28 de septiembre de 2007

Demokrazia



Me congratula la convocatoria del referendum consultivo que ha hecho el Lehendakari.

Considero que la única vía para dar una solución estable y justa al conflicto vasco, como a cualquier otro de naturaleza política, es la democracia.

La voluntad de los vascos ha de estar por encima de las armas. De los tanques de un ejército encargado por una Constitución heredera del fascismo de velar por la Santa Unidad de la Patria. De las bombas de un grupo terrorista que se arroga la representación y la defensa del pueblo vasco que por inmensa mayoría considera un insulto y vergüenza para Euskal Herria que siga existiendo ETA.

Lo que viene ahora, me lo figuro. El PP y el PSOE se echarán por encima el capote de las leyes que ellos mismos han construido y se definirán a si mismos como "los demócratas", y con ese discurso intentarán boicotear la libre expresión de la ciudadanía vasca a decidir sobre su futuro.

Todo lo que digan los españolistas será adjetivado de democrático. Ley democrática, orden democrático, rigor democrático, firmeza democrática, duodeno democrático, democrático pollo al chilindrón...). Redefinirán lo que es la democracia, y como ellos tienen la tiza trazarán un círculo a su rededor como protección contra el maligno soberanista, e invocarán la Constitución para conjurarlo. De la tiza para dentro: demócratas. Hacia fuera, condenación eterna. El anatema. El apocalipsis.

Toda ley que vaya contra los derechos fundamentales del individuo es una ley que no obliga moralmente, y debe ser inmediatamente derogada. Como el comer está por encima de la ley, no se puede castigar al que roba para no morir de hambre (¿os acordáis de Jean Valjean?). Si una ley dice que los vascos no son quien de gobernarse, negando la soberanía de cualquier cuerpo social a emanciparse y autogobernarse según las leyes e instituciones que tenga a bien otorgarse...esa ley es inmoral y antidemocrática.

Aquellos que se escuden en la ley para silenciar la voz de la ciudadanía son antidemocráticos. Los que van a boicotear un referendum son antidemocráticos. Los que tienen miedo a la democracia, a que el pueblo decida y se gobierne, NO SON DEMÓCRATAS.

Después de las declaraciones que he escuchado a dirigentes del PP y del PSOE no me cabe duda que son partidos HEREDEROS DEL FRANQUISMO, que anteponen el mito de la Unidad de la Patria a la voluntad de los ciudadanos. Tienen miedo a las urnas.



En democracia, los Estados están para servir a los ciudadanos, son instituciones que los ciudadanos se otorgan para mejor les servir. Cuando el Estado está por encima de la voluntad del pueblo, se llama patria y es sagrado, estamos en un régimen fascista.

Y lo que es más grave: justifica el uso de la fuerza para oponerse a lo que por la fuerza permanece unido. Es evidente que en Euskadi, el que se le niegue capacidad decisoria al pueblo refuerza las tesis del nacionalismo más violento. Éste ha defendido que dentro de la legalidad vigente en el Estado Español no existen canales para articular y poder llevar a cabo propuestas soberanistas, por lo tanto si se quiere conseguir el derecho de autodeterminación habrá de ser tomado por la fuerza. Una y otra vez, y más en plena campaña electoral, el nacionalismo español da la razón (al fin y al cabo, son la misma basura) al nacionalismo vasco.

Es de una inmensa estupidez tener miedo a la voz del pueblo, máxime cuando es muy probable que de una consulta en un clima constructivo no saliera una declaración de independencia, sino una reformulación de los lazos entre Euskadi y España (más independencia, en línea de los estatutos catalán y andaluz). Ahora, hacerlos permanecer a la fuerza en el redil español...con ningún pueblo, pero menos con el vasco. Basta que los obligues a ir con un camino, para que tiren en sentido contrario (lo cual les honra, y habla mucho de su dignidad).

Puede que a mi, ciudadano residente en una comunidad pobre, no me interese que se independice la locomotora industrial de la península. Pero por encima de mi interés monetario (si se quisiera independizar Extremadura, seguro que no le ponían tantas pegas), están los principios éticos que dicen claramente que la ciudadanía es soberana y no hay nada, ni patrias putas ni sucias banderas, por encima de su, soberana, voluntad.

Si estoy en un club tengo que aceptar las decisiones de la mayoría. Y si no estoy de acuerdo, salgo del club. Y si no me dejan salir, si me obligan a quedarme (apelando quizá a sus estatutos, normas internas o la opinión del santón de turno), no es club sino secta.

Igual que tengo que pedir consentimiento a otra persona para entablar una relación, pero no es necesario su consentimiento para romperla. Ley del divorcio.

Lo mismo, entre Estados, se llama autodeterminación. Derecho a unirse de común acuerdo o a romper esa relación si así lo estima una de las partes.

De hecho, si Zapatero o cualquiera de sus antecesores tuviera cultura democrática, no debería haber esperado a que Ibarretxe propusiera la consulta popular; ante la menor duda de que parte de la ciudadanía no encontraba acomodo dentro del Estado Español, debería haber él mismo planteado una consulta y, de confirmarse esta voluntad, disponer de los mecanismos para que la secesión se llevase a cabo de la forma más provechosa y menos traumática para las partes.

Igual que si creyese que mi compañera no se está a gusto en mi compañía se lo preguntaría CUANTO ANTES y, de ser cierto y las diferencias irreconciliables, tendríamos que afrontar la separación de forma civilizada. Si la forzase a quedarse, actuaría como un bruto machista y, además de arruinar su vida y aplastar su libertad, arruinaría la mía compartiendo camino con una compañera que me sigue a regañadientes y porque no tiene otro remedio.

La libertad nace de la voluntad, y sin una ni otra, por la fuerza (de la ley, de las armas o de las costumbres), no puede existir una convivencia en armonía.

Si no existe esa libertad de coger la puerta cuando se estime conveniente, en el matrimonio o en la política, existe opresión, forma de violencia que niega el derecho a cada persona o pueblo a decidir sobre su futuro.

Me cago en la puta ikurriña. Me cago en la puta rojigualda.

Todas ellas putas, ninguna sagrada. Lo único sagrado es la libertad, de una persona o un pueblo.

Por la libertad.

Por la democracia.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

democracia.

(Del gr. δημοκρατία).

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.



DÉMOCRATIE, subst. fém.
INSTIT. et POL.
Régime politique, système de gouvernement dans lequel le pouvoir est exercé par le peuple, par l'ensemble des citoyens


Democracia (lat.tard.democratia(m),id) s.f
1.Forma de goberno na que o pobo exerce a soberanía.
2. Doutrina política que exerce este sistema de goberno.
3. País gobernado deste xeito.
4. Sistema político baseado no recoñecemento da decisión da maioría emitida a través das eleccións.

Demócrata (de democracia) adx. e s.
1. Partidario da democracia
2. Persona que practica a democracia

Democrático -a (gr. demokratikós, id.) adx. Acorde cos principios da democracia.


3 comentarios:

flor de un día dijo...

Teniendo el pueblo realmente el derecho a decidir (pero el derecho real, no el que dice tal o cual texto que se tiene -a mí las palabras de constituciones, de declaraciones universales... cuanto menos me las repitan, mejor, porque siempre termino como mafaldita, es decir, llorando-) estaría, me imagino, gran parte del problema solucionado. Que la mayoría dice que gris, pues gris; que verde, pues nada, verde. Supongo que gran parte del problemón es cuando unos pocos deciden que sólo hay blanco o hay negro. Y además nos intentan demostrar y hacer creer que lo de un lado es lo bueno y ético, y que todo lo demás es catastrófico e inmoral. Y luego dicen que lo dejan todo bien ordenadito y clarito, escriben otras cuantas palabrejas rebuscadas para que los que son un poco más incrédulos terminen por creérselas (si es que saben que se escribieron) y santas pascuas.
Si luego van basando sus tomas de decisión en esas palabrejas que taaanto gustaron a todo el mundo (aunque se hubieran tomado hace 500 años, aunque nadie se acordara ni de media palabra, aunque se dijera que pone cosas que no pone, se seguiría afirmando que eso es lo mejor en lo que apoyarse), la bola va haciéndose cada vez mayor y es un nunca acabar.
Bueno, pero ahora que pienso... si le dan de verdad ese derecho (utopía donde las haya, pero bueno), qué crees que hará ese tan privilegiado pueblo? Tirar a la basura su oportunidad. Siempre se termina por dejar que los demás decidan por uno mismo. Es así, que nos lleve la corriente, qué más da...
Creo que no merecemos gran cosa mejor. No al menos por lo que estamos intentando, es decir: nada. Vemos que alguien intenta algo por todos, no con una única finalidad personal, y al ver como se le condena por pensar en todos callamos; callamos en el mejor de los casos, porque el que además se pone luego a tirarle piedras ya es...
A mí, la verdad, el poder de uno solo ya me da miedo, y mucho. Pero el de millones...

Nugallán dijo...

Amén.

Ibarretxe acaba de hacer algo muy sensato, que debió hacerse ya hace años despues de tantos petardeos de ETA (cuyos métodos cada vez están mas fuera de lugar, sin finalidad más que la de quitar vidas, después del franquismo), discusiones y polémicas sobre el nacionalismo vasco.

Y ya sean los más acérrimos unionistas españoles, o aquellos que les pueda parecer un disparate el hecho de plantear la separacion del País Vasco, o los que condenen la violencia, yo pienso que esta vez TODOS pensamos y deseamos en lo más profundo, que es lo mejor que se puede hacer después de tantos años de conflicto: saber de una vez por todas cuál es la voluntad de todos los vascos (¡uy! y vascas) y que sean ellos los que decidan, y no un madrileño o caditano.

Y que después de terminado todo este proceso, comunidades como Catalunya y Galicia deberían imitar.

En el caso de que el Estado español impida este proceso para llevar a cabo el referéndum, estaríamos presenciando lo mencionado por el mendigo y Evaristo: Fascismo camuflado en esta democracia.
Entonces, si cada vez se está generando más odio por la represión contra nacionalistas vascos y catalanistas, ETA reaccionaría más (y con parte de razón), empeorando la situación y sin solución...¿has ta cuando?¿La solución sería meter a todos los nacionalistas vascos entre rejas?
Ya ni existiría la soberanía en el pueblo.

Pss esto ya me recuerda al despotismo ilustrado: "con el pueblo, pero sin el pueblo".
Si Rousseau se levantase de su tumba...

isidro dijo...

¿Dónde quedó aquello de "Destesto lo que decides, aunque defenderé a muerte tu derecho a decidirlo"?

Coincido enteramente con esto.


"A mí no me gustaría que el País Vasco se independizara (antes de que Saramago lo hiciera suyo, mi ideal territorial ya era una república confederal ibérica tan utópica como óptima), pero no estoy dispuesto a imponerle mis preferencias a otros."