos, jejejeje)

En cuanto a las fotos de los buitres...puse una que me salió nítida, pero no he subido las otras cincuenta que sólo se veía un puto borrón de color. Me debieron salir bien unas 5 o así, y esa me pareció la mejor.

Por cierto, que esta vez se nos acercaron muchísimo, y no veas cómo impresiona que te pase por encima un bicho de dos metros y medio de envergadura alar.

flor de un día dijo...

Eh! No me había fijado en los incipientes cuernecillos! Jeje...
A mí las luces de ciudad no me suelen gustar, porque me suelen poner algo mal...
No sé, es un poco como recordar cuando paso por las carreteras y veo varios kilómetros de farolas alumbrando al asfalto. En algunos lugares es algo más discreto, pero en otros es descaradísimo. Se pasan. Me da pena.

El mendigo dijo...

A que molan los cuernecitos? Son como de diablejo cani! Jejeje

Las luces de ciudad...bueno, depende. Preferiría que esa ciudad no estuviera donde está (encima de una barra de arena, comiéndose todo el estuario del río, una barbaridad ecológica).

Sin embargo, la foto me gustó. No sé, entre las luces del atardecer y las de la ciudad...me transmiten una sensación de intranquilidad, de amenaza. Me parece un buen decorado para que se pasease por el Satanás. Así, con olor azufre y la música de los martillos en la forja.

Mola

flor de un día dijo...

Visto así... sigue sin gustarme. :p Incluso satanás buscaría un sitio mejor por el que pasearse. Puede que la imagen que tengo de los infiernos, de alguna manera, se pueda acercar a lo que se ve y vive en una ciudad. Quizás le faltan gritos y millones de caras aullando de dolor y desesperación, a la foto. ;)
El atardecer, por eso, debió de ser precioso. Prefiero imaginármelo sin lo que se ve debajo.

El mendigo dijo...

Más que bonito...ya te digo, inquietante.

El cielo estaba muy cubierto, negro, y al fondo se abría un agujero por el que se colaba una luz...no sé, me hacía presagiar que fuera a suceder algo trágico.

Raíña Loba dijo...

Y luego la lluvia... justo cuando entrábamos en nuestra casita roja y mientras, continuaba un hermoso y exuberante atardecer. Un precioso infierno.

El presagio que tú describes a mí me resultaba atrayente, no me habría importado (en absoluto) que el mundo desapareciese bajo nuestros pies mientras mis ojos siguiesen contemplando esa llamarada. Hasta que se cerrasen.

m dijo...

Bonitas fotos, aunque me uno a la semi-crítica de la galleta...

A ver si nos vemos pronto.

Apertas...

Anónimo dijo...

Una castreña te dice,
si, triste, pero no es exclusivo lo de aquí, todos los sitios de costa han sufrido parecido la explosión urbanística, Benidorm incluído, pero tantos otros desde Galicia al Sur.
Este barrio como dices, de Bilbao, donde veranea-BA la burguesía de Vizcaya que no la freakesía de hoy, barriobajeros de Sestao, Portu, Santurce, Baracaldo, etc...que no hacen sino dejar mierda y poco dinero aquí. Ellos que se adueñan de esto como si de su jardín delantero del puto adosado con barbacoa y enanito de piedra se tratase. Aquí y en todos los pueblos de Cantabria, Noja Isla, Arnuero,...
Carretera y maletero lleno de compras en el Eroski vasco, eso traen y dejan nada o casi nada.
saludos, las fotos preciosas.

El mendigo dijo...

Muy buenas!

No, claro que no es un mal exclusivo de Cantabria.

Supongo que os ha pasado algo parecido a lo que les pasa a los alicantinos o a los mallorquines con los alemanes: han ido vendiendo palmo a palmo toda su isla, y ahora que se les ha acabado lo que vender, se dan cuenta que la isla ya no es suya.

Algunos se embolsaron el dinero de vender los prados para construir urbanizaciones. Pero ese dinero ya se acabó, y no generó riqueza. Ahora los hijos tienen que trabajar de camareros, servicio de habitaciones o reponiendo estantes en el súper donde se avituallan los guiris.

Es lo que pasa con el dinero fácil, que tal como viene se va, y muy a menudo deja una situación de mayor pobreza (nada hay peor que ser pobre en una sociedad de ricos).

Me alegro que te gustaran las fotos. Si quieres ver más, sólo tienes que pasarte por el Picasa:

Un saludo!

El mendigo dijo...

La Guardia Civil detiene al alcalde de Castro Urdiales

También ha sido detenido su antecesor. Se les acusa de prevaricación, falsedad documental y malversación de fondos públicos.