17 de enero de 2009

El tigre celta

Irlanda vivía, a principios de los 70, una realidad muy similar a Galicia: ambas eran dos regiones costeras situadas en el límite occidental de Europa. Los irlandeses eran los vecinos pobres, despreciados por los ingleses, así como el paisano gallego era despreciado en la capital. En lo general, y salvo las clases medias urbanas, minoritarias, eran sociedades rurales, muy atrasadas culturalmente y fuertemente conservadoras, cuya salida tradicional era la emigración.

La pobreza, a veces miseria, eran tan grande a una y otra orilla del mar. Galicia y Eire eran semejantes en la belleza y en la necesidad. Similar población, nivel de riqueza muy parejo (60% de la media europea).

Pero a partir de los años setenta, las dos hermanas separaron sus caminos. La época de expansión económica, así como el dinero que llegaba de Europa generosamente, fue aprovechado de diferente forma por una y otra.

Irlanda decidió apostar por la educación, la formación de sus trabajadores, la investigación y el desarrollo. Galicia optó...por el cemento. Proyectos estrafalarios como "A Cidade da Cultura", que se traga buena parte del presupuesto gallego en cultura, la profusión de carreteras, autopistas, pagadas con dinero público pero gestionadas para beneficio de un ente privado (como en el caso de la autopista Santiago-Lalín, una de las más caras de España cuando fue pagada a pachas con dinero público).

A Galicia llegaba dinero europeo a espuestas, y había que justificar su gasto en algo. Se pusieron a abrir pistas. Magníficas pistas, por las que puede pasar perfectamente un turismo, para ir a una leira de millo. Algunas, para no ir a ninguna parte. Los antiguos caminos, carreiros, corredoiras...eran sustituídos por pistas por las que podían cruzarse dos camiones sin apartarse. Sin embargo, la productividad del campo gallego seguía cayendo y cada vez más tierras quedaban abandonadas. Daba igual, la cuestión era justificar ese dinero.

Cuando ya no había más pistas que hacer, se pusieron a asfaltar las existentes. Así, lo que una década antes era un camino por el que discurrían bestias y tractores, ahora era una carretera asfaltada.

Y de las autopistas, mejor ni hablar. Se construían vías de alta capacidad con una previsión de ocupación que habría bastado para desestimar su construcción en países tan pobres como Alemania o Francia. ¡Pero esto es España! Aquí somos ricos y si no hay dinero para pagar profesores, siempre lo hay para hormigoneras.

Con estos y otros absurdos, se fue gastando el dinero que venía de Europa. Esos euros se fueron convirtiendo en cemento y alquitrán. Bueno, una parte. Pues algo de polvo dorado quedaba en los bolsillos del concejal que encargaba las obras, y del constructor que las ejecutaba.

Con la maquinaria de la corrupción perfectamente engrasada, de toda esa inversión que recibió Galicia sólo se aprovecharon cuatro tunantes. Eso sí, vaya si se aprovecharon. Con ese dinero, muchos se fueron de Galicia para continuar su carrera en Madriz, o en el Mediterráneo. En Galicia quedaron los jornales de los que abrieron las pistas, estómagos agradecidos, y una densa red de pistas que dan servicio a tierras incultas.

Mientras tanto, los irlandeses no tenían carreteras tan estupendas ni autopistas tan amplias. Cuando querías ir a por patatas, tenías que embarrarte los pies en un camino. Eso sí, tenían unos trabajadores bien formados.

Y las empresas comenzaron a llegar. Intel, Oracle, Canon, Microsoft, Pfizer, Merck, IBM...escogieron Irlanda para establecer sus centrales en Europa.

Con ese dinero que entraba, triplicaron su inversión en I+D, así como se volcaron en la excelencia de la enseñanza universitaria.

¿Resultado de las dos estrategias?

Después de años con un crecimiento asombroso del 9% sostenido, Irlanda es el país más rico de Europa, sólo por debajo de Luxemburgo. El vecino paleto de los ingleses les ha pegado un repaso y es una potencia tecnológica, con unas tasas de paro del 4%.

Por poner un dato de donde llegaron las dos hermanas, tras 35 años de camino:
PIB per capita
Irlanda: 60.000€/hab
Galicia: 20.000€/hab

Eso sí, en Galicia tenemos autopistas a todos lados y dentro de poco, AVE, para no ser menos.

Así podremos emigrar más rápido.


¿Por qué cuento esto?

El gusto por las obras públicas fue un rasgo característico del fascismo, así como de cuanto régimen despótico ha sido. La obsesión de Franco con los pantanos, era equiparable a la de Hitler con las autobahn o de Mussolini con la desecación de humedales (una desgracia ecológica, por cierto).

La idea es simple: de esta forma, se reduce el paro y por lo tanto la tensión social, creando de paso una red clientelar de constructores agradecidos al gobernante de turno.

¿Todavía no sabéis por qué hablo ahora de eso?

Media España estrenará calles y plazas en 2009


Si vais por cualquier pueblo, estos días se están pidiendo ideas para emplear ese dinerito fresco que ha prometido Zapatero a los ayuntamientos. Dinero de todos, que acabará en los bolsillos de unos pocos constructores, salvo las migajas con las que se paguen los jornales.

Y cuando se acabe, seguiremos teniendo las mejores infraestructuras, las aceras más pulcras, una farola cada tres metros...pero seremos un Estado hundido.

¿Exagero?



Si, España es la columna de la derecha (ES).

Gráfico que expresa dos cosas: que en España hay mucho paro, y que en España hay mucha economía sumergida.

Y esto es cuando el paro aún no había subido a tres millones. ¿Os imagináis con 4 millones de parados, según el vaticinio inverso del tendero metido a Ministro de Trabajo? Ya os lo explico yo: si el paro llega a 4 millones, el barco se va a pique.


¿Aún no os habéis convencido de que la situación de la economía española es crítica?

Bien: mirad esta lista. A ver quién es el primero que encuentra la puta banderita española.

Países según su balanza comercial

Pues sí, como siempre hemos hecho los españoles a lo largo de nuestra vergonzante historia: gastamos mucho más de lo que ganamos, y lo gastamos en imbecilidades. Vivimos por encima de nuestras posibilidades.

Si, en EEUU están peor. Pero EEUU tiene una industria gigantesca que no tiene España, así que tiene más fuerza para salir del agujero.

Señores, la cuestión es simple: el espejismo del ladrillo se ha venido abajo y aparece la cruda realidad: o conseguimos ser competitivos, o nos vamos a la mierda.

Ahora bien. ¿Competimos con los indios, a ver quien paga menor salario, o competimos con los irlandeses, a ver quien tiene mejores profesionales?

En un caso o en otro, tirar el poco dinero que le queda al estado después de endeudarse comprando deuda a los bancos, en proyectos que no van a mejorar la competitividad de la economía española, me parece del género imbécil.

Eso sí, los amos del cemento estarán bien cebados, como siempre.

El mismo error. Siempre el mismo error. Puta mentalidad española de nuevo rico, de hidalgo analfabeto y piojoso.

6 comentarios:

wenmusic dijo...

Qué ganas tenía de un post como este. Y el paralelismo entre Irlanda y Galicia es muy acertado.

Mira que me esfuerzo en decir que la cosa pinta mal por aquí, pero nada... La gente se empeña en decirme que como aquí no se está en ningún sitio. Eso se decía también en los 60.

Ya ves... No parece que uno de las mayores de las gentes de este estado sea aprender de sus errores para no volver a cometerlos.

Una pena. Por recursos y potencial, se hace más lamentable la situación del estado en general.

Para mí es una vergüenza. Sinceramente.

moitabea13 dijo...

Yo ya no sé si tenemos lo que nos merecemos o nos merecemos lo que tenemos.

Hace año y medio estuve en Dublín y desde allí fui a la costa oeste para conocer un poco más el país. Viajé en autobús y en coche y una de las cosas que me llamó la atención fue el estado de las carreteras. Me sorprendía que Galicia, teniendo una situación económica y laboral inferior a la irlandesa, tuviese una red de carreteras bastante superior.
Ahora lo entiendo.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo del anterior post. Solo comentar para decir que en esta ocasión estoy completamente de acuerdo contigo, no solo parcialmente :)
Pero creo que el verdadero problema de España (de todos nosotros) es un problema de mentalidad de siempre, difícilmente modificable.
Si un español tiene dinero, ¿lo invierte en una empresa innovadora o en una que le va a dar dinero seguro -o lo hacía antes- como la especulación con el ladrillo? ¿Y cual es el sueño de cualquier español, ser un agotado currante que levanta una empresa o un sonriente funcionario que vive del cuento?
Y si uno puede, ¿se escaquea de los impuestos o piensa que son para el bien común de todos los españoles?
Y así estamos como estamos. Pero yo no me exculpo, me temo que también he heredado esa "comodidad" y "picaresca" tan típica de nuestra tierra. Mucho tendríamos que cambiar para cambiar esa balanza comercial.

El mendigo dijo...

Compramos mucho más de lo que logramos producir. Gran parte de culpa la tiene las importaciones de energía, pero los países europeos también tienen que comprar petróleo y gas, y no están tan hundidos.

Onde se quita en non se pon, acábase o montón, que decía mi padre.

Lo que pasa es que estos últimos años, hemos hecho crecer el montón de forma artificial, subiendo el precio del suelo edificable. Así, ahora los españoles somos virtualmente más ricos, y hay más dinero disponible para que lo sigamos tirando por el retrete en vez de invirtiéndolo para obtener un retorno.

La educación es la mejor inversión.

Recuerdo que ZP llegó al poder con la educación en uno de los ejes de su programa. Legislatura y media después, todo sigue igual.

Algo mejor en investigación, pero es que como la situación era tan penosa, no había más que mejorar, pues empeorar era imposible.

Lo de "virtualmente más ricos" creo que merece una explicación: los españoles hemos sacado ese dinero para hacer crecer el "haber" de nuestra economía de nuestra piel: a base de endeudarnos de por vida toda una generación, de prometer al banco que le vamos a pagar la mitad de lo que ganemos el resto de nuestra vida.

De esta forma, con cargo a nuestro futuro, hemos incrementado el capital de unos pocos brutalmente. Viendo las estadísticas estatales, parece que fuéramos los españoles más ricos, pero lo que pasa es que estamos más endeudados. Y luego, los cuatro ricos que ahora son muchísimo más ricos (en una década metimos a varios integrantes en la lista de Forbes, todos provenientes del ladrillo, cuando antes sólo estaba el capo de Inditex).


Wen, al final la mejor inversión personal es aprender idiomas y formarte...y emigrar.

La gente dice que aquí vive bien porque no conoce otra cosa. Con un salario mínimo que es más del doble y unos precios que son iguales o más baratos (cuando viajo, me surto en los supermercados, y puedo asegurarlo).

Bea, yo no conozco Dublín, pero gente que lo conocía de hace años y ha vuelto, dice que está irreconocible. Irlanda ha progresado a la velocidad del rayo.

Eso sí, con cabeza, sin despilfarros.

Anónimo (anda, ponte aunque sea un psudónimo, que así es más fácil mencionarte), pues sí, supongo que tenemos un rasgo de exhibicionismo, en cuanto tenemos un duro en el bolsillo tenemos que fundírnoslo. Y nos lo fundimos en la cosa más estúpida e inútil, en vez de invertirlo para procurar un retorno, un beneficio, de que nos sirva para mañana.

Pero vamos, no es un rasgo exclusivo nuestro, ni mucho menos. Es propio de sociedades primitivas, tercermundistas, que gastan lo que no tienen en aparentar un rango social.

Un ejemplo, del que podría tener miles: en la escuela, me sorprendía ver que algunos compañeros venían a clase en coche, cuando aparcar en la zona era un infierno. Sin embargo, uno de los catedráticos venía en metro (y eso que los profesores tenían aparcamiento).

Como yo iba en bici, me miraban como si fuera un...mendigo. Como si no tuviera ni para metro.

Y cuando les decía que a veces iba caminando, sólo por el placer de caminar, se volvían locos. 7 Kms!

Tal cosa sólo la puede hacer alguien que no tiene ni para comer! Andar! Eso es de pobres!

Esa mentalidad de hidalgo, siempre preocupado de aparentar, nos va a llevar a la tumba.

Pronto un empresario gasta los beneficios en desarrollar nuevos procesos, líneas de productos, o simplemente capitalizar la empresa. No, el empresario, en las vacas gordas, se hizo un chalet como el palacio de Buckingham, envidia de todos los vecinos, y con lo que le sobró, se compró un Porsche Cayenne.

Ahora que vienen mal dadas, le pega cerrojazo a la empresa, y se queda con la casa y con los millones.

Y los trabajadores, en el paro y endeudadísimos.



Ah! Bea, Wen, este artículo os puede interesar:

Microsoft, los pies del gigante

Habla sobre la rentabilidad de las distintas áreas de negocio en las que opera. Me pareció muy revelador (el monopolio es lo que tiene, das mierda y la cobras como si fuera oro).

wenmusic dijo...

¡¡La UE prevé una contracción del 2% y una paro de hasta el 19% en 2010!!

Anónimo dijo...

Hola aprovecho para felicitarte por tu blog. Estoy de acuerdo en lo que abeis comentado, ciertamente parece que vivimos en un pais en el que ser un paleto descerebrado con un coche caro es la gran aspiracion de cualquiera, por no decir que hay gente que parece tener aversion a la cultura, y la cosa va a peor, losdelicuentes son los futuros policias y guardias civiles, y en la universidad parece que cada vez la cosa va a peor, el pais lo mandan borregos y ladronzuelos, pero a la gente lo que les preocupa es poder comprar mas y mas lujoso,joder vas por la calle y ves gente con audis y bmw, y sabes q realmente es gente con curros mal remunerados y q cualqier dia estan en la calle, pero les importa una mierda con tal de poder sacar su jugete a pasear, porqu realmente que sea un medio de transporte es lo de menos, eso si, si esta en el taller que te lleve un amigo que el bus ni pisarlo. La cosa es tan triste que tenemos un municipio con restos arqueologicos de los mas importantes del pais, sobre todo los petroglifos que tienen una historia apasionante, y que acen, dejar que los eucaliptos y la maleza les pasen por encima, cunado no se los lleva una grua por delante para acer alguna carretera, tenemos unas playas de impresion, pero en vez de aprovechar ese dineroque les a llegado para adecentar el tema y crear una oferta turisticocultural decente lo echaran todo por el bater cargandose alguna calzada romana de alguna calle que no pisa ni dios o a saber que carretera para que los chavales puedan pisarle y matarse, en fin asi no vamos a nigun lado