22 de mayo de 2008

Valle d'Aosta

Si el año pasado estuvimos conociendo el lado saboyardo de los Alpes, este año hemos querido visitar la vertiente valdostana.

Entre medias, para no hacerlo demasiado monótono, iremos intercalando fotos de la Provenza y la Auvernia que sacamos en el viaje de vuelta (el de ida lo hicimos del tirón, con un par).




Esta es una foto extraña. Es una mariposa diurna, durmiendo. Al sacar el flash, las escamitas de las alas han mostrado un esquema de colores que el ojo humano no es capaz de percibir (esas manchas rojas de los extremos).










La catedral de Bayona
























































La capital, Aosta




























El centro de la herejía cátara: Albi.










Una gamuza pequeñaja al borde del precipicio (debe ser una putada nacer gamuza y tener vértigo).










Lo que queda de una abadía cisterciense en pleno corazón de la Provenza.





























Los brotes de un alerce por el que vuelve a discurrir la savia retiradas las nieves. Es la única conífera (al menos que conozca) caducifolia, y una de las especies más resistentes al frío. Donde las demás especies son incapaces de subsistir, por encima de los 2000m, empiezan los bosques de alerces.










La estación de Turín.










Una bola de pelo multicolor que encontramos en Donnas, al lado de la vía consular de las Galias.


































































Interior de la Catedral de Mende:







































Otra anémona vernal:



















Y nos volvimos a encontrar con estos bichos adorables y taaaan parecidos a nosotros: las marmotujas.




















Al rato estaba nevando. ¡A mediados de Mayo!










Un acueducto romano, en la localidad de Pont d'Aël. Por arriba circulaba el agua y, por debajo, en un pasillo iluminado por las aberturas que veis, circulaban las personas. La gran mayoría de los topónimos en Aosta son en lengua franco-provenzal. A la llegada de Mussolini al poder, fueron italianizados, en este caso como Pondel. Como Sanjenjo o Ginzo de Limia, vamos. A todos los fascismos les molesta la diversidad y son tan impermeables a la cultura como la caja de este acueducto lo es al agua.















































Esta foto está tomada el día 13 de Mayo y, sin embargo, aún es invierno. La altitud no es mucha, 1800m, pero el valle está orientado de forma que la insolación es aún insuficiente para hacer brotar los alerces (está al Norte de un 4000). Al fondo, unos arbustos están volviendo a la vida, y sus brotes se encienden con tonos cálidos que preceden a la explosión verde de una primavera que aquí llegará bien entrado Junio.










Susa, la primera villa italiana que te encuentras si cruzas por el túnel del Frejus (muy caro, nosotros dimos el rodeo por Briançon y el puerto de Montgenèvre para ahorrárnoslo).










En el valle, los tejados son de grandes losas de piedra. Pero en las zonas donde el frío es más duro, un tejado de madera copnerva mejor el calor. Eso sí, exige más cuidados...






































El claustro de Sant'Orso, en Aosta capital:





















A este bicho nos lo encontramos en el último pueblo antes del mítico puerto de San Bernardo (¿nunca os habéis preguntado porqué esos perros se llaman así? Buscad la historia, es muy curiosa). En invierno le vendrá bien toda esa montaña de pelo.










Esta foto me produce verdadera desolación. Si ni esa montaña resiste al tiempo. ¿Qué será de mi?






























La catedral de Rodez, con la sillería iluminada con verdadero acierto.





















En este agujerito cabrían, bien apiladitos, una decena de camiones. Todo nevado, caer en una hoya de estas puede ser una trampa mortal.




























La dulce Francia.











Acabé con la lengua fuera de perseguir a este cabrón (por una vez, hablo con propiedad). Es el íbice con mayores cuernos que he visto en mi vida. Al final le saqué esta foto, que no está muy allá, pero el corazón me latía tan rápido que no era capaz de tener la cámara quieta. Lo que él subía de dos saltos a mi me costaba un infierno. Hubiera sido bonito que siguiera un poco más hacia delante, para sacar su silueta recortada en la montaña nevada de enfrente, pero no estaba por seguir el guión. Es la última foto que le saqué. Luego se cansó de la persecución y emprendió una corta carrera en la que se puso fuera del alcance de mi objetivo.










Château de Vèrres (dentro del Estado Italiano, pero prefiero respetar la lengua original).































El nombre común de la bella es cejialba (miradle a los ojos y entenderéis porqué). El nombre científico es bastante más extraño: Callophrys rubi
















































Esta belleza se llama Aurora. Para Linneo, Anthocharis cardamines.



















Si juntas la multitud de cursos de agua con los angostos desfiladeros, entiendes que Aosta sea la tierra de los puentes.




















Debajo de los oropeles, no hay más que barro cocido.






























































Las gargantas del Ardèche. En la mitad del bosque, intencionadamente aislado por acusado meandro del río, se distinguen las ruinas de una Iglesia de la Orden del Temple. Que puta manía tenía esta gente de construir sus edificios en los lugares más inaccesibles.











La más bonita de las hadas del bosque.





















Albi. O como demostrar que con ladrillo se construye más alto que con piedra, por menos dinero, e igual de duradero (hay obras romanas en pie que lo emplean). Me hace gracia, por el odio que el palurdo medio le tiene, pues lo asocia a casa de pobres. El empeño (y el dinero) que se gasta la gente en ocultar la obra de ladrillo tras losas (a veces de unos pocos centímetros) de piedra. En fin...









































Una de las plantas más socorridas de la farmacopea tradicional: la genciana.
















































































Un íbice de menor cornamenta que el anterior, pero bastante más simpático.




















Albi de Nuevo. Todo el pueblo, hasta el río, es del mismo color.










Caminante no hay camino...










No sólo el tejado, también las paredes son de madera. No eran tontos nuestros abuelos, la madera es uno de los materiales con un mayor coeficiente de resistencia térmica. Vamos, que mejor guardan el calor. Esta forma de construir parece que es importada de los pueblos germánicos que poblaron parte de los valles alpinos en la Alta Edad Media (los Walser).








































Homenaje a la nena, que a pesar de sus añitos y sus achaques, aguantó el palizón de 5200Km sin pestañear ni consumir una gota de aceite. De aceite, ni una gota, pero de gasóleo...




















Esta me recuerda al estallido de los fuegos de lucería.




FIN

.

21 comentarios:

Gracchus Babeuf dijo...

No se si tengo más ganas de feliciarte, o de envidiarte. Fotos fabulosas. Al menos las que he podido descargar, que tu página pesa mucho.

¿Hay que ser un mendigo para ser un vagabundo?

El mendigo dijo...

Yo quería ser vagabundo compi, pero acabé en mendigo.

Me explico. Hace ya algunos añitos, quise ponerme Prowler (por la magnífica canción de los Maiden) como apodo en el IRC. Como ya estaba cogido, me pillé Beggar, que viene a ser lo mismo. Aparte de por otras razones más o menos sentimentales (todos somos mendigos: de dinero, de cariño, de conocimiento...) por no seguir la moda de nicks presuntuosos (Black Eagle, Lionheart y toda esa mandanga).

Luego, enfadado con el idioma del imperio, preferí usar simplemente la traducción castellana de mi nick de toda la vida: Mendigo.

O en gallego: Esmolante, que es como aparezco en otros foros.

De todas formas, sí que hay que ser un poco mendigo para poder ser un trotamundos. O eso, o estás forrado, que evidentemente no es nuestro caso.

Visitar uno de los lugares más pijos y caros de Europa (es donde va la élite a esquiar en verano, cuando el resto de estaciones están cerradas), gastándote menos de 100 ouros, 2 personas, en 20 días...

Compra en el Carrefour de Aosta, cocinada en el camping gas y durmiendo en la furgalla. Sólo nos permitimos, como gasto suntuario, un par de helados en la capi (muy buenos y no especialmente caros).

Es que claro, había que ahorrar para pagar los 5200Km de carretera que nos comimos, que equivalen a 500 ourazos. Y huyendo de las autopistas, lo cual nos retrasó un poco pero también pudimos disfrutar mejor de los lugares por donde pasábamos.

En total, menos de 300 ouros por cabeza por 20 días de vacaciones en los Alpes. Creo que es asumible para la mayoría de las economías, y una forma de viajar (a lo cutre y agarrao) que yo desde luego os recomiendo.

Tampoco eché en falta nada que pudiera comprar con dinero. No eché en falta nada, de hecho. Que la nieve hubiera estado más dura, para poder progresar más rápido, quizá. Nunca hace frío a gusto de todos...

Por cierto, si quieres pasar de mi pesadísima página (yo también soy un pesado, es normal que mi bitácora lo sea) y ver las fotos directamente en el Picasa, la dirección es:

Picasa Aosta

wenmusic dijo...

Qué bonitas fotos, me ha encantado todo el recorrido.

La página hay que dejarla cargando mientras se hace otra cosa, y al cabo de un rato, ya se puede ver con tranquilidad.

Raíña Loba dijo...

Nos faltó una foto. La de una mariposa que nunca habíamos visto, era negra y grandota, con unos diminutos puntos al final de las alas. Pero era muy inquieta y no había manera de enfocarla.
Y la muy desgraciada se rió de lo lindo conmigo posándose encima de la cámara. La tuve a escasos centímetros de mis ojos. Al menos nos echamos unas risas.

Según dejábamos las montañas me invadía la tristeza, por no quedarnos más tiempo.
Creo que las fotos no acaban de reflejar la inmensidad que nos rodeó en algunos momentos. Eran impresionantes.

Y había tanta tranquilidad...

María dijo...

Como siempre, geniales las fotos.
Sobre todo, me han encantado las de las flores, y la de de la "Tapissier" (esa foto sí que me causa desolación, y no la de tu montaña, meu rei...:-P).

Seguid viajando y compartiendo las fotos, ok?

Aunque estaría bien un café/cena para compartirlo en persona, que ya no me acuerdo de cómo sois!!!!

Apertas

flor de un día dijo...

Te había empezado a decir un poquito lo que me parecían, en general, pero concretaré algo más (que ya sé que no ha sido mucho). Son muchas, así que ya me perdonarás, si no soy muy meticulosa en mis comentarios, eh?
Las que me gustan especialmente son la 97, la de la margarita en primer plano, con ese fondo rosado y verde (a veces las flores más vistas sorprenden al lado de las más buscadas); la 87, la lagartija envuelta en color azul verdoso, como si estuviera paseándose por el agua...
De las cascadas, destaco la 7, que, para mí, es la que salió mejor; creo que han sido difíciles de fotografiar, pero aunque no hayan podido lucir todo el esplendor que me imagino que tienen, me gustan; también me hacen gracia esas que parecen nacer de entre los árboles, la 32 y la 49, que aunque creo que a las dos fotos les falta algo, las cascadas parecen bonitas de verdad.
Y la 5 y la 95, por ese mar de nieve en completa calma. Ya me has dicho muchas veces que esas te suelen parecer sosas, que sólo se ve blanco, pero a mí me molan mucho. :)
Luego, destaco algunas otras, pero no tanto: los bichos, en general, que son una de mis debilidades, junto con... bueno, con todo lo demás, pero sobre todo el de la foto 12 y los dos gatitos, tan peludotes, que me recuerdan a otro que conocí (igual de peludo que el de la foto 12, pero en zona bastante más calurosa: en arles) y que casi me llevo a casa, por lo bonito y tremendamente cariñoso que era, pero lástima haberle cortado un cachito de patita al segundo.
En la 14 me parece como si se confundieran las nubes del cielo y la nieve de las montañas, todo con ese azul sobrecogedor...
Me sorprendió el peazo hoyo de la 53 (tremendo, sí señó); como para despistarse un momento! :S
Aunque la foto 61 en sí no me gusta demasiado, el hadita posada en la flor peluda me parece muy chula.
Algunas en las que se ven sombras de nubes (supongo, vaya) en la hierba y en las paredes de casas también me gustan bastante (20 y 71, pero lástima del cielo, en esta última). En cambio, sí que te salió todo, como a mí me gusta, en la 62: unas nubes de fondo oscurotas y la cálida iluminación en la pared de la casita.
Las formas de las montañas mezcladas con la nieve y los árboles de la foto 75, me parecieron divertidas, porque parece que sea una especie de montón de nata con grumitos de chocolate esparcidos por doquier. (mmmhhh...!)
La primera mariposita no es nocturna? Bueno, ni idea, eh? Como la veía con esa forma y con colores tan tristones, no lo habría dicho. Me pareció nocturna, antes de leer nada de lo que decías.
Me hicieron gracia, ver esas chimeneas tan largas, destacan bastante más que la casa en sí.
La 53, la 54, la 67, la 85, la 101 (que sí que parece que lleve las varitas de los fuegos artificiales; debe de ser para, en cuanto oscurece, montarse sus fiestecitas con las hadas del bosque, claro jejeje)...
Ah! Y creo que ya supe a qué te referías, con lo de las pinturas de albi. Ya las recordaba, lo único que las de la parte del coro que te dije llevaban "escondidos" mensajes subliminales y por eso sobre todo recordaba ésas.
En casi todas las fotos me han encantado los colores (los verdes primaverales y húmedos, los ocres, grises y terrunos de las paredes de las casas, las cálidas luces de los interiores y ese blanco infinito de la nieve). Y unas cuantas me recordaron lugares en los que he estado y momentos que he vivido, incluso aunque no haya estado exactamente en esos otros lugares que están fotografiados. Supongo que eso también es bonito, no? :)

javi dijo...

salud, gracias por prestarnos tu objetivo para mostranos un poco de lo que disfrutaron tus ojos.

josemanuel dijo...

Impresionante reportaje e imagino que más impresionante aún el viaje. La forma de viajar que aconsejas está al alcance de muchísimas personas, pero ¡20 días en mayo! ¿quien dispone de veinte días libres en mayo si no es un vagabundo o un mendigo? ;-)

El mendigo dijo...

Como siempre, me alegro de que os hayan gustado. Con que una os pareciera bonita, y os alegrase un poco la vista, ya merecería el haberlas subido.

Picapiedra, compañero...esos 20 días en Mayo los voy a pagar en Junio con todo lo que tengo atrasado. Voy a sudar tinta china, tronk.

Florcita, te agradezco mucho, como bien sabes, que me critiques las fotos. Ahora, es como si tuviésemos miradas diferentes.

Por ejemplo, si tuviera que quedarme con alguna, me quedaría probablemente con la que dice María, el tapissier.

En mi opinión, claro. Sin embargo, las que tú destacas serían las primeras que hubiera empezado a borrar si me agarrasen de los huevos y me obligasen a ello. La margarita es chula (es cosa de la lobita, que se está especializando en bichos y flores) pero...fueno. Mucho mejor me parece la última, la de los fuegos artificiales (será porque esa es mía).

La lagartija...bueno, es una lagartija. Quedó chula. Por cierto, en donde las sacamos todas las rocas tienen ese color. Cuando están mojadas son preciosas. Pero tanto como que para destacarla...

Sí que me gustaron las del mar de nieve. Realmente la sensación al estar ahí era de una calma total. Hasta el día, muy soleado, acompañaba. Parecía el desierto, con dunas, pero dunas blancas y frías.

Es tan raro encontrar en esa zona algo que no tenga un desnivel del 90%, que llamaba la atención.

flor de un día dijo...

Ya. Me lo has dicho muchas veces.
Desde que empezaste a sacarlo, estoy cada vez más convencida de que mientras te grabo las mías, muchas de las que borro para no saturarte te habrían gustado. Cada vez te intento borrar menos, que ya me da miedo, pero alguna tendré que borrar!
Quizás la última florecita quedó más nítida, con un mejor enfoque... lo que quieras. Pero la foto de la margarita, en conjunto, sobre todo por ese fondo, me parece más bonita.
Además, con lo poco que me gusta decidirme, hago un esfuerzo y luego te me quejas... Si es que así no hay forma!
Lo que dices que es sólo una lagartija... Jo. En cualquier otra podrías decir lo mismo: si es solamente una montaña...

tristan dijo...

a fabulous journey ... thanx for taking us with you

El mendigo dijo...

Thank you very much.

The pleasure is mine to share it. ;)

JESÚS ZAMORA BONILLA dijo...

Impresionante. Qué envidia de fotos.

Duende dijo...

Este blog es un regalo a la vista, felicidades...

Campurriana dijo...

Chicos, mi pc ha hecho un enorme esfuerzo para descargar vuestras fotografías, pero finalmente me ha reconocido que ha sentido una agradable sensación de satisfacción al tenerlas dentro de su buche...

Me han gustado muchísimo y de verdad que agradezco que las compartáis con todos nosotros, que no sé si llegaremos algún día a hacer algún viaje como el vuestro...y lo digo porque me ha dado mucho respeto ese tremendo agujero en la nieve...¿no teniáis miedo?...

Había hecho anteriormente una sugerencia: la de numerar las fotografías....pero bueno, ni caso... :(

A ver qué recuerdo...me ha encantado la que dice María, todas esas fachadas vestidas con el paso del tiempo....la del mercadillo es preciosa... El color de Albi, Château de Vèrres, el interior con la pared de mosaico...la marmotilla, el cabrón que huye...el que mira a la cámara de forma simpática...los árboles brillantes y verdes que asoman (creo recordar) poco después de Albi...la fachada con esos maceteros de flores rojas...el camino que se hace al andar...ese puente de Aosta, las mariposas (sobre todo esa princesita), y las flores (ahora me viene a la mente ese azulón tan impresionante que regala la naturaleza)...

Y muchas más, seguro...

Un beso muy fuerte a los dos y gracias de nuevo por llevar nuestros ojos a esa parte tan bella de Europa...

Campurriana dijo...

Se me olvidaba una (de momento)...la del cementerio es muy curiosa...Me ha gustado mucho.

Campurriana dijo...

Otra que me ha encantado, y que no he mencionado concretamente, es la primera...
Además de la simpatía de la princesita-hadita, esta mariposa es bellísima...
Me ha gustado mucho...

Y a esas florecillas malva con la torre al fondo desenfocada les falta un poco de nítidez pero se nota que el que sacó la foto sabe apreciar lo verdaderamente bueno de la vida, lo más bello y silencioso...

Seguiremos analizando...
:)

Cani dijo...

Jod.., no hay derecho, podias ser como aquel mendigo de la cancion de Victor Manuel que decia "anda, vente conmigo", has tardado pero esto es un reecuentro maravilloso, llevo toda la tarde viendo las fotos, detalle por detalle, y como no, gracias a la licencia esa que me explicaste cuando nos conocimos, me llevo alguna a casa.
Tambien te he "robado" esa señal de la enseñanza religiosa, la quiero poner en un blog, aparte de el de mi padre, que tengo`por ahi.
Bueno no sigo, ya volvere.
Besos

El mendigo dijo...

Cani, si quieres tener alguna (tú o cualquiera, vaya) en tamaño grande, no tengo ningún problema en pasártela.

El cartel ese no es mío, yo lo cogí también del blog de otro (creo que de Idro) y lo modifiqué un pelín.

Así se crea el conocimiento, y no guardándolo bajo siete llaves.



Campu, siento que no tuvieras suerte con el examen. Tú tranqui, que quien la sigue, la consigue. ;)

Coincido en resaltar algunas que dices (la de Maison Pons no la habéis dicho ninguno, y otra de una pared con las tuberías descolgadas tampoco, y eso que me parecen de las mejores).

Otra cosa: ¿has probado a picar en la foto de las flores violetas con el campanario al fondo? A lo mejor es que la ves reducida. Yo la veo perfectamente enfocada. La primera planta, claro. Le puse aposta un objetivo muy abierto para que me fuera difuminando el resto según se alejaba.

Y sí que es verdad, la mariposa tiene unos colores increíbles, bellísimos.


Duende, Jesús...muchas gracias.

También podéis decir las que no os molan, eh? Que también de eso se aprende.

Raíña Loba dijo...

Campu, encontramos un cementerio en Aosta que era espectacular, no pudimos sacar ninguna foto pues la verja estaba candada.Aún así recorrí todo el muro a ver si podía subirme por algún lado, pero nada. Tuve que conformarme con asomar la cabeza entre los barrotes.

Estaba abandonado y tenía una dejadez muy atrayente. La hierba cubría las lápidas y casi no dejaba ver las cruces herrumbrosas. Los tejados de los nichos casi se venían abajo y había una pequeña capilla dónde la hierba llegaba hasta la mitad de la puerta. Me habría encantado ver las fechas de las tumbas, debía ser muy antiguo ese cementerio.

Todos los cementerios italianos tenían algo en común: ponen fotografías de los fallecidos (cuando aún estaban vivos), incluso de bebés (fotografiados muertos). Y la fecha de nacimiento más antigua que recuerdo era 1830.

En cuanto a lo de numerar las fotos, no quedaría muy bonito, pero si pinchas en ellas ya puedes ver el número, así no te cuelas como flor, además la primera tiene el número 0 :)

Mi mendiguito... ya te dije que la casa pons no la habría incluido. Aunque la estaba mirando mientras disparabas, nuestros ojos la percibían de manera distinta.
Eso es lo bueno, que cada uno tiene una opinión y una percepción de la belleza diferente. Y dónde uno ve una buena foto, otro sólo ve lo aparente, la realidad desnuda, sin matices ni colores, así también con las personas.

Ya hace dos semanas que volvimos y aún tengo nostalgia, pero muchas ganas de hacer más escapadas, aunque sólo sea por un par de días.

flor de un día dijo...

Vaya! Ya que el mendiguito había puesto el enlace a la página del picasa, esta vez había usado los números que aparecen ahí, que me iba mejor comentarlas con esa otra página abierta al lado. La numeración ahí es un número diferente (no parte del 0). Es otra opción que no había usado antes y me ha ido bien. Al principio seguí la numeración del picasa y al final, con las últimas, debí de seguir la del final de las fotos, como había hecho siempre, las cuales son diferentes de las del picasa. Bueno, me imagino que quien quería que las siguiera ya lo hizo. Y si no fue así, ya le comentaré otro día.
;)