7 de enero de 2009

Los doce mandamientos

El Nugallán me pasa este texto, cuya versión original en francés podéis leer aquí.

Y allá van, los doce mandamientos (también llamado, Oriente Próximo para tontos):

1) En Oriente Próximo son siempre los árabes quienes atacan primero, y siempre es Israel quien se defiende. Esa defensa se llama "represalia".

2) Ni árabes, ni palestinos ni libaneses tienen derecho a matar civiles. A eso se le llama "terrorismo".

3) Israel tiene derecho a matar civiles. Eso se llama "legítima defensa".

4) Cuando Israel mata civiles en masa, las potencias occidentales piden que lo haga con mayor comedimiento. Eso se llama "reacción de la comunidad internacional".

5) Ni palestinos ni libaneses tienen derecho a capturar soldados israelíes dentro de instalaciones militares con centinelas y puestos de combate. A eso hay que llamarlo "secuestro de personas indefensas".

6) Israel tiene derecho a secuestrar a cualquiera hora y en cualquier lugar a cuantos palestinos y libaneses se le antoje. Su cifra actual ronda los 10 mil, 300 de los cuales son niños y mil, mujeres. No se precisa prueba alguna de culpabilidad. Israel tiene derecho a mantener secuestrados presos indefinidamente, ya sean autoridades democráticamente elegidas por los palestinos. A eso se le llama "encarcelamiento de terroristas".

7) Cuando se menciona la palabra "Hezbollah", es obligatorio añadir en la misma frase "apoyados y financiados por Siria y por Irán".

8) Cuando se menciona "Israel", está terminantemente prohibido añadir: "apoyados y financiados por los EEUU". Eso podría dar la impresión de que el conflicto es desigual y de que la existencia de Israel no corre peligro.

9) En informaciones sobre Israel, hay que evitar siempre que aparezcan las siguientes locuciones: "Territorios ocupados", "Resoluciones de la ONU", "Violaciones de los Derechos Humanos" y "Convención de Ginebra".

10) Los palestinos, lo mismo que los libaneses, son siempre "cobardes" que se esconden entre una población civil que "no los quiere". Si duermen en casa con sus familias, eso tiene un nombre: "cobardía". Israel tiene derecho a aniquilar con bombas y misiles los barrios donde duermen. A eso se le llama "acción quirúrgica de alta precisión".

11) Los israelíes hablan mejor inglés, francés, castellano o portugués que los árabes. Por eso merecen ser entrevistados con mayor frecuencia y tener más oportunidades que los árabes para explicar al gran público las presentes reglas de redacción (de la 1 a la 10). A eso se le llama "neutralidad periodística".

12) Todas las personas que no están de acuerdo con las sobredichas Reglas, son, y así debe hacerse constar, "terroristas antisemitas de alta peligrosidad".





Más cosas:
Para los que conozcáis el idioma de Descartes, os recomiendo un blog: juif antisioniste, un judío antisionista belga (sí, los hay y son muchos, pero no cortan la pana).





Por cierto, esto es una nota del Ministerio de Exteriores Israelí:
"Venezuela debe elegir en qué lado de esta guerra está. Debe elegir entre los que luchan contra el terrorismo y los que lo apoyan. No es ninguna sorpresa que Venezuela haya aclarado al mundo nuevamente de qué lado está".

No me extraña que haya misiones espaciales buscando vida inteligente en otros mundos, Lo que sería inútil es buscarla en ciertas cancillerías.

Nota: Parece escrito por Zaplana. XD



Edito:
Se me olvidaba mencionar una preciosa frase que he leído en el blog del Pica. Los agraecimientos, para Zuriñe.

Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos
Martin Luther King

6 comentarios:

javierM dijo...

Plagio, plagio.... a la sgae que vas!!!
:-)

El mendigo dijo...

Si fuera por eso, Javier Ortiz me tendría que pagar un pastón. Siempre escribe lo que yo ando pensando, el muy cabrón...

javierchiclana dijo...

Esa trascendente frase es de Luther king. La original, más sencilla, traducida en modo siux sería "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena". Mahatma Gandhi

Los dos personajes fueron reconocidos noviolentos, nada pasivos.

El mendigo dijo...

Y lograron lo que con las armas sería impensable antes que ellos.

Pues ni siquiera la violencia es efectiva en los fines.

Ellos lo consiguieron con su palabra y su ejemplo. Sin embargo, son excepciones en la historia...

javierchiclana dijo...

http://www.noviolencia.org/experiencias.htm

La Noviolencia, antes fue la más justa, hoy es la única que da resultado.

Salud

El mendigo dijo...

Bueno, eso ya es mucho decir.

Tengo mis dudas.

La violencia da muy buenos resultados. Sólo hay que ver a Israel, en el caso que nos ocupa: tiene el control de toda Palestina.

La violencia funciona, sobre todo cuando tienes mayor fuerza militar. Siempre ha sido así. Otra cosa es que sea moralmente aceptable.

La No Violencia sólo es una forma de violencia alternativa, cuando la violencia física no es viable por la desproporción de fuerzas.

Por ejemplo, si no podemos enfrentarnos al ejército, empleamos la violencia económica: no pagar impuestos, dejar de trabajar...

Al imperio colonial inglés, no le importaba tener algunas bajas en su ejército en cada revuelta: los indios morían en proporción 1000 a 1. Unos cuantos soldados muertos es un precio absolutamente asequible para un Estado.

Pero una huelga interminable, la insumisión fiscal, una campaña de boikots a productos ingleses y sabotajes...eso es una durísima VIOLENCIA económica, y eso Inglaterra, metida en el esfuerzo de guerra, no pudo soportar.

Gandhi calculó bien y logró por esos medios, de "violencia pacífica", la independencia para su pueblo.

Lo malo es que para los palestinos, no hay muchas oportunidades de herir al Estado de Israel. Antes trabajaban muchos palestinos al otro lado del muro, pero cada vez son menos, sustituidos por inmigrantes asiáticos.

Los único que esperan los israelíes de los palestinos, es que se cansen de una vez y se vayan con la música a otra parte. Que se extingan. Que desaparezcan. No los necesitan para nada y, por lo tanto, el daño que pueden hacer a Israel en el plano económico o político es mínimo.