7 de agosto de 2006

I Macrosardiñada


El verano vuelve y vuelven, un año más, los incendios a Galicia.

Hasta ahora se ha tratado de apagarlos. Sin embargo, tras varias décadas de inversiones en medios para apagar los incendios, cada año son más. Si no son más grandes es porque ya queda poco que quemar.

Esta mentalidad tiene que cambiar.

Es evidente que el destino de los montes gallegos es la llama, así pues, vamos a aprovecharnos de ella. Ya que los montes gallegos no valen ya una mierda, entre incendios y repoblaciones de eucaliptos, saquémosle partido al fuego: organicemos macroparrilladas.

Se pueden organizar quedadas en las que cada vecino se dirija al incendio que tenga más próximo, pertrechado de viandas y largos espetos para asarlas. Con los ciento y pico incendios que están activos en este momento, es seguro que alguno le quedará cerca de casa.

Allí se reira, se festejará con buen humor al amor de la lumbre, se saltarán las llamas y se comerán las viandas (sardinas, jureles, chorizos, morcillas, costillares...) regado todo con buen y abundante vino de la tierra.

Pueden estar prohibidas las parrilladas, pero aprovecharnos de los incendios que ya están en activo puede ser realmente divertido.

Y cuando caiga el día, podemos acercarnos a los miradores para contemplar el bello paisaje del fuego devorando los montes de pinos y eucaliptos, en un romántico atardecer de tonos sanguinolentos, mientras llueven cenizas como nieve de Agosto.

Estoy seguro que, en ausencia de otros atractivos, ésto puede representar para Galicia una buena fuente de ingresos con el turismo.

¡Vengan a ver como un país arde ante la indiferencia de sus paisanos!
¡Mírelos, sólo reaccionan cuando el fuego les llega a sus casas!
¡Maravillense de la tierra que en verano arde y al siguiente verano está otra vez verde!

El monte es de todos: ¡¡¡QUEME SU PARTE!!!



Nota: A quien le parezca que tratar con humor este tema está fuera de lugar, que vea los anuncios que promueve el Ministerio de Medio Ambiente, culpabilizando a los excursionistas despistados. La culpa es del mochilero que arroja una botella, o que saca de la mochila una parrilla (!!!!) para asar su bocata (!?!?!?). Se ve que en el Ministerio no tienen ni idea de por dónde sopla el viento, o si la tienen, se guardan mucho en decirlo, no vayan a molestar a alguien. Hasta 6 focos simultáneos en medio del monte, en un radio de 10 kilómetros, y son los mochileros...o los agricultores, que queman rastrojos (si así fuera, sería facilísimo identificar al responsable).

Para hablar más seriamente del tema:
Incendios Forestales


Nota: En estos momentos, hay más incendios en Galicia que en el resto del Estado. Por otra parte, tenemos más de la mitad de los medios de extinción aéreos del Estado empeñados en apagar el fuego (las rías parecen un aeropuerto donde los hidros cogen agua sin descanso). Con todo, es el cuarto día que en las Rías Bajas llueven cenizas y se ve el sol a través de una nube roja.

Nota2: Los políticos creen que detrás de los fuegos está la mano del hombre. E incluso llegan a afirmar los más atrevidos que la mayoría pudieran ser provocados. Es increíble la clarividencia de nuestra clase política...

3 comentarios:

Agar dijo...

¿Quieres que de verdad te salga la bilis por las orejas? Mira esto

Una galleguita de ciudad dijo...

Uff, acabo de seguir en el enlace que ha dejado Agar... :'(

Desde aquí sigue sin verse la ría, y eso que está a 100 m. Sólo humo.
Lo triste es que nos hemos acostumbrado a que esto se repita todos los malditos veranos ...

unha aperta

Anónimo dijo...

si de verdad cres que tratar este tema con tanto humor y desparpajo es bueno haz lo que te de la gana. nuestros montes se estan quemando y con ello nuestro mayor tesoro y tu te lo tomas asi. fai o que che de a gana!!!!!!!!!!
es verdad que tenemos que pararlo como sea y que la gente que lo provoca deberi estar entre rejas pero eso no te da derecho a reirte de nuestros bosques ya que aun no esta todo perdido.