16 de enero de 2006

Los guardianes entre el centeno


Está claro que el ejército está de moda. Bono ya no sabe qué inventarse (una nueva universidad para ellos, para que salgan con un título bajo el brazo) para llenar los cuarteles. Con el paro que hay, ¡y aún los jóvenes no les da por alistarse!

Incluso meten a los militares y policías en las escuelas y en las ferias infantiles, para que aprendan los niños qué divertido es matar gente y encima que la sociedad te lo agradezca:

Juvelandia
Videojuegos del ejército

Niño marginal, no seas delincuente. Ganas poca pasta y encima te vamos a pegar un tiro. Únete al ejército. Podrás pegar los tiros que quieras y encima ¡ganarás pasta por ello!


Los ejércitos, los de todos los países, no son más que organizaciones mafiosas que ejercen un supremo chantaje a la sociedad civil, justificándo su existencia en la existencia del vecino. Así, al estilo de Vito Corleone, se le dice a la sociedad que parasitan: "págame para protegerte de la banda rival".

De esta forma, llevan coaccionando al pueblo, que lo único que desea es vivir su vida en paz, desde tiempos del feudalismo. Unos trabajan la tierra, otros engordan para hacer la guerra. A cambio: obtendréis seguridad. Eso hasta el fatídico siglo XX, en el que los mismos que trabajaban la tierra eran los que iban a dejar la vida en las trincheras.

Erradicar esta plaga de parásitos tendría que hacerse al mismo ritmo en todos los países, siguiendo tratados de desmilitarización. El mayor favor que se le hizo a la Alemania o al Japón de la post-guerra, fue limitar su ejército. Dos países tan belicistas, sin un ejército en el que quemar sus energías (y dinero), dedicaron todo su empuje en salir de la destrucción y ponerse, en poquísimo tiempo, de nuevo a la cabeza de las naciones desarrolladas (en tiempos de guerra fría y desarrollo nuclear, lo que llevo a otros países a extraordinarios gastos militares, pozo sin fondo que acabó por engullir a la URSS).

De nada le sirvió a Francia la línea Maginot, o mantener un tremendo ejército, con generales campando por las salas de baile parisinas: fue engullido en pocas semanas por las divisiones Panzer, al igual que media Europa. Sin embargo Suiza, una mingurria de país con un ejército de juguete, no fue invadido. ¿Porqué? Sería curioso analizar las guerras como resultado de intereses políticos y económicos, y no como una nación que se enfrenta a otra (las naciones no se enfrentan, porque ni hablan, ni comen, ni piensan ni cagan, sólo existen en la cabeza de los que creen en ellas)


Poner a un ejército de casi 90.000 personas a producir, a generar riqueza, sería para España un verdadero patadón económico. 90.000 militares de los cuales la mitad son mandos, con unos sueldos no precisamente cicateros. Por decir menos fue cesado el Sr.Barea, director de la oficina de Presupuesto con Aznar.

A Bono, en cambio, le parecen pocos 90.000 personas rascándose la barriga. ¿Digo bien? Ojalá fuera rascándose la barriga! Cuando estos soldaditos se ponen en movimiento, hay que echarse a temblar! Las balas son caras. La munición de un tanque ni te cuento, Y si hablamos de los gastos que origina un avión o helicóptero de combate ya superan nuestra imaginación. Así que, mejor seguir ignorando cuánto nos cuestan a los españoles sus prácticas, ejercicios y campañas de entrenamiento.

Y todo esto...¿para qué? ¿Alguien en su sano juicio se cree que Portugal nos vaya a invadir? ¿Hay peligro cierto de que Mohamed V cruce el estrecho como lo hiciera Tarik en el 711, o que Chirac atraviese Roncesvalles como los ejércitos de Carlomagno en el 778?

España vive en guerra. Una guerra económica mundial que no podemos perder y en la que nos jugamos el que nuestros hijos cosan balones como en Afganistan o puedan seguir jugando. Esta guerra va muy en serio, y dedicar recursos a mantener a una población de 90.000 parásitos jugando a las pistolas puede representar la diferencia entre el progreso y el desastre.

¿Alguien piensa que exagero?

El presupuesto del Ministerio de Defensa para el 2006 es de 7400 millones de €. Pero contando los presupuestos de otros ministerios que van a parar al ejército o a cuerpos armados (4000 millones de € para la policía) la suma llega a 21.200 M€. Es decir, 3 BILLONES y medio de pesetas.

Presupuesto militar 2006


Zapatero pataleaba que parte del presupuesto de I+D era en invenstigación militar. Ahora mismo, Bambi no se inmuta por que la cuarta parte de lo que destina el gobierno a I+D sea para armamento.

Rojo y Negro

O que la mitad del presupuesto para acción humanitaria se destine a defensa:

Insumissia

Tanto dinero tirado a la basura. Sería interesante que nos dijeran el porqué de mantener tamaño gasto. La ayuda humanitaria es el lavado de cara que Bono quiere hacerle a la milicia española. Pero evidentemente no se compran tanques, bombarderos o buques de guerra para repartir ayuda humanitaria, ni se mantienen 90.000 efectivos para misiones de paz.

Por los cojones iba a gastar el gobierno, éste o los pretéritos, toda esa archimillonada en mantener ese tinglado por amor a la humanidad. Invertimos en ejército porque somos muy solidarios ¡Es una mentira de la más baja especie! El señor Bono nos toma por idiotas!!!! Si para conseguir lo del 0,7% dan mil excusas de que este año no, que en adelante...y la mitad de lo que da son créditos condicionados a contratar empresas españolas (es decir, un buen negocio para España, una ruína para el país "beneficiario").

Si para cualquier analista internacional, la posibilidad de que cualqueir país vecino invada España (y si se le ocurre a Francia poco podríamos hacer) es nula.

¿Cuál es el motivo de mantener a tanto ejército?

Pues el de mantener a raya a los propios españoles ¿qué si no? ¿Para qué ha servido en los últimos dos siglos? Para matar españoles.

El glorioso ejército español tiene un patético record de haber perdido todas las guerras en las que ha combatido desde su creación como tal, hace cinco siglos. Sólo ha obtenido éxitos luchando contra españoles, ante lo cual se ha demostrado realmente eficaz y sanguinario. Exterminar civiles es donde el ejército español ha dado muestras de su fiereza, ya sea en el Golpe de Estado del 36, ya sea en flandes, ya sea en el Riff. Lástima que contra otros ejércitos sólo hayan hecho el ridículo.

Recordemos que lo que dijo el general Mena no es más que lo que periódicamente nos recuerdan los ministros de Defensa: que por encima de la voluntad popular está la unidad de España, la cual está vigilada por los guardianes de la libertad constitucional, aparentemente dormidos. Lo del exabrupto de Mena no fue más que un ronquido...

Se oye hablar de modificar el artículo 8º, que encomienda al ejército la defensa de la unidad de España. Sobre el particular, me pareció muy bueno el artículo de Javier Ortiz:
El artículo 8º

Al fin y al cabo, no es más que una amenaza. Los cañones del general Mena, pagados también por catalanes y vascos, sirven para defender al nuevo Dios: La Patria Española.

Como toda religión tiene su Buena Nueva expresada en El Libro: La Constitución, y su santón-profeta: el Rey. Ser supremo, Profeta y Mensaje Divino que está por encima de la voluntad de los españoles.

A todo lo que se someta a este orden divino, se le da un apelativo: democrático. Todo lo que alce su voz contra él: antidemócrata, terrorista o amigo de los que matan.

La prostitución de las palabras. Sobre la de terrorismo escribí algo en (un blog amateur que me ha gustado):
Por si alguien le interesa...

Cuando el derecho de autodeterminación de un pueblo es acallado por sagrada Unidad de la Patria, y a eso se le da el nombre de democracia, uno no sabe ya en qué creer.

Bueno, cuando los derechos de los trabajadores son pisoteados en pro de la eficiencia industrial, y a eso se le llama comunismo, o es que falla el diccionario chino, o es que yo ya no entiendo nada.

Snif!

Los políticos son tan pervertidos, que no contentos con jodernos, ya se han follado hasta al diccionario.

1 comentario:

María dijo...

Como aprovechamos los Jueves que compraste el sábado, ¿eh? ;-)

Hoy no tengo el día, así que ... no comment

Unha aperta