10 de agosto de 2007

Añoro tu piel



Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
un día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.
Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.
(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo.)

Jaime Sabines

4 comentarios:

Llorá con respeto dijo...

Raiña, qué linda imagen elegiste para acompañar este hermoso texto!!

Pareciera que el amor (o la desnudez) nos vuelve más sabios, o puede que sólo sea un sentimiento, un espejismo.
Tampoco lo sé ciertamente, aunque lo he creído ;-)

Besos!

Campurriana dijo...

Se penetran, se matan...se adoran, se dan vida...
¡Qué contradictorio es ese amor apasionado!...

A.E. dijo...

amor contradictorio, pasión...juego peligroso, fuego con el que te puedes quemar...pero...a quién no le gustan ese tipo de juegos

Raíña Loba dijo...

No sé si el amor nos vuelve más sabios o mas bien insensatos.

A veces esos juegos son más atrayentes sólo en la imaginación.