24 de septiembre de 2007

Amenazas

Hace ya unos días tuve que bajar a la capi (por pura obligación, que salí de ese agujero para no volver). Una de las cosas que echaba de menos son mis queridos fascistas, y sus cartelones. Aquí, por suerte, a lo más que les llega el presupuesto es para comprar sprays de colores (rojo, amarillo y negro, fundamentalmente).

Paseando por mi barrio, me encontré con esta lindeza:



Y ahora, lo pongo en relación con todas las concentraciones, actos, manifestaciones, encuentros...que no se le permiten a la izquierda abertxale.

¿Por qué esa diferencia?

Este cartel contiene una amenaza clara al sistema democrático.

A menudo, para justificar las duras condenas por delitos de opinión (como la tan famosa por las veladas amenazas de de Juana Chaos) de miembros de Batasuna, se argumenta que hay que tener en cuenta de quien vienen.

Efectivamente, es entendible que no es lo mismo una amenaza de muerte de un ciudadano enrabietado, que de una banda terrorista.

Estas amenazas son publicadas y firmadas por la asociación fascista que apoyó el golpe de Estado del 36, y alentó el del 81. No son sólo amenazas a una persona, sino a toda una sociedad y sus instituciones democráticas.

Mientras, Ynestrillas sigue publicando sus llamamientos a una "kale borroka" de fascistas que tomasen el poder de forma violenta, y Falange Española llama a la venganza por los muertos en la toma del Cuartel de la Montaña (primeros días del alzamiento, lamento no haber tomado fotos de ese cartel).

Estas llamadas al golpe de Estado, a la violencia contra las personas y las instituciones no son gratuitas, son lanzadas por personas e partidos que en el pasado fueron las culpables de la muerte de muchos miles de personas en una sublevación militar que además nos costó las libertades civiles durante cuarenta años. Al final, con ayuda de Hitler y Mussolini, pasaron.

Es difícil justificar la dureza en la represión de toda forma de expresión política del nacionalismo abertxale, mientras que grupos de extrema derecha tienen manga ancha para desarrollar sus actividades "políticas" y criminales.

En la última década, las agresiones fascistas han dejado un número superior de muertos, y desde luego, de heridos, que la banda terrorista ETA y las expresiones de violencia callejera de abertxales.

Sin embargo, la represión es siempre hacia un bando; la indulgencia, la tolerancia, la ocultación de sus atentados, la vara larga de medir para la extrema derecha.

La pregunta es clara: ¿Bajo qué criterios se permite una manifestación que lleva por lema una amenaza de golpe de Estado, y se prohíbe otra que exige el derecho a la autodeterminación?

¿Quien tiene la autoridad moral de pedir a la izquierda abertxale que condene un atentado, y no piden a los partidos de extrema derecha que condenen las agresiones fascistas a inmigrantes, homosexuales, mendigos, ciudadanos en general...?

¿Por qué Batasuna ha de desmarcarse de ETA y España2000 no se le pide que se desligue de las bandas neonazis?

¿Por qué no se le pide a la(s) Falange(s) que condene el Glorioso Alzamiento Nazional?

¿Por qué se ilegaliza a un partido nacionalista vasco de izquierdas y no a varios nacionalistas españoles de derechas?

Ni por crimenes, ni por amenaza a las libertades de la ciudadanía la extrema derecha es menos criminal que ETA, muy al contrario.

¿Por qué el acento de los crímenes y el ejercicio de la represión se pone siempre en el mismo lado?

Simpatías inconfesas, amistades de conveniencia, demócratas de toda la vida que aún no han olvidado el Cara al Sol ni el saludo romano.

3 comentarios:

isidro dijo...

Saludos.

No entiendo como el PSOE no persigue más a la extrema derecha, cuando hay motivos sobrados.

No me gustan los nacionalismos. De ningún lado. Me suena rancio tratar de mantener unas barreras que nosotros mismos hemos levantado.

Pero me le tengo más asco (y odio) al nacionalismo del aguilucho que al etarra.

Pd: Lo de que "pasaran" abría que verlo.

El mendigo dijo...

Pasarían, pasarían.

Tienen las armas.

Yo no soy partidario, ni lo dejo de ser, de perseguir partidos ni ideologías. Símplemente digo que se emplee el mismo rasero.

Y eso sí, se persiga a los criminales, ya sea de ETA, ya sean fascistas, con la misma determinación.

¿Cuántos medios están dedicados a la lucha contra ETA? ¿Cuántos a la lucha contra los neonazis?

Si los segundos causan más agresiones...porqué la policia, los periodistas, los políticos sólo se centran en los primeros? ¿Porque los objetivos de las agresiones fascistas no son ni policias, ni periodistas, ni políticos? ¿Porque unos defienden la putísima unidad de España mientras otros buscan la secesión de Euskadi?

Las agresiones fascistas suelen quedar, demasiado frecuentemente, impunes.

En cambio, como un chaval queme un cajero en Hernani, es detenido a las pocas horas y se enfrenta a penas de 20 años.

No es cuestión de perseguir a nacionalistas de izquierda o de derecha. Es cuestión de perseguir criminales. Y que paguen en proporción a su delito (no es lo mismo quemar un contenedor que quemar a un indigente).

wenmusic dijo...

Nunca me había planteado una comparación semejante, pero es bastante llamativa. Esto pone de manifiesto una vez más que ver las noticias es inútil, salvo que uno quiera desinformación. Según lo que marquen la moda o los intereses se publican unas cosas u otras, siempre desde un prisma más que subjetivo, más que parcial. Arcadas me da ver las noticias y leer los periódicos. Solemos criticar mucho más a los políticos (aunque después se les vote igual...) pero es que lo de la prensa es catastrófico. Son capaces de convertir un asunto aislado en una plaga, una "alarma", y asuntos graves en algo inexistente (por no reflejarlos, vaya). De pena.