23 de septiembre de 2008

Ese secreto que oculta el otoño...










6 comentarios:

Paco dijo...

¡que preciosidad!!!! es todo un lujazo.

flor de un día dijo...

Presenciar los cambios de estación es siempre un lujo. De los mayores. Son mágicos.

A disfrutar!
:)

picapiedra dijo...

Supongo que el gnomo pintor se estaba comiendo el bocata :-)

picapiedra dijo...

¡¡ostis!! no lo había visto en un primer vistazo XD

flor de un día dijo...

Jeje... La primera vez que vi la imagen me pasó lo mismo. Me quedé un momento mirando el dibujito y al cabo de unos segundos se me apareció. Si al final, es lo que siempre nos dijeron: hay que estar atento, si no, no los ves. ;)

Helena dijo...

El otoño es mi estación favorita, y eso que en las islas apenas se nota el cambio en los bosques, siendo la gran mayoría de árboles perennifolios. Tengo pendiente ir algún año al norte de la península en pleno otoño a contemplar esa policromía hecha por el mayor artista de todos los tiempos, la naturaleza y sus elementales, jejeje (pensar en que son únicamente enzimas y reacciones químicas no logra aún así quitarle el encanto, pues la evolución parece crear solo belleza). Salud!