13 de diciembre de 2006

Além do Tejo

Para el palurdo medio español, Portugal se reduce a la villa fronteriza de turno, donde poder comprar toallas, albornoces, y sábanas en armazéns de esos que hasta hace bien poco tenían dos etiquetas con el precio, una en escudos y otra en pesetas.

Pero Portugal es mucho más que toallas baratas, que urbanizaciones en el Algarve, restaurantes en Cascais o bodegas en Vila Nova da Gaia.

Aquí os dejo una muestra del Portugal profundo, de los enormes latifundios del Alentejo, en concreto del Alentejo Central.




































































































5 comentarios:

Campurriana dijo...

¿Y qué puedo decir?....pues que me encantan, Mendiguiño.

El mendigo dijo...

Ya, a mi también, pero como siempre está mal que yo lo diga.

JUR JUR JUR JUR

;)

Campurriana dijo...

Y una pregunta....¿por qué no retrataste al corderito?...¿cómo has podido dejar escapar esa imagen bucólico-pastoril?...

El mendigo dijo...

¿Y quién te ha dicho que no saqué fotos de corderitos?

Bueno, de ese en concreto no, que bastante chungo era agarrarlo como para encima sacar fotos en la operación. Pero de otro que debía haber nacido esa noche o la anterior, sí (no son muy wenas, por eso).

Campu, sacamos 800 fotos. Lo cual es muy poco, pero es lógico, con lo cortitos que son los días. Hemos llegado a volver con más de 1000. El día de Mazaricos sacamos 400 en sólo una tarde. No es que sea bueno sacando fotos, es que saco tantísimas que alguna sale bien. Como el cuento del burro flautista... ;)

raiña loba dijo...

Campu... parece fácil pillar a un corderito, parece inofensivo, hasta que ves los saltos que pega y la manera de correr en zig-zag,
¿Tú crees que yo iba a dejar que me sacaran una foto en esas circunstancias, cual Heidi (en castaño claro pero también con coloretes)correteando por los prados? a ver, que una es muy ratita presumida,:p ya lo sabes.
Por cierto como pesaba el condenado para lo pequeño que era.