1 de julio de 2008

Plan de Bologna, universidad de charlatanes



La nueva universidad ha llegado.

Se acabó lo de Diplomaturas y Licenciaturas: ahora habrá Grados y Másteres (¿le pongo el acento, aceptándola como propia? mejor la dejo sin acento y con cursiva, con el plural original). Masters.

Todos los estudiantes universitarios tendrán que hacer unos estudios de grado, que corresponden a las actuales diplomaturas. Cuando acaben, aquellos que tengan dinero para seguir estudiando, se sacarán un Master, equiparable a lo que es hoy una licenciatura.

Las carreras científico-técnicas (arquitectura, ingeniería, medicina, físicas, farmacia...) se habían mantenido a salvo de la paulatina devaluación de la enseñanza universitaria. Hasta ahora.

Los problemas son muchos: profesorado inepto contratado de forma irregular (la endogamia en la Universidad merece un capítulo aparte), falta de medios económicos (que se trata de suplir poniendo a la Universidad pública como apéndice de la empresa privada), planes de estudio mal elaborados, o mejor dicho elaborados en beneficio de tal profesor que sólo sabe de eso...

En resumen, pérdida de nivel e infantilización de la enseñanza universitaria.

Y llega el último aldabonazo para desprestigiar completamente la universidad pública: el Plan de Bologna. También le podríamos llamar, el Plan del Buen Rollito.

Cuando el estudiante acabe su grado, podrá hacer un Master en como se aprieta tal tornillo, o como descifrar mensajes ocultos en las letras de Serrat si haces girar el disco al revés.

¿Creéis que es broma?

Un ejemplo: este es uno de los Master que ofrece la Universidad de Vigo para convertir a los Diplomados en Licenciados:
Máster en Xénero, Educación, Políticas de Igualdade e Liderazgo

Que en castellano y en gallego los hombres y las mujeres tengan sexo y no género (a diferencia de en inglés, gender) no es óbice para que tal sea el título de este estudio de postgrado.

Por supuesto, sólo hay profesoras y sólo hay alumnas, en la línea del más puro hembrismo cateto (nos es menos palurdo el hembrismo que el machismo).

Los objetivos de esta nueva titulación universitaria son:

1. Coñecer e reflexionar sobre os fundamentos teóricos e disciplinares do xénero e sobre as súas implicacións nas políticas públicas e privadas.
2. Ofrecer instrumentos conceptuais, metodolóxicos e técnicos que permitan analizar críticamente, comprender, diagnosticar, deseñar e avaliar a formulación e posta en marcha de iniciativas públicas ou privadas orientadas a lograr a transformación das desigualdades de xénero e acadar a igualdade.
3. Promover o enfoque de "Mainstreaming de xénero" (a análise e a posta en práctica da transversalidade do xénero) como instrumento de creación de condicións, espacios, prácticas organizativas e relacións de igualdade real entre mulleres e homes.
4. Formar ó persoal docente nos valores da igualdade e da cidadanía democrática e dotalo dos instrumentais metodolóxicos para educar na igualdade.
5. Formar en dereitos civís e das mulleres, atendendo especialmente ás mulleres en risco de exclusión social por pertencer a algunha minoría (pobreza, raza, etnia, discapacidade, sexualidade, nacionalidade, etc).
6. Formar en habilidades personais para o liderazgo e a negociación positiva en técnicas de dinamización, asertividade e animación sociocultural.
7. Desenvolver a capacidade de deconstrucción dos estereotipos de xénero inherentes á nosa cultura.
8. Capacitar para prevención e detección da Violencia de Xénero.


Del nivel intelectual de lo que en esas aulas se dé ya me hago una idea leyendo los anteriores puntos. Me sé la historia: charlatanes ignorantes enchufados soltando palabrería sandia sin ninguna base intelectual sólida a un alumnado que lo que quiere es sacarse el título y salir corriendo a la cola del INEM. No quiero pecar de academicista, pero me da vergüenza ver la enseñanza superior reducida a cursillos de la carallada que esté de moda en cada momento.

Quizá el que lea mis columnas pensará que soy un rojeras acérrimo, un sectario como me han llamado alguna vez por no aceptar el pensamiento único.

Pues bien. Soy una persona de izquierdas porque:
a) Considero la libertad humana como bien supremo
b) No admito la propiedad privada de los medios de producción

Nota: La b) sobraría porque es una consecuencia necesaria de la a)

Sin embargo, con todo los radical que se me quiera hacer, PREFIERO UN CONSERVADOR CULTO A UN PROGRE ANALFABETO. Estoy reharto de la estulticia que se respira en ambientes que se dicen de izquierdas, aunque en verdad son sólo divertimentos de mentes decadentes por las que en modo alguno pasa la revolución social.

Prefiero una carrera seria, dura, con un profesor cascarrabias pero inteligente, a una patochada que se saca a curso por año tocándote los huevos y no sirve absolutamente de nada ¿habéis visto la clase de berzotas que egresan cada año de las facultades? Prefiero tener un título que me haya costado años y esfuerzo obtenerlo, a tener fácilmente un título que no vale nada, que es papel mojado, que está absolutamente desprestigiado.

Teníamos la enseñanza antigua, autoritaria, basada en las capacidades memorísticas: aprender de memoria la lista de los Reyes Godos. Había que cambiarla. Se habló de constructivismo, de aprendizaje significativo...

Pero es que ahora se sale de la universidad sin saberse la dichosa lista de los Reyes Godos...ni ninguna otra cosa. Los chavalines se licencian sin saber NADA DE NADA. Y lo que es peor, sin tener el más mínimo interés por cambiar esa situación.

Y aún no he mencionado el aspecto económico: la mierda de Master esa que ponía de ejemplo chusco de la nueva universidad...¡¡¡costaba 2300€!!!

El modelo de universidad del buen rollito, de las banalidades, es además de una universidad sin la autoridad intelectual que se le supone, una universidad elitista.

Todo lo que no sea una enseñanza pública no sólo gratuita sino subvencionada para los alumnos con menos recursos por becas que les permitan estudiar sin morirse de hambre es un paso adelante en la perpetuación de las clases sociales.

Lo que distingue a un estudiante de Grado de uno de Master es el que su familia tenga el dinero para pagarle ese medio kilo.

La educación es prioritaria en cualquier análisis de izquierdas. La educación permanente, en toda la vida del individuo, es la forma más directa de emancipar a los esclavos, pues es con su ignorancia con lo que se perpetúan las cadenas.

La educación tiene que ser:
-de calidad. Bajar los niveles de enseñanza es de todo menos de izquierdas. Hay que buscar la excelencia académica en las escuelas, en los institutos, en las universidades. De otra forma, se convierten en instituciones educativas de segunda fila para los hijos de los obreros, quedando la excelencia en los estudios para las universidades privadas destinadas a los hijos de los cuadros.
-universal. Toda persona debe tener acceso a la educación pública, que nadie se quede sin estudiar por falta de recursos económicos. Que el único límite sean los intereses, aspiraciones y capacidades intelectuales de cada uno.

La universidad, la enseñanza en general, es el más poderoso instrumento de movilidad social, además del motor de la libertad y la prosperidad futuras de un pueblo.

Toda agresión a la educación pública es profundamente reaccionaria; una subida de tasas, un empobrecimiento en el rigor académico es absolutamente contrario al interés colectivo y por lo tanto opuesto a cualquier discurso de izquierdas.

Esta universidad del buen rollito, estos titulados en apretar un tornillo, estas tituladas en burcarle el género gramatical a los seres humanos, la vamos a pagar muy caro en las décadas venideras: empobrecimiento del nivel cultural e intelectual de la ciudadanía = menor libertad, campo abonado para el fascismo.

7 comentarios:

Duende dijo...

hay mucha gente que se lo esta currando mucho para que este plan sea derogado,pero lamentablemente no son los suficientes ...
triste el sistema de enseñanza europeo
salud

Campurriana dijo...

Interesante descripción de un sistema educativo alejado de esa excelencia que necesita la sociedad para seguir progresando y que, desgraciadamente, ahora no tiene al ahogarse en demasiados proyectos que dan de comer a unos pocos...

Cuánto vacío hay en nuestras leyes, cuánta declaración de intenciones que se queda simplemente en eso, cuánto interés por lo que no es interesante y cuánta pérdida de tiempo...

La cultura despierta al pueblo y quizá sea eso lo que no interesa demasiado. Así de triste y así de real.

josemanuel dijo...

Compi, me vas a permitir que deje una dirección para complementar tu apunte y que las personas interesadas puedan obtener más información sobre lo que realmente significa el Plan Bolonia:

http://www.noabolonia.org/

El mendigo dijo...

¿Lo que realmente significa Bolonia?

En mi opinión:

-semi-privatización de la educación universitaria

-bajada de nivel


El concepto de Universidad como templo del saber ha terminado. Ahora viene la Universidad como formación de trabajadores hiperespecializados (ingeniero superior en apretar tal tornillo).

Eso, al menos en mi carrera, es suicida: sólo vales para una cosa. A la que esa tecnología quede obsolota, vas al cubo de la basura.

La base sólida que ahora tienen las carreras desaparece, con esta perspectiva utilitarista, mercantilista del conocimiento.

La devaluación de las universidades europeas va a traer gravísimos problemas, y no quiero ser catastrofista.

Algo parecido han hecho los japos hace años con sus universidades:
títulos de chirigota, que hay que acabar cuanto antes para empezar la verdadera formación, en la empresa: hiperespecializada.

Una universidad dura no tiene atractivo ninguno: lo que cuenta es conseguir el grado cuanto antes. Si hay que pagar, pagando.

Un profesor que suspenda mucho es llamado al orden: hay que aprobarlos (lo mismo que me decían a mi en el CAP con los alumnos de la ESO; que mi obligación era aprobarlos...pues con la enseñanza universitaria).

Ahora en Japón tienen un problema de sustitución de cuadros. Los antiguos viejos (y excepcionales) ingenieros japoneses no tienen relevo. Tampoco profesores.

Sólo hay una banda de niñatos especializados en apretar tal tornillo o dar a tal tuerca, sin tener la formación para tener una visión global de un proyecto.

Bolonia es aplicar el capitalismo al saber, a la ciencia a la universidad.

Es crear una barrera entre la clase baja que no podrá estudiar las caras carreras, y la clase media con su master en forciar las leporcias. Y entre éstos y una élite que habrá estudiado en universidades de prestigio (y exigencia) en el extranjero.

Una catástrofe.

Y si no, al tiempo.

Cada nueva reforma educativa, es para echarse a temblar. Y esta, la peor.

Helena dijo...

Este asunto me produce un nudo en la garganta, uno no sabe muy bien que hacer, como combatirlo, eres una hormiga insignificante para ellos, para el engranaje del sistema,los estudiantes no somos más que mercancia; todo ello genera impotencia. Estudio Biología y he escuchado el nuevo plan de estudios para los que entran el año que viene, y uno concluye que lo que formará como tú dices son catetos que no saben de nada aunque eso sí, con los másters estarán bien especializados. Los profesores lo único que tienen claro es que quieren una determinada cantidad de horas por departamento, que salgan alumnos bien formados es lo de menos. Es penoso. Saludos!

isidro dijo...

Hace tiempo que las empresas van poniendo un pie dentro de la universidad. El Santander Central Hispano vive con los universitarios.

Te obligan a abrirte una cuenta con 1€ (Gratuita hasta los 25) para darte el carnet universitario.

Bolonia da un paso más (o varios) la creación de un consejo de empresarios que tienen voto en los planes de estudio, para que las carreras sean fieles a lo que demanda el mercado.

¿Dónde acabarán las carreras de humanidades? ¿Quién le da derecho a cargarse la L. de Matemáticas por no ser lo bastante práctica para ellos?

El mendigo dijo...

Un máster público puede alcanzar los 5.600 euros